¿Qué ocurre si no pago la deuda?: La Lista de morosos

| |

Los préstamos personales nos otorgan una seguridad e intención, que nos permiten pagar mes a mes una cuota correspondiente.

No obstante, los contratiempos siempre pueden surgir, como la perdida de dinero, enfermedad, despido e incluso los gastos inesperados, que pueden atentar contra nuestra estabilidad financiera.

Cuando esta situación sucede, no podemos hacer frente al pago del préstamo, por lo que es seguro que nuestra entidad financiera nos llame, envíe una carta de aviso de cobro, pero sin duda la solución no será vivir con miedo si suena el teléfono o esconder la cabeza. No pagar un préstamo, está lejos de ser una solución, ya que es muy probable que pueda convertirse en una deuda mayor.

¿Qué significa ser titular de un préstamo?

Antes de que contratemos un préstamo, sea del tipo que sea, necesitamos saber que significa ser titular de uno.

Los préstamos personales son contratos que firmamos ante una entidad financiera que nos adelanta una cantidad determinada de dinero, con la obligación de que debemos devolverlo en un tiempo pactado y cubriendo los gastos e intereses.

Los préstamos personales se diferencian de los préstamos hipotecarios. Ya que, estos cuentan con una garantía personal, es decir, el titular del préstamo ofrece en garantía sus bienes presentes y los de un futuro.

Esto significa, que en caso de que no logremos asimilar una o varias cuotas mensuales, en el caso de una situación extrema, el banco puede embargar nuestros bienes hasta lograr cubrir el importe de la deuda. Pero, esto no solo nos compromete como titulares del préstamo, ya que si tenemos un aval, este puede encargarse de la deuda de manera solidaria.

No obstante, no debemos preocuparnos antes de tiempo. Pero, si tenemos que tener presente que al solicitar un préstamo necesitamos permitírnoslo y comprometernos con él.

¿Qué consecuencias hay si no pago un préstamo?

Desde la primera vez que dejamos de pagar una cuota, la entidad financiera comienza a aplicar intereses por demora, estos intereses son superiores a los normales. Todos estos se acumularán junto a la deuda inicial, por lo que, si seguimos mes a mes sin pagar la deuda, esta crecerá cada vez más y, por ende deberemos más dinero.

La entidad no se olvida de la deuda, pero si reclamará el pago pasado un tiempo. Seguramente, entre el tercer o sexto mes de no pagar, por lo que es posible que inicien una reclamación judicial.

En casos comunes, nuestras cuentas bancarias pueden ser por nómina o natural, pero si el saldo de la deuda llega a ser elevado, la decisión judicial puede optar porque embarguen nuestro coche, vivienda o lo necesario para saldar la deuda.

Otro dato a tener en cuenta, es que si alguien nos avala el préstamo, en caso de que nuestros bienes no sean suficiente, el avalista puede responder también por la deuda, y además, el juez puede dictaminar que sean embargados sus bienes.

Y como no obviar que, si no pagamos nuestro préstamo, nuestros datos serán inscritos en el fichero de morosos. Esto supone ingresar a una lista que pueden consultar todas las entidades financiadoras de crédito, por lo que si nos incluyen en ella se nos dificultara o será imposible obtener un nuevo crédito en el futuro.

Planificación de nuestros gastos e informar a la entidad.

Cuando somos los titulares de un préstamo, debemos realizar una planificación para los gastos mensuales, donde como primer plano es importante priorizar el pago de las deudas frente a otros gastos, ya que como hemos visto, incumplir con los pagos puede traernos graves consecuencias.

Una vez que sepamos que no podremos seguir pagando la deuda, es importante acudir con la entidad bancaria e informar del problema. Siempre es importante anticiparnos a ellos, ya que esto hará que no se sitúen por encima de nosotros. Por lo que, sin vergüenza es mejor acudir y pedir ayuda.

Las alternativas más comunes que pueden ofrecernos las entidades bancarias, es alargar el plazo para la devolución de préstamos, de esta manera las cuotas serán más pequeñas o existirá un periodo de carencia más bajo.

Somos un bufete de abogados especializados herencias, matrimonial, divorcios, familia, arrendamientos y deshaucios