¿Cómo es la instalación de un ascensor? Procedimiento

| |

Puede que subir las escaleras del edificio para llegar hasta tu domicilio sea un ejercicio que repercuta positivamente en tu salud. Especialmente si eres una persona que trabaja sentado la mayor parte del día. Sin embargo, si vives en una de las plantas más altas y llegas cargado con la compra del supermercado, ese ‘paseo’ feliz se convierta en pesadilla. Ni que decir tiene si sufres alguna dolencia o ya no tienes edad para muchos trotes.

Para solucionar esta situación, muchos vecinos optan por reunirse para tratar la posibilidad de colocar un ascensor que permita hacer esta travesía hasta el hogar mucho más amena y segura. Lo que ocurre, en muchos casos, es que la discusión acerca de si proceder o no y cómo proceder suele alargarse en el tiempo.

Antes de la instalación

Supongamos que todos los vecinos de la comunidad están de acuerdo en que ha llegado el momento de dotar al edificio con un ascensor. El primer paso, que siempre suele generar discrepancias, ha quedado resuelto así que ahora llega el momento de gestionar el proceso.

Para ello es preciso, antes de comenzar con la instalación, conocer la legislación actual para saber si se necesita un permiso, si se puede disponer de alguna subvención e incluso si se conoce alguna empresa que se dedique a estas labores y ofrezca un servicio de calidad y con garantías. Quizás un técnico comercial pueda responder a todas estas cuestiones.

Estos profesionales están capacitados para inspeccionar el edificio, analizar las necesidades y posibilidades que tiene y por último completar un informe en el que se desglose el coste de la obra. En pocas palabras: presentar un presupuesto. Seguramente, con la experiencia que tienen, estos especialistas puedan resolver las dudas acerca de las licencias y subvenciones, que varían según la comunidad autónoma en la que esté la comunidad.

En todo caso, seleccionar a una misma empresa para que gestione todo el proceso o bien contratar solo a una empresa para que realice la obra, sin entrometerse en cuestiones administrativas de licencias y subvenciones, dependerá de la decisión que se tome en la junta de vecino. Los precios son los que suelen marcar si se opta por una u otra vía.

Espacio

Durante todo este proceso se evaluará en dónde se dispone el ascensor. Es posible que el edificio tenga espacio en el interior para realizar la obra, pero si no es así tocará evaluar si en el exterior del mismo hay espacio para colocarlo. Cualquiera de las dos opciones, siempre y cuando se ajusten a las normativas vigentes, es posible.

Instalación

Con la decisión de la comunidad firmada, la selección de la empresa que va a realizar la obra completada y el presupuesto sellado, ahora solo queda que llegue el ‘día D’ para que el edificio comience con su transformación. No hay que engañarse, habrá ruido, polvo y gente entrando y saliendo a todas horas, pero al final del camino, cuando todo esté terminado, el edificio aportará seguridad y comodidad a los vecinos además de conseguir que el inmueble se revalorice.

Después de la instalación

Con todo finiquitado llega el momento de disfrutar de la nueva reforma, pero no hay que olvidarse de mantener en buen estado el ascensor siguiendo las recomendaciones de espacio y peso que están marcadas. También, por supuesto, contar con una empresa que se encargue de realizar revisiones periódicas a fin de chequear que la maquinaria está en perfectas condiciones.

La vida útil de un ascensor es muy larga así que no tendrás que preocuparte, en principio, de ninguna factura extraordinaria en el futuro.

Top Level Ascensores es una empresa fundada en Madrid, dedicada a la instalación, reparación y mantenimiento de ascensores.