¿Puedo espiar el teléfono de mi pareja?

| |

A menudo, los celos, las inseguridades y los quebraderos de cabeza, nos hacen querer espiar el teléfono de nuestra pareja. Quizás cuando se va a duchar, a sacar la basura, echarse una siesta… son momentos en que aprovechamos para coger su móvil a escondidas. 

Pero, ¿esto está bien? La respuesta es un rotundo no, tanto legal como moralmente. Y tampoco es adecuado desde un punto de vista psicológico. 

A continuación, te contamos por qué no puedes indagar en el teléfono de tu pareja sin su permiso.

El nivel legal

Ya hemos comentado que espiar el teléfono de nuestra pareja sin su consentimiento es incorrecto. La principal razón por la que no está bien es porque es una vulneración de la intimidad y la privacidad de la persona. 

En el artículo 197 del Código Penal se recoge todo lo que tiene que ver con esta situación. De forma resumida, es una práctica ilegal. Así como lo es, por ejemplo, compartir conversaciones de mensajería instantánea, como WhatsApp, con quien no haya participado en las mismas. 

Se considera delito hacerse con información, ya sean fotos, vídeos, audios o conversaciones, que se recojan en un móvil u ordenador privados. Otro caso sería si estuviéramos autorizados por el propietario para ver ese contenido. 

También es ilegal, por tanto, enviar la información que se ha recogido de esta manera. Es decir, difundirla aunque no se haya participado en la obtención. 

No solo esto, sino que hay que tener en cuenta que la pena será más dura cuando los hechos delictivos los cometa el cónyuge o una de las partes de una relación afectiva, aun sin convivencia. 

Entrar a las redes sociales de otra persona

Tal y como hemos dicho, obtener y difundir información privada (fotos, vídeos, conversaciones, etc.) es ilegal. Pero también lo es entrar en las redes sociales de otra persona que no nos ha autorizado dicha acción. 

Es importante tenerlo en mente porque, con la evolución de las tecnologías y las plataformas online, cosas de este estilo se nos escapan. 

Podría parecer que es ilegal acceder a las redes sociales solo si vamos a publicar algo personal, pero lo cierto es que es ilegal acceder en ellas de por sí.

Esto surge cuando, en 2017, un hombre entró en la cuenta de Facebook de su expareja, cometiendo así un delito de descubrimiento y de revelación de secretos. Aunque este caso es un poco extremo, donde el hombre obtuvo toda la información disponible, cambió las contraseñas de acceso e, incluso, suplantó la identidad de la víctima. 

El nivel moral y psicológico

No solo el aspecto legal es el que te tiene que frenar a espiar el teléfono de tu pareja. Debería hacerlo, además, el aspecto moral y psicológico

Y es que si te encuentras en una relación sana, donde encuentras sinceridad y honestidad, además de buena comunicación, no deberías sentir la necesidad de mirar el móvil de tu pareja. 

Es muy habitual que, quienes espían los móviles, no tengan tanto una preocupación con la pareja sino una inseguridad personal. En estos casos, lo ideal es comentarlo con la pareja y, en ocasiones, buscar ayuda psicológica. 

Y es que hay que saber que las inseguridades no tendrían por qué suponer un conflicto en la relación, pero la forma de llevar estas inseguridades sí. Como, por ejemplo, cotillear el teléfono sin permiso. 

Además, todo es susceptible de interpretaciones. Y si revisas las conversaciones partiendo de las inseguridades previas que te han llevado a tomar esa medida, probablemente lo interpretes como te plazca. Convertirás un simple “me lo he pasado muy bien” en un “voy a dejar a mi pareja por ti”. Y así sucesivamente, todo fruto de nuestra imaginación e inseguridad. 

Malinterpretaremos, pensaremos lo peor, llegaremos a conclusiones precipitadas que no llegan a ningún lado. Así que es mejor prevenir que curar, y no espiar el móvil a nuestra pareja. Sino buscar otra solución: la comunicación. 

Indicios detectives Madrid somos la agencia que necesita, en nuestro equipo tenemos investigadores especializados. Son expertos que tienen los conocimientos, los equipos y la tecnología profesional para hacer la mejor labor con el fin de resolver su caso