Sistemas de ventilación: Tipos y principales características

| |

Los sistemas de ventilación pueden definirse como un método y conjunto de elementos que se emplean para lograr ventilar un lugar cerrado.

Muchos conocemos la instalación de extractores para ventilar espacios cerrados. No obstante, en la actualidad esta modalidad de extracción se ha visto sustituida por un sistema de ventilación.

¿Cómo se clasifican los sistemas de ventilación?

Los sistemas de ventilación pueden clasificarse desde dos puntos de vista diferentes.

1. Dependiendo el método que se emplee para ventilar

2. Dependiendo de la tipología del lugar que se debe ventilar

Cuando hablamos en función del local, existen tres sistemas de ventilación diferentes.

  • Ambiente doméstico: Esto se refiere a la ventilación de viviendas y/o pisos de casas unifamiliares.
  • Comercios o terciarios: Cuando se refiere a locales de ocupación profesional, tales como colegios, oficinas y comercios.
  • Industrias: Esto hace referencia a la ventilación de fábricas y naves industriales

Estos sistemas de ventilación pueden llevarse a cabo de dos alternativas diferentes, estas son:

  1. Sistemas de doble flujo
  2. Sistema de simple flujo

¿Qué son los sistemas de ventilación de doble flujo y simple flujo?

Estos sistemas de ventilación no se limitan a extraer el aire que se contamina dentro de un local, sino que pueden tratar el aire que entra de diversas formas. Este tipo de sistemas prometen ser la mejor inversión que podamos hacer en un local o establecimiento, ya que suelen utilizar diferentes tratamientos que se aplican en la entrada de aire y diferentes componentes. 

Sistema de ventilación de simple flujo

Los sistemas de ventilación que extraen el aire contaminado se conocen como sistemas de simple flujo. Este tipo de sistemas es común observarlo mientras caminamos en la calle, pero no son capaces de controlar la entrada de aire.

En la actualidad, los edificios se han visto más estancos lo que implica que la ventilación de simple flujo deba preverse a través de bocas de entrada de aire con el fin de garantizar que la extracción de aire nuevo no sea escasa.

Tratamientos que se emplean en los sistemas de doble flujo

  1. Filtrado

Un buen filtrado es imprescindible en un sistema de aire. Para ello un buen filtrado debe evitar que se introduzca polvo, insectos y partículas dentro del local. El grado y calidad del filtrado dependerá del punto de extracción de donde se pretende conseguir el aire, por ello también es importante que el filtrado que utilicemos limpie el aire de extracción. 

  1. Calefacción

En ocasiones el aire frío puede significar un gran problema para nosotros y nuestro local, con frecuencia el aire de entrada puede llegar a calentarse a una temperatura que nos proporciona confort. Sin embargo, este es el motivo principal por el que debemos tener una calefacción, ya que de esta forma podremos mantener una temperatura estable. 

  1. Refrigeración

Tal cual como en la calefacción, el aire también puede enfriarse a través de su entrada con la ayuda de baterías de enfriamiento, esto puede provenir de expansiones directas o agua fría.

  1. Humidificación o deshumidificación de aire

Aunque esto suele ser menos frecuente, es posible eliminar o añadir humedad en las entradas de aire. De esta manera puede adecuarse la humedad en bajos estándares y porcentajes para obtener confort.

  1. Recuperación de calor

El calor forma parte de los sistemas de ventilación y, en cuanto a la recuperación de este; el método e intención es regular el consumo de energía. Con este tipo de tecnología el calor o frío que proviene del punto de extracción o entrada puede regular el consumo eléctrico de los ventiladores. 

Los recuperadores de calor son capaces de recuperar hasta un 90% del calor sensible del aire desde la extracción. 

De sistemas de climatización, ventilación, protección contra incendios, fontanería y electricidad en ámbitos domésticos, para la industria, retail y edificios u oficinas.

Artículos relacionados: