10 TRUCOS para mejorar tu relación de pareja

| |

Se acercan las vacaciones, el tiempo libre para disfrutar con tu pareja, para hacer aquello que normalmente no haces y, sin embargo, muchas parejas se angustian por no saber cómo hacer para que su relación coja un rumbo más positivo y no termine en naufragio al finalizar el verano. Te invito a que comiences a ver tu relación de pareja como una embarcación que acoge a dos personas individuales (cada uno con sus características, luces, sombras, dificultades…) que han de cuidar la barca en la que surcan océanos de situaciones que no siempre favorecen el buen estado de sus maderas. De este modo, te resultará mucho más fácil comprender que el fallo no siempre viene de la relación, sino de la incapacidad de aceptar al otro al 100% o de asumir que el océano no siempre está en calma.

Los siguientes tips pueden ayudarte a mejorar tu relación de pareja estas vacaciones:

1. Fomentar una buena comunicación

Perdemos mucho tiempo discutiendo y empleamos demasiado poco en dialogar y asegurarnos de que nuestro mensaje llega a la otra persona de forma completa y clara. Ten presente que menos es más. Resultará imposible resolver todos los males del mundo en una hora. Organiza tus preocupaciones entre importantes, prioritarias y urgentes; y ve resolviendo una a una de forma descriptiva y sin olvidar que la persona que tienes delante no es tu enemigo. Un diálogo sincero enriquecerá a la pareja, fomentará su confianza y autoconocimiento y dejará una sensación de capacidad que facilitará que los conflictos sean cada vez menores y menos frecuentes. No pierdas el foco del objetivo: resolver la situación.

2. Deja de investigar a tu pareja

¡Qué nos gusta un CSI! ¿Cuántas veces te has pillado elaborando una ardua investigación para captar la información que te resolviese la duda que te preocupaba en ese momento? Si quieres fortalecer tu pareja y que la barca sea segura, deja la investigación para los policías y simplemente ve a la fuente a preguntar y resolver tus dudas. Mientras investigamos, caemos en juicios, presunciones, suposiciones… Lo más fácil es que todo esto te lleve a una confusa discusión.

3. Deja de culpar a tu pareja

La culpa siempre nos anclará al “¿Por qué?” que nos lleva a la ruta del pasado, de lo que ya pasó y no puede no haber pasado. La responsabilidad nos lleva al “¿Para qué?”, a un camino que desde el presente mira hacia el futuro y que moviliza a la búsqueda de recursos y estrategias para corregir una situación desagradable. Si quieres que tu relación avance, asume tu responsabilidad y no te desgastes innecesariamente en el pasado mientras dejas sin resolver el presente.

4. Perfectamente imperfecto

A pesar de lo que nos cuesta aceptarlo, la perfección ni existe ni existirá. No te frustres buscando una quimera mientras pierdes la oportunidad de emplear las sombras de tu pareja como trampolín para descubrir las tuyas y trabajar tu amor compasivo y aceptación. Gracias a la inexistencia de la perfección, podremos mantener una relación viva en avance y desarrollo. En tu propia imperfección, la de tu pareja y la de la relación, está precisamente el proyecto y compromiso conjunto. Aprender a disfrutarlo, es esencial.

5. Cada día es una oportunidad única

Las relaciones de pareja son caminos y no metas en sí mismas. No caigas en el común error de acomodarte una vez que consigues alcanzar el compromiso de pareja. ¿Cuántas personas echan de menos la conquista inicial mientras miran a su pareja como el mando de la tele que ven cada día? Comprométete con tu relación y con tu pareja y lucha por tener cada día un motivo por el que sonreír, un pequeño detalle, un pequeño esfuerzo diario que marcará la diferencia. Te lo mereces.

6. Tiempo de calidad

En vacaciones pasamos mucho tiempo con nuestra pareja y, sin embargo, parece que necesitaríamos más para estar bien. Si estás en esta situación es que la calidad de ese tiempo es muy baja. Valen más 5 minutos al día de atención plena (sin móviles, sin distracciones, sólo con tu pareja, dando pie a recuerdos que se graban en el corazón y no en una cámara de fotos) que 2 meses de 24h juntos en el mismo espacio en el que buscamos como locos una distracción para no estar presentes.

7. Mantén viva tu relación

Para mantener viva tu relación, has de ser creativo y atrevido. Creativo para buscar metas diferentes a las que llegar y huir de la rutina. Atrevido para salir de las zonas de confort que nos paralizan y nos llevan al conformismo y la resignación. La pareja es una relación con vida y que genera vida, siempre y cuando no la dejemos enfermar por el mal de la desidia.

8. Ser un equipo

Una pareja no es una fusión de dos. Recuerda que son dos en una pareja. Es muy importante que esto permanezca intacto ya que, desde ahí, será desde donde decidamos libremente qué aspectos de mi vida quiero compartir con la otra persona y aprenderé a respetar que las diferencias no son malas noticias sino ingredientes extra. No quiere más quien más se olvida de quien era sino quien es capaz de respetar al otro y aceptar la diversidad.

9. Todo lo que necesitas está en tu relación

El riesgo de romper un cristal es que posiblemente seas el primero en cortarte al intentar recogerlo. Cuando tu relación no vaya bien, te invito a que dejes el “buscar fuera” para cuando hayas tomado una decisión firme. Primero, haz análisis de tu situación y decide libremente si las carencias que detectas son insalvables o si es el miedo el que te impide crecer desde la adversidad.

10. Terapia de pareja

La terapia de pareja es un recurso más para fortalecer el vínculo. Es una herramienta más que tienes a tu disposición para hacer de tu relación el punto de partida hacia tu felicidad y tu propio bienestar. No estás haciendo un favor a nadie, sino a ti mismo. Date el permiso de explorar junto a un profesional, cuáles son las áreas a reforzar y de qué recursos dispones para lograrlo.

Compuesto por profesionales con amplia experiencia en diversos ámbitos de la psicología, M&L Psicología 360 ofrece sus servicios desde una perspectiva amplia, pero abordando cada casa con un alto nivel de personalización y adaptación.

Entres sus áreas de conocimiento y actuación, destacan la psicología clínica, legal y forense con especialidades como los trastornos de personalidad, la conducta alimentaria y la violencia de género.

Miembros de la Sociedad Española para el estudio de la Ansiedad y el Estrés (S.E.A.S.) y de la Sociedad Española de Patología Dual (S.E.P.D.)

Artículos relacionados: