¿Qué es la baja fraudulenta y sus consecuencias?

| |

Las bajas laborales son un derecho de lo más significativo para los trabajadores. El problema surge cuando esta baja laboral es fraudulenta, es decir, se finge necesitar esa baja por un daño o accidente que no es real. Se trata de un fraude, y quien incurre en él tendrá graves consecuencias. 

Aunque parezca algo muy poco habitual, es más frecuente de lo que pensamos, y cada vez más. Denunciar una baja fraudulenta es un procedimiento muy delicado, ya que requiere tiempo, esfuerzo y dinero. Y es que se necesita demostrar que la baja es falsa y, para ello, se necesitará un equipo de investigación. 

A continuación, te contamos qué consecuencias tiene este fraude, cómo solucionarlo, etc. 

¿Cuáles son las consecuencias, para la empresa, de una baja fingida?

Estas situaciones generan varios problemas para la empresa del trabajador que ha incurrido en el fraude. De forma resumida, hay que destacar que las bajas fingidas repercuten negativamente, sobre todo en el aspecto económico, a la empresa. Algunos de los factores que se ven alterados son los siguientes:

  • El crecimiento empresarial
  • La organización del trabajo
  • El clima laboral entre los empleados
  • Disminución de la productividad
  • En algunas empresas, dependiendo del tipo que es y cuál es su negocio, un trabajador menos puede suponer una enorme diferencia. Por ejemplo, en cuanto a una bajada de calidad de los productos o, directamente, incapacidad para fabricar un producto determinado. Un ejemplo es si, en una pastelería, falta el pastelero, lo que afecta negativamente a la oferta, calidad y economía del establecimiento. 
  • Este tipo de baja laboral es la que mayores problemas trae a la economía de la empresa. Fundamentalmente, porque hay que mostrar pruebas del fraude. Y, para ello, hay que recurrir a agencias de detectives que investiguen al trabajador. Esto implica tiempo y dinero. 
  • Si se trata de una baja laboral larga, como la ley obliga a conservar al trabajador, quizás la empresa tenga que contratar a otro empleado. Así que estará pagando a un trabajador extra. De nuevo, recursos económicos perdidos de forma innecesaria. 

¿Qué solución hay ante una baja fraudulenta?

Ante una baja fingida, lo primordial es aportar pruebas. Para ello, un equipo de investigación las recopilará y estas servirán al empresario a la hora de hacer la denuncia o de llegar a un acuerdo con el trabajador. Que, como veremos, estas son las dos soluciones que se pueden llevar a cabo:

  • La opción más común es hablar con el empleado, para llegar a un acuerdo con él o arreglar su despido. De esta manera, se podrán ver las motivaciones del trabajador para hacer la baja fraudulenta, motivarle o solucionarlo. En muchas ocasiones, las bajas fingidas son por una situación de trabajo precario, y si el empresario está al tanto de ese sentimiento, puede ponerle remedio.
  • Se puede denunciar la baja laboral falsa al Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS). Esto se hace así porque el trabajador está cobrando una prestación que no le corresponde. 

El empresario tiene la potestad de sancionar al trabajador. Puede suspender el empleo o el suelo por un tiempo determinado. Además, puede llevar a cabo un despido disciplinario, que hará que este no tenga derecho a indemnización. Pero, de nuevo, para esto es necesario presentar pruebas que demuestren que la baja es fraudulenta. 

Somos un Despacho Profesional dedicado a la Investigación Privada, con una amplia experiencia profesional en todos los ámbitos de la Investigación.