¿Qué debo hacer si encuentro osmosis en mi embarcación?

| |

La osmosis está considerada un gran problema que afecta notablemente el casco de fibra de vidrio de cualquier embarcación.

Es un fenómeno que sufre una descomposición degenerativa de la resina, producida por la constante absorción de agua, lo que ocasiona que el casco del barco, paulatinamente pierda su homogeneidad, alterando de manera significativa sus propiedades mecánicas. 

Sin embargo, en la actualidad, la osmosis puede ser plenamente identificada, lo que permite darle una solución inmediata al problema a través de la realización del debido tratamiento, siempre pendiente de comprobar de manera periódica la relativa humedad contenida en el casco. 

¿Qué se entiende por osmosis? 

En épocas pasadas, se propagó el uso de resinas de poliéster, cuyo refuerzo era la fibra de vidrio que se utilizaba para la elaboración de cascos de embarcaciones deportivas y recreativas. 

Es importante señalar que el poliéster es un material plástico que tiene un carácter anticorrosivo muy diferente al acero.

Por ser muy resistente a la luz solar y muy moldeable, su uso se aprovechó extendiéndose en la construcción de embarcaciones. 

Pasado el tiempo, se pudo comprobar que el poliéster también puede ser un producto que tiende a deteriorarse, ya que, por la continua exposición a la intemperie, pierde sus propiedades estéticas, llegando a sufrir osmosis al estar sumergido en el agua. 

El término osmosis se conceptualiza para lograr la identificación de un fenómeno que sufre una descomposición natural de la resina producida por la constante absorción de agua.

Es decir, la osmosis se origina por la filtración del agua a través de la resina que tiene una alta capacidad de absorción. 

La osmosis en las embarcaciones 

En las embarcaciones, la capa externa tiene como función proteger el laminado de cualquier agente externo, ya que esta actúa como una membrana semipermeable que da paso a que el agua penetre en el interior del laminado. 

Al penetrar en el casco, produce reacción con los componentes del laminado, esto crea áreas pequeñas donde se concentran algunas sustancias químicas que producen resistencia. 

Tal situación obliga, de alguna manera, a que cada una de las células ejerzan una determinante fuerza osmótica, haciendo que entre mayor cantidad agua externa en el casco, con la finalidad de aminorar la concentración de algunas sustancias químicas. 

Esto provoca la subida de la presión dentro del casco, ya que penetra más agua de la que podría contener si hay ausencia de expansión. Por ello, la resina y los tejidos de fibra de vidrio tienden a perder su homogeneidad, alterando las propiedades mecánicas del casco. 

Es un fenómeno que tarda mucho en llegar, pero si no se controla la humedad del casco, este pudiera hacer su aparición. 

¿Cómo conocer y tratar la osmosis?  

El avance del tiempo ha permitido que la osmosis tenga la posibilidad de prevenirse para darle solución inmediata.

Solo es necesario conocerla y hacerle seguimiento a su evolución, para lograr hacer la intervención en el momento más oportuno. 

Sin embargo, si se quiere evitar la aparición y propagación de la osmosis, es importante impedir que la humedad logre penetrar en el estratificado, utilizando para ello resinas que posean una elevada capacidad de impermeabilización, siendo ellas las resinas de poliéster. 

Para la aplicación del tratamiento y cura, además de la prevención, se debe verter una porción de arena a la obra, siguiendo dos fases: 

  • En la primera se procederá a eliminar todo el antifouling, hasta lograr su limpieza, y luego se realizará un lavado con suficiente agua de la zona chorreada. 
  • Cuando la zona se seque deberá aplicarse la segunda fase, la cual consiste en eliminar la capa en su totalidad, incluyendo las áreas de estratificado que se encuentren deterioradas. 

Después del chorreo se deberán practicar lavados periódicos, utilizando agua a presión con la finalidad de disolver los productos químicos que fueron generados por el fenómeno osmótico. 

Asimismo, se deberá implementar un exhaustivo control referente a los niveles de humedad y temperatura tanto interna como externa del casco, cuya finalidad es acelerar y optimizar el secado en general. Una vez que el casco este seco, se le deberán aplicar dos capas de imprimación con un alto contenido en resina de elevado espesor, para un mayor control.

Somos una empresa familiar dedicada a la limpieza de yates, villas, oficinas y obras. Contamos con una experiencia de más de 16 años, lo que nos permite afrontar cualquier trabajo con la máxima profesionalidad y garantía.

Nuestra prioridad es siempre y por encima de todo la satisfacción de nuestros clientes. Para nosotros es un orgullo la confianza que hemos ido generando tanto en los particulares como en las empresas que han contado con nosotros durante todos estos años.
Si necesitas los servicios de un equipo de limpieza experto y especializado, no dudes en contactar con nosotros.