¿En qué consiste la calefacción de suelo radiante?

| |

Cuando se avecina el invierno, es necesario que estés bien equipado en todo lo que respecta  a la calefacción. En ese sentido, es común que sintamos temor tan solo de pensar en las facturas de luz, ya que existen algunos sistemas de calefacción que son muy costosos, y además, de baja eficiencia energética.

Para ello, en este post aprenderás que una buena climatización, y una eficiente distribución del frío y del calor, constituyen un factor decisivo para el correcto consumo energético. Por tal razón, aquí conocerás lo que es el sistema de calefacción de suelo radiante, también conocido como losa radiante por conducción de agua. 

Este sistema de climatización es similar al sistema de suelo radiante eléctrico, al sistema de techo radiante, y al muro bajo radiante.

¿Qué es la calefacción de suelo radiante?

Este tipo de calefacción es aquella que consiste, en la instalación de tuberías debajo del suelo de una vivienda (parqué, mármol, moqueta, entre otros). Las tuberías de este tipo de calefacción, se encargan de conducir agua caliente, para de esta manera trasmitir calor en todos los espacios de una vivienda. Para la producción del calor se pueden emplear placas solares, calderas de gas, bombas de calor, entre otras.

Ventajas del suelo radiante

Entre las ventajas que presenta la calefacción de suelo radiante, se tienen las siguientes:

  • El instalar este tipo de calefacción, supone un ahorro que oscila entre un 10% y un 20%, en comparación con los sistemas convencionales de calefacción. La causa de este ahorro, es que la temperatura para impulsar el agua es muy baja, la cual oscila entre 30-45º. Los sistemas tradicionales logran esta impulsión, a una temperatura que oscila entre 80 y 85º.
  • Este tipo de calefacción brinda gran confort, debido a que la temperatura del aire que se encuentra cercana al suelo, es ligeramente superior a la altura del aire que pasa sobre la cabeza. Debido a ello, el calor se distribuye de manera uniforme en toda la vivienda.
  • El sistema de calefacción de suelo radiante brinda mayor salud, ya que este no produce corrientes de aire, lo cual hace que el polvo se reduzca. Además, la baja humedad evita la proliferación de ácaros.
  • Este sistema además, puede emplear diversos tipos de sistema de calentamiento de agua, tales como: Placas solares, bombas de calor, y calderas.
  • El suelo radiante puede trabajar de manera continua, es decir, por muchas horas seguidas. Debido a esto, es utilizado con frecuencia en viviendas y edificios.

Desventajas del suelo radiante

Al igual que cualquier sistema de calefacción, el suelo radiante suele presentar algunas desventajas, y estas son:

  • La instalación del sistema de calefacción de suelo radiante, es una inversión más costosa que el resto de los sistemas de calefacción. Sin embargo, los beneficios que brinda esta calefacción son muy superiores, sobre todo los relacionados con el ahorro energético.
  • El costo promedio del suelo radiante es de 50 euros/ m2, esto sin incluir el mortero que se requiere, para su correcta instalación. El precio estimado para una vivienda de 100 m2, se encuentra entre 6.000 y 7.000 euros.
  • La calefacción de suelo radiante, tiene una elevada inercia térmica, y esto se debe a que tiene que enfriar o calentar toda la masa que está sobre la superficie. Es por ello, que su instalación debe realizarse en estancias donde este sistema tenga un uso continuo.
  • Este tipo de sistema, no suele adaptarse a los cambios intempestivos de temperatura proveniente del exterior, ya que suele tardarse en enfriar o calentar, la superficie o espacio. Esta podrá ser una ventaja, en espacios donde se utilice de manera continua este sistema; sin embargo, en los espacios donde se tenga que encender y apagar diariamente la caldera, constituirá una enorme desventaja. 
  • La instalación y mantenimiento del sistema de calefacción de suelo radiante, requiere de un experto de gran conocimiento técnico. En el momento del refrescamiento, la instalación del sistema necesita de mayor supervisión, ya que se debe controlar de manera precisa el factor humedad, y así evitar un problema de condensación. En ese sentido, la instalación y mantenimiento de este tipo de calefacción, requiere de una inversión de dinero elevada; no obstante, esta opción representa la de mayor calidad y rendimiento energético, a diferencia del resto de los sistemas de calefacción tradicionales.

De sistemas de climatización, ventilación, protección contra incendios, fontanería y electricidad en ámbitos domésticos, para la industria, retail y edificios u oficinas.