El documento que acredita que tu vivienda es legal: ¿qué es la cédula de habitabilidad?

| |

La cédula de habitabilidad, también conocida como licencia de ocupación, es un documento administrativo que acredita que una vivienda tiene los requisitos higiénicos y sanitarios mínimos. Es decir, tienes las condiciones básicas para ser habitada.

Este documento lo piden a la hora de contratar servicios y suministros, pero también cuando se va a vender o alquilar.  

Aunque parece algo sencillo, lo cierto es que nada más lejos de la realidad. La cédula de habitabilidad tiene que reunir una serie de requisitos, se necesita para algunos trámites, hay diferentes tipos… A continuación, te contamos todo lo que tienes que saber sobre este documento administrativo.

¿Cuáles son los requisitos para obtenerla?

Tal y como dice el Ministerio de Fomento, la cédula de habitabilidad es el documento que asegura que la vivienda es legal. No lo puede certificar cualquiera, sino un profesional como un arquitecto o un aparejador. 

Los requisitos a cumplir son los siguientes:

  • El inmueble tiene una superficie útil
  • Tiene una serie de equipamientos
  • Otros requisitos que la autoridad competente exija

Hay que tener en cuenta que los requisitos de la cédula de habitabilidad cambian en función de la Comunidad Autónoma. Otros elementos necesarios para obtener este documento es la distribución del espacio y una altura mínima. 

¿Cuáles son los tipos de la cédula de habitabilidad?

Dentro de este documento administrativo, encontramos tres tipos diferentes:

Cédula de habitabilidad de primera ocupación

El Ayuntamiento entregará, al promotor, una licencia de primera ocupación

Cédula de habitabilidad de primera ocupación por rehabilitación

Nos encontramos ante inmuebles que han sido objeto de una reforma importante.

Cédula de habitabilidad de segunda ocupación

Son viviendas que ya están edificadas y han sido habitadas anteriormente. 

¿Cuál es la vigencia de la cédula de habitabilidad?

Este documento tiene una vigencia determinada. Por supuesto, al igual que los requisitos, depende de cada Comunidad Autónoma. Lo habitual es que su vigencia sea de 15 años, aunque también se puede ver alterada por la fecha en que ha sido otorgada. 

  • Cédulas de habitabilidad de primera ocupación: si se han otorgado antes de 2004, la vigencia fue de 10 años, así que ya estarían caducadas. Si se han otorgado entre 2004 y 2012 la vigencia será de 15 años. Pero las otorgadas tras el 2012, tienen una vigencia de 25 años. 
  • Cédulas de habitabilidad de segunda ocupación y rehabilitación: la vigencia habitual es de 15 años. 

La razón por la que el primer caso (cédulas de habitabilidad de primera ocupación) tiene una vigencia superior, es que se exigen más garantías cuando se edifican, así que la vivienda se encontrará en condiciones óptimas durante más tiempo. 

¿Cuándo se necesita la cédula de habitabilidad?

Tanto si te ha caducado el documento y estás pensando en renovarlo, como si no lo tienes, es importante conocer cuándo vas a necesitarlo

Habrá que presentar la cédula de habitabilidad cuando quieras vender o alquilar la vivienda, así como cuando quieras contratar servicios como el agua, luz o gas. 

Pero, de nuevo, esto varía en función de la Comunidad Autónoma, ya que no en todas se necesita dicho documento para esos trámites. De todas formas, nada te impide solicitarlo aunque no lo necesites, y nunca está de más. 

Bienvenido a Áttic Arquitectura.

Empresa con amplia experiencia en el sector, formada por un Arquitectos, Ingenieros y Interioristas altamente cualificados, encontramos la satisfacción de nuestros clientes participando de sus proyectos con un trato próximo y comprometido.

Con sede en Vilanova i la Geltrú, focalizamos nuestra actividad en la misma ciudad cómo en la Comarca del Garraf.

En ésta página podrás encontrar todos los servicios que llevamos a cabo, no dudes en contactárnos, estaremos encantados de atenderte y trabajar conjuntamente.

¡Te esperamos!