Buscar

Gestionar dinero de forma racional: ¿cómo hacerlo?

Debes saber de números, analizar las decisiones a tomar y apreciar la racionalidad para ser capaz de gestionar tu dinero con éxito.

Blau i Verd Jardins Publicado: 13 de mayo de 2022

La mayoría de los estudios sobre la psicología del dinero son casi unánimes: nadie se comporta racionalmente cuando el dinero está involucrado. Es más, la riqueza y la desigualdad pueden influir profundamente en las ideas y acciones de las personas de formas que ni siquiera conocemos.

Los estudios actuales sobre la riqueza se basan en el puesto de trabajo, los ingresos o los factores socioeconómicos que incluyen el logro educativo y la riqueza intergeneracional.

Pero, ¿es posible gestionar dinero de forma racional? Si quieres descubrir cómo nos afecta y cuáles son las recomendaciones de los expertos, ¡sigue leyendo para no perdértelo! A continuación, te lo contamos. 

Apreciando la racionalidad para gestionar dinero 

La hipótesis de la elección racional, que sostiene que las personas siempre eligen decisiones que maximicen su propia utilidad personal, se basa en una conducta racional. Dadas las opciones, las elecciones racionales ofrecen el mayor beneficio o felicidad a las personas que se enfrentan a tomarlas.

Debido a que la satisfacción experimentada puede ser únicamente emocional o no monetaria, es posible que el comportamiento racional no requiera la mayor cantidad de dinero o ganancias materiales.

La decisión de un ejecutivo de jubilarse anticipadamente puede ser razonable aunque sea financieramente ventajoso para él permanecer empleado, siempre y cuando crea que los beneficios de jubilarse superan la utilidad de su salario.

En algunos casos, los mejores intereses de una persona pueden ser atendidos al invertir en beneficios no monetarios. De acuerdo con los objetivos y las circunstancias de cada uno, la disposición o la renuencia de un individuo a asumir riesgos puede considerarse lógica.

La ciencia detrás de nuestro comportamiento para gestionar dinero

Para comprender el comportamiento humano en relación con la toma de decisiones financieras, la economía del comportamiento emplea conceptos psicológicos.

Las consideraciones emocionales tienen poco poder sobre una persona razonable, según la teoría de la elección racional. Debido a que los individuos son irracionales y se distraen con facilidad, la economía del comportamiento reconoce que el comportamiento de las personas no siempre coincide con las expectativas de los modelos económicos.

El comportamiento de las personas puede verse influido por sus emociones y pensamientos, lo que puede hacer que tomen decisiones que no parecen racionales a primera vista.

El comportamiento económico estudia las razones detrás de las elecciones diarias, incluido cuánto gastar en una taza de café, si ir o no a la universidad o mantener un estilo de vida saludable, y cuánto dinero ahorrar para la jubilación.

Por ejemplo, cuando un inversor tiene un fuerte vínculo emocional con una empresa, puede optar por invertir en ella incluso si los modelos financieros indican que hacerlo sería un error.

Analiza cuidadosamente las opciones

Es mejor observar los problemas detenidamente y sopesar la decisión, ya que es probable que los problemas se sigan repitiendo a lo largo de tu vida. Con esto, considera las decisiones que debes tomar para ciertos problemas.

A veces, para gestionar dinero correctamente, hay que seguir el camino difícil

Daniel Kahneman, ganador del Premio Nobel 2002 por investigación psicológica en la economía, juicio humano y toma de decisiones bajo incertidumbre dice que sería preferible hacer lo que es más difícil de lograr.

Esto se debe a que las personas tienden a pensar en términos muy específicos, como ahorrar y pedir prestado al mismo tiempo, en lugar de tratar toda la cartera de activos como un todo.

Debes tener un conocimiento mínimo acerca de números para gestionar el dinero correctamente

Kahneman dice que aquellos que saben de números tienen una gran ventaja sobre aquellos que no, cuando se trata de tomar ciertos tipos de decisiones financieras.

Por ejemplo, utilizando una tarjeta de crédito o ahorrando dinero, saber cómo calcular los intereses y un largo etcétera.

Añade que, cuando se trata de comprender el interés compuesto, el público en general tiene una comprensión escasa o directamente nula del concepto, lo que puede tener serias consecuencias para el futuro financiero de una persona.

Profesional
destacado

Ver perfil

  • Contactar por correo

  • Llamar por teléfono

  • Contactar por Whatsapp

Si eres autónomo o tienes una empresa

Date de alta gratis

Más artículos sobre Derecho