¿Cómo se tramita una cédula de habitabilidad?

| |

¿Qué es la cédula de habitabilidad?

La cédula de habitabilidad es definida por el Ministerio de Fomento, como el documento que se encarga de certificar la legalidad de una vivienda. El mismo, deberá ser tramitado por un arquitecto o aparejador, el cual se encargará de constatar que la vivienda reúna los siguientes requerimientos:

  • Que la vivienda presente una superficie útil
  • Que la vivienda tenga los respectivos equipamientos
  • Que la vivienda con los demás requisitos exigidos por las autoridades competentes.

Es necesario aclarar, que este certificado de habitabilidad también se denomina, “Licencia de ocupación”. Este se necesitará además, para ejecutar operaciones de trasmisión, y dar de alta a determinados suministros.

Requisitos para obtener la cédula de habitabilidad

Dependiendo de la comunidad autónoma donde habites, la cédula de habitabilidad podrá variar. Pero los requerimientos comunes en todas las comunidades autónomas, son:

  • Que la vivienda cuente con una superficie útil
  • Que la vivienda cuente con la distribución del espacio
  • Que la vivienda cuente con una altura mínima exigida, la cual podría variar de un espacio a otro.
  • Que el inmueble aparezca registrado en catastro, destinado a uso de habitación.
  • Que el inmueble o vivienda se encuentre en excelente estado de salubridad
  • Que el inmueble ofrezca seguridad

Tipos de cédula de habitabilidad

La cédula de habitabilidad está conformada por 3 tipos, y estos son:

  • Cedula de habitalidad de primera ocupación: Se trata de la primera ocupación, la cual es entregada por el ayuntamiento al promotor.
  • Cédula de habitabilidad de primera ocupación por rehabilitación: Se trata de viviendas que se les ha hecho grandes reformas.
  • Cédula de habitabilidad de segunda ocupación: Estas son viviendas edificadas, y que ya fueron habitadas con anterioridad.

Vigencia de la cédula de habitabilidad

La vigencia de la cédula de habitabilidad tiene un tiempo estipulado; este tiempo dependerá de la comunidad autónoma donde se encuentre. La misma casi siempre suele ser de 15 años, y esta dependerá de la fecha en la cual fue otorgada:

  • Cédulas de primera ocupación: Las otorgadas en el año 2004, tuvieron una vigencia de 10 años; actualmente estas cédulas caducaron. Además, las que se otorgaron entre los años 2004 y 2012, tienen una vigencia de 15 años; y las posteriores al año 2012, tienen una vigencia de 25 años.
  • Cédulas de segunda ocupación y rehabilitación: Para estas la vigencia a nivel general es de 15 años.

La causa por la cual las cédulas de primera ocupación son superiores a las de segunda ocupación, estriba en la exigencia de las garantías en la vivienda o edificación. En ese sentido, se espera que la vivienda se conserve en mejores condiciones por más tiempo.

Si actualmente tu cédula de habitabilidad ya caducó, y además deseas vender tu inmueble, o simplemente dar de alta suministros, para ello requerirás de la renovación de este documento. 

¿Cuándo es necesaria la cédula de habitabilidad?

La cédula de habitalidad deberás presentarla, en los siguientes casos:

  • Cuando desees vender  o alquilar tu vivienda
  • Cuando tengas que dar de alta a los servicios, tales como: luz, agua, electricidad o gas.

Es necesario destacar, que en determinadas comunidades autónomas, no se hace necesario cumplir con estos requisitos. En ese sentido, es recomendable que sometas a tu inmueble a una inspección, para que de esa manera obtengas un certificado de óptimo estado. Además, no tendrás que solicitar la cédula de habitabilidad ante las autoridades competentes.

¿Cómo tramitar la cédula de habitabilidad?

Como requisito fundamental para que puedas solicitar la cédula de habitabilidad, se hará necesario que contrates a un aparejador colegiado, o arquitecto. Este se encargará de visitar tu inmueble, para así comprobar que cumpla con los requisitos que exige la comunidad autónoma a donde pertenece.

Luego de que este experto realice la inspección, se dispondrá a emitir un certificado, el cual deberá estar visado por el Colegio de Arquitectos. Con este certificado, podrás dirigirte ante las autoridades competentes para que te otorguen la cedula de habitabilidad del inmueble. Es importante aclarar, que este trámite podría tardar hasta 3 meses.

Además, en determinados ayuntamientos te permitirán sustituir esta certificación, por una “declaración responsable”. Pero lo más recomendable es que contrates un arquitecto, para que así evites riesgos innecesarios.

En  Alcaide Rehabilitació i Reformes Integrals nos dedicamos a la rehabilitación y reformas de todo tipo de edificaciones. Entre nuestros servicios destacan las impermeabilizaciones y restauraciones de fachadas en la comarca del Garraf.

Con sede en Vilanova i la Geltrú ponemos a tu disposición personal altamente cualificado con una dilatada experiencia en el sector, con el fin de satisfacer tus necesidades y ajustándonos a todos los bolsillos.