Ventajas y desventajas de hacer testamento: menos problemas y la posibilidad de desheredar

| |

Cuando queremos decidir quién se va a quedar con nuestros bienes o cómo se va a repartir nuestro patrimonio tras nuestro fallecimiento, lo más habitual es hacer un testamento. 

Pero lo ideal es que conozcas en qué consiste exactamente, así como cuáles son sus ventajas y desventajas. De esta manera, podrás tomar una decisión acertada sobre qué hacer con tu patrimonio. 

Es por eso que, a continuación, te contamos qué es el testamento, y cuáles son sus pros y contras. ¡Sigue leyendo para no perdértelo!

El testamento, ¿qué es exactamente?

El testamento es el instrumento legal en el que una persona expresa sus últimas voluntades, referentes al paradero de sus bienes y patrimonio en el momento en que fallezca. 

Se trata de un acto unilateral, puesto que solo la persona implicada decide sobre él. Además, es un instrumento con validez formal. Eso sí, se han de reunir unos requisitos para que el testamento se considere válido. Estas condiciones son ser mayor de 14 años y no tener ninguna incapacidad intelectual.

Las ventajas de hacer testamento, ¿cuáles son?

Si el testamento es la opción más elegida a la hora de repartir los bienes entre las personas, esto es porque tiene numerosas ventajas frente a otras. De forma resumida, destacar que es un instrumento sencillo por el cual se evitan los típicos y tediosos problemas de herencias. 

El cónyuge podrá disponer de la herencia

En caso de no haber testamento y de que la persona fallecida tenga descendientes y ascendientes directos, el cónyuge no podría disfrutar de la herencia. 

El reparto se hace según la voluntad del fallecido

Lo característico del testamento es que el testador puede repartir sus bienes y patrimonio como crea adecuado. Bien puede dejar más a su cónyuge o más a sus hijos, o quizás a sus ascendientes. 

Al fin y al cabo, esto depende mucho de la situación económica y social de cada uno. Aunque también, por supuesto, de los vínculos que haya entre los familiares. 

El procedimiento se simplifica

El testamento implica que nadie más, aparte del difunto, tiene voz o voto en el reparto de los bienes. Así que se vuelve un proceso muy sencillo, donde solo hay que cumplir lo que pone al pie de la letra. 

En caso de no haber testamento, los herederos tienen que llevar a cabo una serie de formalidades ante notario, las cuales son costosas y se alargan en el tiempo. No solo es un proceso lento y cansado, sino que se ve agravado por la situación, que es un duelo, y puede generar un malestar innecesario. 

Es un acto sencillo

Hacer un testamento es tan fácil como acudir a un notario con el DNI y expresar qué deseamos. Entonces, el notario lo redactará. Quizás se necesite algún que otro documento oficial que guarde relación con las propiedades, pero es un procedimiento muy sencillo. 

Permite desheredar

Está claro que en todas las familias hay tensiones y rencillas. Pero, en ocasiones, va más allá. Hablamos de malos comportamientos, incluso malos tratos. 

Cuando no existe testamento, este familiar que tan mal se ha portado con nosotros, puede llevarse parte de nuestros bienes. Porque, si no existe un documento que exprese la voluntad del difunto, aparecen los herederos forzosos, en un orden muy concreto (según el Código Civil: hijos y descendientes, padres y ascendientes, viudo o viuda).

De manera legal, se puede desheredar a un heredero forzoso a través del testamento, teniendo en cuenta que:

  • Hay que designar claramente a la persona a la que queremos desheredar.
  • Expresar la causa legal por la que se deshereda a este heredero forzoso. 
  • Se tiene que aportar una prueba cierta y cálida, para probar que lo que dice el testador es cierto. 
  • Solo se pueden desheredar a los herederos forzosos que se recogen en el artículo 807 del Código Civil
  • Se puede desheredar a las siguientes personas:
    • Las que han sido condenadas en juicio por haber atentado contra la vida del fallecido, su cónyuge, descendiente o ascendiente. 
    • Los que han sido condenados por delitos contra la integridad moral, la libertad y la indemnidad y libertad sexual que afectan al testador o a sus descendientes. 
    • Las acusadas por falsas denuncias o calumnias contra el testador. 
    • Los que no hubieran denunciado el hecho, en caso de muerte violenta del testador. 
    • Las que obligaron al testador a modificar su testamento, ya sea por amenazas, violencia o fraude. No solo modificar el testamento, también es válido revocarlo, suplantarlo u ocultarlo. 
    • Los que han negado al padre alimentos sin motivo legítimo. 
    • Por maltrato o injurias
    • Los padres que perdieron, en su momento, la patria potestad

Las desventajas de hacer testamento, ¿cuáles son?

En realidad, solo encontramos una desventaja de hacer el testamento. Pero, ¿cuál es? Ni más ni menos que el coste económico por los gastos notariales en escritura pública. 

Y es que la redacción de este documento, el testamento, no la puede hacer cualquiera. Sino que tiene que ser un fedatario, por lo que hay que contratar sus servicios.