¿Cómo calmar el llanto del bebé? Los masajes anti cólicos

| |

Como bien dijo el poeta José Martí, hay tres cosas que cada persona debería hacer durante su vida: plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro. Cumplir las tres puede ser misión imposible, pero con una de ellas puede ser más que suficiente.

Por ejemplo, tener un hijo. Es algo de lo más satisfactorio: la salud, tanto física como emocional, se ven beneficiadas; se adoptan otros o mejores valores, como la positividad, generosidad, responsabilidad…; nos volvemos más flexibles y tolerantes, y un largo etcétera. 

Pero, sin lugar a dudas, lo mejor es el vínculo que aparece con el bebé. El apego y el amor se vuelven incondicionales y perdurables en el tiempo. Aunque eso no quiere decir que no surjan dificultades en el día a día. 

Una de estas dificultades puede ser la de los llantos del bebé. Por mucho que creas que todo está bajo control, es muy habitual que los hijos lloren sin un aparente motivo, sobre todo cuando son tan pequeños.

Por mucho que seamos personas pacientes, calmadas… se puede volver una situación desesperante y no sepamos cómo actuar. Si esto ocurre de forma diaria, es posible que vayamos acumulando cansancio y, quizás, la situación nos desborde. Hasta tal punto que podemos acabar acompañando al bebé en los llantos. 

Si quieres evitar o curar el malestar de tu hijo que provoca esas desesperantes situaciones, has de conocer qué le pasa en primer lugar. ¿Son cólicos? O quizás son gases. ¿Y si es estreñimiento?

Una vez identifiques el problema, podrás ponerle solución, por ejemplo, con unos masajes que incluso le des tú. Si quieres saber más sobre esto, ¡sigue leyendo! A continuación, te lo contamos. 

¿Por qué llora el bebé?

Lo bueno del llanto es que este nos indica que algo va mal, o que algo no está tan bien como podría estarlo. Así que podemos pensarlo como una herramienta, más que como algo negativo. 

Primeramente, hay que saber que los bebés son diferentes. Algunos lloran constantemente, mientras que otros apenas lo hacen. Esta diferencia abismal suele darse por el temperamento o la personalidad de cada uno, sin suponer un problema mayor. 

De todas maneras, las razones habituales por las que se produce el llanto son por estar enfermos, tener hambre, sentir dolor, tener frío o calor, estar cansados, miedo por un entorno o personas desconocidas…

En definitiva, el llanto tiene un significado que, eventualmente, aprenderemos a reconocer. 

Cómo proceder

Hemos comentado que es posible que, si el bebé no deja de llorar, quizás se trate de gases, estreñimiento o cólicos. Pero antes de ponerle solución a eso, tienes que tener en cuenta una serie de cosas:

  • Comprueba que las causas y necesidades evidentes, como el hambre o el frío, están cubiertas. 
  • Consuela al bebé con caricias, abrazos… Esta es la mejor manera de hacerlos sentir seguros. 
  • Observa los patrones. Como mencionamos anteriormente, algunos bebés lloran mucho, otros apenas lo hacen. Del mismo modo que algunos lloran por las mañanas y otros por las tardes. Quizás sea una costumbre que se pueda paliar con música en el espacio, un paseo, etc. 
  • Bajo ningún concepto castigues a un bebé por llorar, puesto que se asustará y hará el problema más grande, y tampoco lo sacudas, porque puede provocar daños importantes. 

¿Cólicos, gases o estreñimiento?

En caso de que lo anterior no resulte muy útil en el bebé, y este siga llorando, es posible que tenga cólicos, gases o estreñimiento. Pero, ¿cómo podemos reconocerlo?

Podemos identificarlos gracias a la famosa regla del 3:

  • El bebé es menor de 3 meses
  • Llora más de 3 horas al día
  • El llanto se da más de 3 días a la semana
  • El bebé llora de forma prolongada durante 3 o más semanas

Además, habitualmente lloran por la tarde. 

La solución: masajes

Puede parecer que, en estos casos, la solución sea el tiempo. Pero lo cierto es que hay otros métodos por los cuales vas a beneficiar el bienestar del bebé, y no son para nada complicados. Por ejemplo, encontramos los masajes anti cólicos y los masajes relajantes que evitan el estreñimiento. 

Masajes anti cólicos

Los pasos a seguir son muy sencillos:

  • Haz círculos en el abdomen, con la palma hacia abajo, en el sentido de las agujas del reloj, entre el ombligo y la cadera, y presiona suavemente. 
  • Recorre el abdomen hacia abajo, con la palma hacia abajo también, desde que terminan las costillas hasta que empiezan el pubis, y presiona suavemente. 
  • Haz círculos en el sentido de las agujas del reloj, con las palmas hacia abajo, y presiona ligeramente. 
  • Flexiona las rodillas del bebé hacia su abdomen, primero una y después la otra. 
  • Con el bebé en brazos, haz círculos en su abdomen, de derecha a izquierda. 
En Fisio+ queremos ayudar a las mujeres durante los momentos más importantes de su vida cuidando de su salud. Te aacompañamos durante el embarazo, postparto, problemas asociados al suelo pélvico o masajes para aliviar a tu bebé de los cólicos del lactante.