¿A que nos referimos con la enajenación de bienes?

| |

Enajenar o enajenación es el término jurídico utilizado para llamar a la acción que realizamos cuando transferimos un bien o derecho a otra persona, bien sea como título lucrativo u oneroso. Es decir, cuando vendemos, donamos o cedemos los derechos que tenemos sobre nuestros bienes o propiedades a favor de un tercero.

Esta transferencia de derechos o dominios sobre un bien o inmueble puede tener un alcance total o parcial, dependiendo de la accesibilidad de una división y que el enajenador sea el único titular.

En las normas frecuentes que pertenecen a la enajenación, encontramos la compraventa, donación y subastas cuando se trata de entidades locales.

¿Cuáles son los tipos de enajenación?

Cuando enajamos, obtenemos el dominio y goce de todos los derechos que corresponden a un bien. Sin embargo, existen diferentes interpretaciones de esta práctica por la cual otorgamos o recibimos un dominio.

La enajenación puede clasificarse de la siguiente forma:

  • Por título gratuito: El cual no persigue ningún fin lucrativo, ya que no tiene el objetivo de obtener ganancias patrimoniales.
  • De título oneroso: Puede ser obtenido mediante el cambio de un rédito económico o por derecho real sobre un inmueble.
  • De manera obligatoria: Cuando la enajenación es ordenada mediante un juez o se indica por parte del abogado de una negociación.
  • Voluntaria: Es aquella donde no se necesita ninguna orden para efectuar la enajenación.

¿En dónde se aplica la prohibición de enajenar?

La prohibición de enajenar puede afectar a los bienes inmuebles y muebles:

Bienes inmuebles

Dentro de los bienes inmuebles, la prohibición de enajenar se expresa en el Registro de la Propiedad, según lo siguiente:

  • Si la ley establece limitaciones no necesarias de inscripciones separadas
  • Cuando el producto es llevado a una resolución judicial
  • Cuando el origen de la última voluntad de un testador de un acto por título gratuito.

Bienes muebles

Según lo que se establece en los contratos de manera independiente, es obligatorio afectar la prohibición de enajenar cuando:

  • No se completa el pago del bien o se emite un reembolso del préstamo
  • Para que tenga validez la prohibición deberá estar estipulado en un contrato.

Tipos de prohibiciones a enajenar

La enajenación puede ser clasificada en diversos tipos, según la duración, su forma y alcance, entre otros.

Estas son algunos tipos de prohibiciones:

  • De manera absoluta: Son aquellas que se otorgan a todo tipo de actos a disposición.
  • Relativa: Son limitaciones que se expresan sobre facultades.
  • Temporal: Se define como prohibiciones que tienen un tiempo determinado
  • Tácitas: Pueden surgir por la interpretación del ordenamiento jurídico.
  • Expresas: Se refiere a las prohibiciones que se plasman por escrito en un documento.
  • Voluntarias: Se disponen mediante la decisión personal de todas las partes
  • Legales: Se imponen por orden de un juez o a través de las resoluciones judiciales

Las entidades locales y la enajenación

La enajenación de todo bien inmueble se debe asentar en el Registro de la Propiedad. Además, es de suma importancia que exista la autorización de la Corporación local, cuando el valor llegue a superar el 25% de recursos.

Los requisitos para una enajenación gratuita, son los siguientes:

  • Acreditación e inscripción como entidad local dentro del registro de propiedad
  • Consignar un documento válido emitido para la institución pública
  • Informe de un inspector que demuestre estar libre de deudas.
  • Certificado de la corporación que acredite el bien por parte del inventario.

Bienes locales que pueden ser enajenados

El patrimonio municipal se encuentra constituido por el dominio público y patrimonial.

Los bienes de las provincias y pueblos pueden ser divididos en bienes para el uso público y de tipo patrimonial.

Bienes de uso público

Son aquellos caracterizados como de uso público y se conocen como imprescriptibles, inembargables e inalienables.

Bienes de tipo patrimonial

Los bienes patrimoniales pasan a ser parte del Estado Local, y no son utilizados para uso público. Por lo que, son propensos a generar ingresos a la entidad y entre sus principios se regula la enajenación.

Formas de enajenación por parte de entidades locales

Para lograr enajenar los bienes patrimoniales de una entidad local, se suele utilizar la subasta pública. Debido a que se emplea el uso de los principios de igualdad y eficacia.

Además, también es posible la adjudicación directa, cuando se determinan las parcelas sobrantes, pero solo se benefician los propietarios colindantes.

Trámites para realizar una enajenación de bienes

  1. Comprobar la inscripción en el Registro de Propiedad
  2. Realizar la acreditación de estado físico y jurídico

Posteriormente se someterá a una votación con los miembros de la corporación local cuando el valor supere los 10%.