Claves para el mantenimiento de instalaciones eléctricas del hogar

| |

Tipos de instalaciones eléctricas

Los sistemas eléctricos suelen ser de dos tipos: monofásicos y trifásicos.

El sistema eléctrico monofásico es aquel que se encuentra distribuido mediante dos conductores: un conductor que llega de la distribuidora local y otro que es el neutro

En ese sentido, la tensión característica de España es de 220 voltios y su frecuencia es de 50 Hz. Es de destacar, que este tipo de sistema eléctrico solo alimenta a las instalaciones cuya carga se encuentra por debajo de los 10 KW.

Respecto al sistema eléctrico trifásico, el mismo se ejecuta mediante tres conductores de fase y un conductor neutro. Este emite una tensión de 380 voltios, cuya frecuencia es de 50 Hz. En ese sentido, el mismo puede alimentar instalaciones que llegan a superar los 10 KW, y su equipamiento requiere una alimentación del tipo trifásica.

Capacidad del sistema eléctrico

Cuando se conoce con certeza la carga instalada, la misma es fundamental para llegar a determinar las protecciones adecuadas que requiere una instalación

Además, si el calibre de los conductores de alimentación son los adecuados, se podrá iniciar la identificación de los circuitos, además del relevamiento de los puntos de conflicto.

Es importante señalar que, para calcular el amperaje de un sistema eléctrico monofásico, se deberá emplear la fórmula: Vatios/Voltaje= Amperes

Respecto a un sistema eléctrico trifásico, la fórmula será la siguiente: vatios/voltaje x √3= Amperes.

Componentes de instalaciones eléctricas interiores

Las instalaciones eléctricas interiores están compuestas por: 

  • La acometida
  • Los tableros
  • Los circuitos

Aquí, la acometida y el medidor se encuentran ubicados en un lugar accesible. De esa manera, se podrá ejecutar la lectura del medidor, y los trabajos de mantenimiento.

Respecto a los tableros, los mismos pueden ser de diversos tipos, tales como: tableros auxiliares, tableros generales, de distribución, de control y de comando. Estos cumplen la importante función de manejar las instalaciones eléctricas.

En último lugar se encuentran los circuitos. Estos dependerán del sistema que se tenga, además de los requerimientos del mismo. Estos están conformados por:

  • Terminales: enchufes e interruptores
  • Conductores: cables de tránsito eléctrico
  • Canalizaciones: electroductos, embutidos, externos, subterráneos y en bandejas

La instalación eléctrica, en general, se encuentra conectada a las redes de distribución, a través de un empalme subterráneo o aéreo.

Instalaciones eléctricas en viviendas: importancia del mantenimiento preventivo

Las instalaciones eléctricas son sistemas que se encuentran funcionando diariamente en edificios, viviendas, hospitales, escuelas, naves industriales, oficinas y muchos más. 

Cuando se realizan los debidos mantenimientos en este tipo de instalaciones, se obtiene una gran cantidad de ventajas. Estas pueden ser la mejora en el rendimiento de los equipos, el ahorro de dinero, la disminución en el consumo de energía, hasta el poder salvar vidas.

Si este tipo de instalaciones eléctricas no tienen el adecuado mantenimiento o reparación, generará muchas muertes al año, debido a accidentes por electrocución e incendio.

En el caso de los edificios públicos y privados, estos tienen por ley una normativa de las instalaciones eléctricas. Las mismas se encargan de regular el mantenimiento y reparación de las instalaciones eléctricas. Esta normativa se debe cumplir de manera obligatoria, y la misma vela por la seguridad en general de las personas.

En ese sentido, será relevante que los propietarios y personas que residen en cada vivienda o edificio, se encuentren atentos a los problemas que puedan presentarse con las instalaciones eléctricas. 

Funciones principales del mantenimiento

Las funciones principales del mantenimiento son las siguientes.

  • Fallos: cuando se ejecuta el mantenimiento preventivo, se minimizan las fallas.
  • De cuidado: con este tipo de acciones podrás vigilar el estado de las instalaciones eléctricas, constatando que se encuentren en perfecto estado.
  • Detección temprana: aquí podrás detectar cuando estas instalaciones estén sufriendo el envejecimiento prematuro. De esa manera se podrán prevenir accidentes.

Claves para el mantenimiento de instalaciones eléctricas

Una de las claves para el mantenimiento de las instalaciones eléctricas, es el mantenimiento rutinario. Este consiste en realizar determinadas labores básicas, como limpiezas, apretar tornillos, inspecciones visuales o verificación de la temperatura en disyuntores y conductores. De esta manera, se evitará en la instalación eléctrica fallas y defectos, para de esa manera prevenir accidentes. 

Redacción Clic&Post