Insomnio, ¿cuáles son sus causas y recomendaciones?

| |

El insomnio es una patología mucho más frecuente de lo que parece. Puede obedecer a infinidad de causas, siendo la mayoría de ellas resultado de una vida física o psíquica diurna irregular.

Hay que tener en cuenta que la cantidad de sueño que una persona necesita, varía según la edad y, por lo general, disminuye gradualmente según van pasando los años. Por ejemplo, los bebés necesitan mayor cantidad de horas, mientras que los ancianos son los que menos necesitan.

Qué noche más mala he tenido, ¡no he parado de moverme y de soñar constantemente y me he levantado cansadísimo! ¡Me voy a dormir y no cojo el sueño hasta pasadas una o dos horas! ¡Me despierto todos los días a las 5 de la mañana y ya no vuelvo a dormirme! ¡He estado toda la noche en vela!

¿A quién no le resulta familiar alguna de estas cuatro expresiones? ¿Quién no ha pasado alguna noche o alguna temporada con alguna de estas experiencias durante la etapa del sueño? Pues bien, todas ellas son formas de insomnio, desde la más leve hasta las más patológica, que es no haber podido dormir en toda la noche.

¿Cuáles son las causas del insomnio?

Cualquier causa (emocional, laboral, económica, etc.) que perturbe la actividad psíquica y metabólica durante el periodo de vigilia puede motivar a que por la noche el sueño no se establezca con normalidad. Las causas más frecuentes son:

  • Estrés emocional: enfado, angustia, miedo, culpa, ansiedad, etc.
  • Estrés: preocupaciones relacionadas con el mundo laboral, familiar, de salud, financieras, etc.
  • Afecciones: enfermedad de Alzheimer, enfermedad de Parkinson, dolor crónico, cáncer, diabetes, enfermedades cardíacas, asma, etc.
  • Viajes u horarios laborales: desfases horarios al viajar por diferentes zonas horarias que generan jetlag. El trabajo por turnos de tarde o de noche, o el cambio frecuente de éstos.
  • Malos hábitos de sueño: el uso de ordenadores, televisores, videojuegos, teléfonos inteligentes u otras pantallas antes de acostarse. Siestas desmedidas y horarios de sueño irregulares.
  • Alimentación excesiva por la noche: genera digestiones pesadas y molestias estomacales que no nos dejarán dormir plácidamente.

Insomnio en la Medicina Tradicional China (MTC)

Para explicar cómo ve la MTC el insomnio, hay que recurrir a una de las teorías básicas sobre las que se asienta esta práctica médica: la teoría del Yin y el Yang. En ella se indica que, durante el día, la energía que está en su máximo apogeo es la Yang, la que permite el movimiento y la expansión. Por la noche, quien domina es la energía Yin, la que nos permite el recogimiento.

Por la noche, la energía Yang se sumerge y la Yin emerge. Esto da lugar a que durmamos y tengamos un sueño reparador, permitiendo al cuerpo recuperar su homeostasis. Cuando este proceso no tiene lugar, se produce una ruptura del ciclo natural Yin-Yang dando lugar a la aparición de los problemas de insomnio.

Para la MTC, al contrario que la Medicina Alopática, no es necesario un número estándar de horas dormidas para considerar que no se padecen problemas de sueño. Lo importante es la calidad de las horas dormidas: dormir sin interrupciones y levantarse con la sensación de haber descansado y regenerado el cuerpo y el psiquismo para afrontar el nuevo día.

Visión de los órganos en la MTC

Hay que tener claro que en la MTC la visión de los órganos es mucho más amplia  que la que se tiene en la Medicina Occidental, al ser considerados como sistemas funcionales más complejos y que intervienen en el desequilibrio del Yin y el Yang que motivan la aparición del insomnio.

Siguiendo este razonamiento, son básicamente tres los órganos que pueden estar dando señales de mal funcionamiento a través del insomnio

  • Corazón: sus funciones principales son promover la circulación sanguínea dentro de los vasos para alimentar a todo el organismo, y el control del Shen (psiquismo). Una alteración de sus funciones o enfermedad del órgano provoca que la persona tenga dificultad para quedarse dormida. O que su sueño sea ligero, con despertares frecuentes y sueños abundantes. Puede ir acompañado de sudoración.
  • Hígado: tiene la función de almacenar y distribuir la sangre. La alteración de sus funciones o enfermedad del órgano da lugar a que se tenga dificultad para quedarse dormido o a un sueño muy agitado, con pesadillas, sueños sin sentido y muy vívidos. Habitualmente acompañado de sensación de calor corporal.
  • Riñones: entre sus funciones tiene la de ejecutar el control de los líquidos y almacenar la energía vital. La enfermedad o alteración de sus funciones provoca que nos despertemos muy pronto, que no podamos volver a quedarnos dormidos, que nos despertemos varias veces por la noche, e incluso sudoración nocturna.

Rara es la ocasión en la que solo uno de los órganos mencionados es el causante del insomnio. Lo habitual y, dada la relación que la MTC establece entre ellos, es que los tres, en mayor o menor medida, estén involucrados.

Recomendaciones para evitar o mejorar el insomnio

  • Según la visión de la MTC, la mejor postura para conciliar el sueño es acostarse del lado derecho con las piernas ligeramente flexionadas. Así, el corazón queda en lo alto, favoreciendo la circulación de la sangre, el hígado queda en una posición baja ayudando a que la sangre se recoja en él, y el estómago y duodeno quedan en una posición que facilita el movimiento descendente del alimento.
  • La práctica de ejercicio regular, Tai Chi o Chi Kung favorecen el sueño.
  • Evitar las siestas, y tomar el hábito de irse a dormir y levantarse a la misma hora, incluso los fines de semana.
  • Crear un entorno propicio para el sueño: sin ruidos, oscuro, tranquilo y solo utilizado para dormir.
  • Evitar estimulantes como la cafeína, el tabaco, el alcohol, etc.
  • Tomar una cena ligera alrededor de 2-3 horas antes de acostarse.
  • Realizar una actividad que relaje antes de dormir, como un baño tibio, leer o escuchar música suave.
  • Es muy importante, si se despierta por la noche, no mirar el reloj y salir de la cama si a los 20-30 minutos no se ha podido coger el sueño. Lo ideal es cambiar de habitáculo y ponerse a leer, escuchar música relajante o realizar ejercicios respiratorios de relajación.

Es de justicia indicar que la MTC se muestra altamente eficaz para tratar el insomnio con cualquiera de tus técnicas, siendo la más rápida la acupuntura. Esta puede combinarse con moxibustión, tuina o fitoterapia.

Es habitual que, pacientes que acuden a consulta para tratar otras patologías, al cabo de 3 o 4 sesiones, se descubran durmiendo mejor, levantándose más vitales y con un mejor ánimo. 

Bibliografía

G. Macciola. Los fundamentos de la Medicina China (2015)

Li Ping. El gran libro de la Medicina China (2017)

Radha Thambirajah. Acupuntura energética (2008)

José Luis Padilla. Curso de acupuntura (2001)

José Luis Padilla. Fisiopatología y tratamiento (1998)

Lorenzo Bastida. Diplomado en Medicina Tradicional China por la Escuela Neijing. Diplomado en Acupuntura Tung por la European School of Acupuncture.

Desde el año 2011 me dedico a la práctica de la Medicina Tradicional China atendiendo en consulta o a domicilio a los pacientes que vienen con diversas patologías tal y como se conocen en la medicina occidental o alopática. La herramienta principal que se utiliza es la acupuntura así como la moxibustión. En caso de que el paciente lo desee se trabaja la patología con masaje energético (Tuina). En el área de estética se trabajan con técnicas acupunturales diversos temas tales como el liftin facial, pecho caído, adelgazamiento, reducción de cicatrices, alopecia, etc.
Estoy volcado en potenciar la salud y el bienestar general de las personas, y ya sea por si sola o como coadyugante del tratamiento medico que tenga el paciente, la acupuntura potencia el bienestar físico y psíquico del paciente.