Conoce tus parámetros antropométricos

| |

La antropometría es la ciencia que estudia las medidas del cuerpo humano, tanto estructurales como funcionales o dinámicas, con el objetivo de establecer diferencias entre individuos, grupos de edad, sexo, raza para poder valorar los cambios físicos que se van produciendo a lo largo de la evolución de la especie.

Los valores antropométricos son de gran interés en el mundo del diseño industrial, la ergonomía, la biomecánica o la dietética.

Dietistas y nutricionistas hacemos uso de algunos de esos parámetros antropométricos como el peso, el % de grasa, el grado de hidratación, la masa muscular o el índice metabólico para hacer un seguimiento de nuestros pacientes, pero también para estudiar las posibles desviaciones de los valores estándar y poder evaluar el riesgo de enfermedades cardíacas, hipertensión o diabetes en cada caso.

Pero vamos al lío…. ¿Cuáles son los parámetros corporales que vas a conocer tras un análisis antropométrico?

  • El porcentaje de grasa y su evolución en el tiempo en la medida en la que vayas bajando de peso e incrementando el ejercicio físico.
  • La grasa visceral es la que se encuentra en la cavidad abdominal recubriendo a los órganos vitales. Ésta va incrementando con la edad, pero unos valores demasiado elevados aumentan las probabilidades de sufrir enfermedades metabólicas.
  • La masa ósea. El peso de tus huesos nos dará una idea de tu grado de mineralización.
  • El porcentaje de agua. Unos niveles adecuados garantizan el buen funcionamiento de tu organismo.
  • La masa muscular. Este valor suele ser alto en aquellas personas que realizan o han realizado ejercicio físico a lo largo de su vida y bajo para aquellos que siguen habitualmente dietas hipocalóricas.
  • El Metabolismo Basal en Reposo(MBR). Muestra el número mínimo de calorías que necesita tu cuerpo para mantener las funciones vitales en reposo. Un MBR bajo dificulta la pérdida de peso.
  • El Índice Metabólico. Este valor puede oscilar entre 1 y 9 y hace referencia a la complexión física de acuerdo al nivel de grasa corporal y masa muscular.

La medición de todos estos parámetros se realiza gracias a un aparato que emite una corriente de muy baja intensidad y a su vez mide la resistencia que ofrece el cuerpo a dicha corriente. A esa resistencia se le conoce como impedancia y va a depender del grado de hidratación de la persona.

Como los niveles de agua son un valor que fluctúa enormemente a lo largo del día, se recomienda hacer la medición 3 horas después de levantarse, comer o hacer ejercicio.

Come con Sentido, te ofrece consultas individuales, personalizadas y ajustadas a tus necesidades. Tras una primera entrevista te propongo el programa que más se ajuste a tus objetivos unido a un seguimiento semanal o quincenal en función de la evolución.