Buscar artículos

¿Qué hago para que mi casa no sea tan fría sin poner la calefacción? Las 9 recomendaciones

Ventila correctamente, coloca los muebles con cabeza, aprovecha el sol..., ¡y mucho más!

Toja-Fred Publicado: 14 de marzo de 2022

De vez en cuando, nos encontramos hogares fríos. Y no hablamos de la estética o de apariciones fantasmales, sino de sensaciones térmicas. Y es que sale muy caro, y cada vez más, poner la calefacción todos los días a todas horas. 

Si tu hogar se encuentra en esta situación, ¡estás de suerte! En este artículo, te ofrecemos una serie de recomendaciones para que no tengas tanto frío continuamente. Pero, ¿cuáles son? Si quieres descubrirlo, ¡sigue leyendo para no perdértelo! A continuación, te lo contamos. 

¿Cuándo poner la calefacción en el hogar?

Lo creas o no, en 2011 se creó una organización con la finalidad de potenciar el ahorro energético en viviendas, oficinas y en el uso del automóvil. Hablamos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía o IDAE. 

Este organismo adscrito al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, nos dice cuándo es mejor poner la calefacción: cuando ocupamos la casa. Eso sí, una vez no estemos en ella, debemos apagarla, así como tenemos que apagarla durante la noche. Aun así, si el frío es tal que necesitas tener la calefacción puesta por la noche, el termostato debería estar entre los 15 °C y 17 °C. 

Instala una doble ventana

Muchas veces, el frío se escapa por las ventanas. Por lo general, si estas no están bien aisladas, pueden ser la causa de un hogar tan frío. Lo que puedes hacer es aumentar el grosor del cristal. 

Pero otra opción es instalar una ventana doble o doble ventana, por la que seguro que no se escapa el calor del hogar. Además, las dobles ventanas ofrecen otras muchas ventajas, como son:

  • Buen aislamiento acústico
  • La cámara de aire entre las dos ventanas actúa como aislante, así que mantendrá el frío y el calor en la vivienda
  • Ahorra energía, lo que se traduce en un ahorro económico
  • Se usará menos el aire acondicionado y la calefacción, lo que también supone un ahorro económico
  • En definitiva, habrá un mayor confort térmico en la vivienda

Aísla las paredes

Si bien es cierto que la obra de aislar las paredes es muy tediosa y costosa, puedes llegar a ahorrarte un 45% en calefacción y aire acondicionado, lo que se verá reflejado en la factura de fin de mes. En otras palabras, a la larga merece la pena, aunque no lo parezca a corto plazo.

Ventila correctamente

Ventilar es imprescindible en el día a día, sobre todo desde el COVID-19. Pero no se puede hacer a la ligera. Lo que recomiendan los expertos es ventilar a primera hora de la mañana. A no ser que sea invierno, porque entonces lo ideal es ventilar en torno al mediodía, cuando incida más el sol. Y en verano podemos ventilar por la noche, momento en que las altas temperaturas bajan, aportando algo más de fresco. 

Pero, ¿durante cuánto tiempo debemos ventilar? Ni dejar todo el día las ventanas abiertas ni ventilar durante medio minuto son opciones adecuadas, eso está claro. Con 5 minutos al día es más que suficiente. 

Aprovecha el sol abriendo cortinas y subiendo persianas

Lo más recomendable es bajar las persianas y cerrar las cortinas por las noches, pero lo mejor que podemos hacer durante el día es aprovechar la luz del sol. Sobre todo esto será útil si la casa está orientada al norte

Utiliza alfombras

Desde hace unos años, las personas se resisten a colocar alfombras en sus hogares. Esto se debe a que hacen más pequeños los espacios, recogen mucho polvo, necesitan una limpieza y un mantenimiento, son difíciles de combinar… 

Pero las alfombras convertirán el suelo en un suelo aislante, que conserve las altas temperaturas, etc. Hará, además, el suelo más caliente y confortable que el material del que está hecho. 

Si dudas sobre si poner o no una alfombra en tu hogar, debes saber que no solo tiene la ventaja de aportar calidez:

  • Es una buena herramienta para delimitar espacios
  • Las alfombras son acogedoras y cómodas
  • Es una manera de ampliar las habitaciones, por ejemplo, escogiendo colores claros
  • Protegen el suelo
  • Amortiguan el sonido, así que no solo sirve como aislante térmico, también acústico

Sella los huecos

Parece que no, pero los huecos y las grietas que hay en las ventanas, que parecen inofensivas, no tienen nada de inofensivas. De hecho, son una de las razones principales por las que un hogar se vuelve frío

Así que si sellas los huecos de las ventanas, ya sin necesidad de instalar una doble ventana, ahorrarás energía y dinero. 

Instala cortinas gruesas

Las cortinas parecen tener una función estética, además de dar privacidad a las casas. Pero también pueden aportar calor a los espacios. Así que, si tu hogar es frío, no dudes en instalar cortinas gruesas o térmicas. En invierno mantendrá el calor y, en verano, mantendrá el fresco. 

Coloca los muebles con cabeza

Pocos hogares tienen en cuenta la colocación de los muebles cuando hablamos de ahorrar energía y no dejar escapar el frío o el calor. Pero es algo muy útil, así que planifica tu hogar de tal manera que los muebles faciliten la circulación de las corrientes de aire, tanto frías como calientes. Un ejemplo de esto es que no debes colocar muebles en frente de los radiadores. 

Toja-Fred

Martorell

Ver perfil profesional

  • Contactar por correo

  • Llamar por teléfono

https://toja-fred.es/

Nuestros clientes confían en la eficiencia y profesionalidad de nuestros equipo, contamos con una amplia experiencia en el sector, además tenemos el equipo y herramientas necesarias para llevar a cabo proyectos satisfactoriamente con nuestros propios recursos.

Ofrecemos un servicio de calidad, siempre combinando estética y el mayor confort.

Ver perfil profesional

  • Contactar por correo

  • Llamar por teléfono

Más artículos sobre Construcción y Reformas