¿Por qué en Segovia se corta el cochinillo con un plato?

| |

En Segovia hay numerosos platos típicos y deliciosos. Gracias a su gastronomía, quien tenga pensado visitar esta provincia, no se va a arrepentir. 

Platos típicos segovianos: el cochinillo

En cualquier restaurante podrás degustar sus platos típicos, hechos con productos propios de la tierra y recetas que llevan entre ellos generaciones y generaciones

Algunos de estos platos son el lechazo asado, los judiones de La Granja, las truchas, las patatas guisadas con chorizo… Pero, sobre todo, el cochinillo asado. Este último plato se encuentra en todos los establecimientos y mesones de Segovia, por su exquisitez pero también por su fama. 

Se trata de una receta relativamente sencilla, pero con el prestigio de ser un excelente plato castellano. El cochinillo estará crujiente por fuera y jugoso por dentro, y se hará solamente con agua y sal, en un horno de leña. 

Pero no solo es famoso el cochinillo segoviano. También lo es la tradición de cortarlo con un plato. A continuación, te contamos su origen.  

¿Cuál es el origen de la tradición?

Como ya hemos comentado, en la región de Segovia existe la prestigiosa tradición de cortar el cochinillo con un plato. Pero, ¿cómo y cuándo surge esta tradición? Y lo más importante, ¿por qué?

El Mesón de Cándido

El Mesón de Cándido es el lugar donde comienza la tradición. Posiblemente, el más famoso de Segovia, y a los pies del acueducto. El mesonero, llamado Cándido, como habéis podido imaginar, iba a cortar un cochinillo para sus clientes, pero resultó que no tenía ningún cuchillo a su disposición para hacerlo. 

Entonces, un camarero, posiblemente bromeando, sugirió cortar el cochinillo con un plato. Y es lo que hizo Cándido. El resultado salió mucho mejor de lo esperado, y es por eso que se volvió tradición. Una tradición que arrastramos hasta el día de hoy. 

¡Pero esta costumbre no acaba aquí! Un día, como era de esperar, el plato resbaló mientras estaban cortando el cochinillo, rompiéndose así en mil pedazos. Aunque cabe pensar que esto disgustó a los clientes, lo cierto es que todo lo contrario. Se animaron tanto, que esta acción se añadió a la tradición segoviana.

Aunque pueda parecer una técnica de cortar el cochinillo opuesta a todo tipo de utilidad y funcionalidad, en realidad es algo práctico. Si el cochinillo se puede cortar con un plato, eso significa que este está bien cocinado

Es por todo esto que ahora la forma de cortar cochinillo típica de Segovia es con un plato. Y, posteriormente, hacer que este se rompa contra el suelo. Aunque esto último solo se hace en ocasiones especiales, por ejemplo en bodas. Y es que, según la tradición, da buena suerte. 

Por si fuera poco, en las bodas suele haber una mesa especial para esta técnica de cortar la carne. Y, mientras, hay músicos que tocan la famosa jota segoviana, además de bailarinas con el traje regional. 

El mesonero, en estos eventos, tendrá que recitar algunos versos y, después, partir el cochinillo con el plato. Además, lo tirará al suelo y este se romperá. Una vez hecha toda esta parafernalia, se servirá el cochinillo y los invitados podrán empezar a comer.  

El cochifrito es un restaurante que nace de la pasión de Julian Santos, su dueño, por la cocina.

Con más de 35 años de experiencia en el sector, esta empresa familiar, tiene como objetivo compartir este manjar segoviano con todo el público que les visita.