¿Qué son los ciberdetectives? Las pruebas digitales

| |

Es común en territorio español, el desempeño de la investigación privada ejercida por profesionales en la materia. El detective privado siempre ha sido un personaje destacado en el mundo de las letras y en la cinemateca.

Presentándolos resaltando algunas características que los identifican y enalteciendo su actuación.

En la actualidad, el detective privado es una figura renovada, con vasta experiencia y con una profesionalidad certificada través del Ministerio del Interior.

El detective privado de este siglo, se presenta como un experimentado en el área de seguridad, de cordiales modales y un aspecto de buena presencia, que labora a través del uso de las más avanzadas tecnologías, las cuales optimizan su desempeño en el sector laboral.

Los detectives privados y los fraudes laborales

La encomiable labor del detective privado, ha ofrecido diversos cambios con el transcurrir del tiempo, su contratación no solo está relacionada con infidelidades de pareja, sino que abarca temas como los fraudes laborales y la ciberseguridad.

Dentro de los numerosos detectives privados que laboran con dedicación y objetividad, están los que se esmeran en descubrir algunas bajas laborales no justificadas plenamente, casos de competencia desleal y de espionaje en el área industrial.

Los clientes están considerados como organizaciones de gran tamaño, además de medio y pequeño objetivo.

Sin embargo, tienen algo en común en cuanto al absentismo laboral, la copia de cualquier patente y las brechas relacionadas con la seguridad.

Todos estos factores pueden causar daños irreversibles y, en el peor de los casos, llevarlos a la ruina económica o, en su defecto, a su desaparición.  

Referente a las bajas laborales falsas, los detectives privados tienden a investigar aquel número de casos en los que ciertas lesiones tienden a prolongarse en el tiempo, llegando a magnificarse.

Una baja simulada, logra detectarse con frecuencia y siempre, detrás de ella, hay un empleado molesto o descontento con su organización. Esto ha ocasionado que el absentismo laboral vaya en aumento.

En esta época, los detectives privados ejercen una labor trascendental para las compañías, siendo solicitados con mayor frecuencia, dentro de un conglomerado social que tiene condiciones laborales muy variadas, unos contratos en precario y un ambiente de inestabilidad económica.

El descontento de los trabajadores es cada vez mayor, su fraude genera un desembolso económico de grandes proporciones que, gracias a los detectives privados, puede ser recuperado.

El siglo XXI y los ciberdetectives  

En cuanto a la ciberseguridad, cabe señalar que es un ámbito de especialización para todos aquellos detectives privados que se han mantenido fieles a sus principios, creciendo su número en los últimos años.

Es importante destacar que el detective privado que está especializado en el área de ciberseguridad, es el encargado de investigar los presuntos delitos que han ido en aumento en los últimos años.

El detective privado que ha logrado especializarse en ciberseguridad, investiga los presuntos delitos relacionados con la piratería informática, el robo de información personal de ordenadores o algún tipo de acoso a menores, mediante el internet.

Estos detectives usan métodos forenses para desenmascarar al delincuente, aportando pruebas que lo incriminan.

En esta fase, los investigadores se dedican a recuperar datos de discos duros, móviles y ordenadores, extrayendo evidencias digitales, analizando correos electrónicos y todos los mensajes de WhatsApp, sumado a informes parciales dentro de su desempeño.

Adicional a ello, los llamados ciberdetectives son solicitados para realizar auditorías informáticas, las cuales consisten en recopilar toda la información perteneciente a una organización, a los fines de evaluar su seguridad informática.

Ellos manejan el lema de que: “la mejor manera de prevenir desarraigos en una organización, es identificando sus debilidades y todo lo referido al estado de su seguridad en el área tecnológica”.

Las pruebas digitales  

Cuando se trata de ciberseguridad, una de las funciones básicas y relevantes que debe cumplir el detective privado, es avocarse a encontrar algunas pruebas digitales, que serán determinantes si el caso forma parte de un proceso judicial.

El detective privado tiene como función acumular todas las pruebas pertinentes, gestionándolas de manera correcta para que estas puedan ser valoradas en el juicio.

De esta forma, todos aquellos correos electrónicos y mensajes de WhatsApp, pueden ser utilizados como prueba por el investigador dentro del proceso.

Indicios detectives Madrid somos la agencia que necesita, en nuestro equipo tenemos investigadores especializados. Son expertos que tienen los conocimientos, los equipos y la tecnología profesional para hacer la mejor labor con el fin de resolver su caso