¿Cómo se genera la adicción al tabaco y el síndrome de abstinencia?

| |

Uno de los principales problemas a los que se ha enfrentado nuestra sociedad en las últimas décadas es la adicción al tabaco. Este producto, cuya base es un procesado de las hojas del tabaco, se consume en todo el planeta y la tabacalera pasa por ser una de las industrias más grandes e importantes.

La hoja de tabaco contiene nicotina, una sustancia adictiva cuyos efectos a largo plazo, y especialmente tras el consumo de dosis altas, es perjudicial para la salud. Puede, incluso, llegar a ser mortal. De ahí que muchos países hayan aplicado restricciones a este producto e incluso restringido su consumo en determinados espacios.

El tabaco procede del continente americano y se extendió por Europa a partir del siglo XVI. Desde entonces se ha presentado en múltiples formatos; originalmente se masticaba, y aún a día de hoy es habitual esta práctica, pero la fórmula más extendida es la del cigarrillo.

Un cigarro cuenta, además de con tabaco, con papel y filtro, y se enciende con fuego; después se inhala para experimentar una sensación placentera para, por último. exhalar el humo. Esto se repite durante varias ocasiones con cada cigarro y hay personas que pueden llegar a fumar uno o más paquetes de cigarros al día.

Síndrome de abstinencia

Lo que ocurre con el tabaco, por contener sustancias adictivas, que es una vez que se comienza a fumar es difícil dejar de hacerlo. Esto se debe a que el organismo se acostumbra al consumo de una dosis que después, de golpe, desaparece. La reacción del cuerpo es la necesidad de obtener, nuevamente, esa sustancia para sentirse bien. Es lo que se denomina “mono”.

El “mono”, como ocurre con otras sustancias adictivas, como el alcohol o las drogas, lleva al individuo a tener una dependencia. Como resultado se producen trastornos por la suspensión o la disminución brusca del consumo.La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró en 2008 que el tabaco es la principal causa de muerte evitable en el mundo.

Mi manera de abordar el trabajo terapéutico, después de años de práctica, consiste en elegir y aplicar la mejor técnica para crear las condiciones que hagan posible el cuidado, asumiendo que quien lidera y genera tal proceso es el propio paciente. Tengo la firme creencia de que dentro de cada persona existe un espacio sagrado y puro donde se encuentra el sanador perfecto y que mi presencia ayuda a encontrar el camino que conduce hacia él. En este viaje, que transcurre paso a paso, encontrarás herramientas, procedimientos y nuevos patrones que te permitirán llegar a tu centro, en tus propias y más genuinas soluciones.

Artículos relacionados: