¿Cómo cambiar la cinta de una persiana enrollable? Paso por paso

| |

Las persianas son algo esencial en nuestro hogar. Y las más habituales son las persianas enrollables. Pero, ¿cuál es el problema? Este es que, pese a tener la gran ventaja de ser más económicas que otras, son más susceptibles a daños. 

Por ejemplo, es muy común que necesites cambiar la cinta de la persiana enrollable porque ha surgido cualquier problema en el mecanismo, esté vieja, prefieras otro estilo…

Y es que quedarte sin una persiana útil no es una opción, puesto que esta sirve para regular la cantidad de luz que entra en la vivienda, la temperatura del interior del hogar… Incluso, en ocasiones, se utiliza por el componente de seguridad que aporta a la casa. 

De todas formas, es un alivio saber que casi todos los componentes de las persianas se pueden reparar y sustituir. De hecho, hasta lo puedes hacer tú. Es por esto que, a continuación, te contamos paso a paso cómo cambiar la cinta de una persiana enrollable. Sigue leyendo y, ¡suerte!

Saca el eje del cajón

Para abrir el eje de la persiana en el cajón, has de destornillar la tapa. Otra opción es hacer palanca con la punta de un destornillador plano. Posteriormente, baja por completo la persiana. 

De esta manera, podrás desmontar el eje y extraer la persiana. Es el momento de sustituir las lamas rotas, en caso de que haya alguna en mal estado. 

Es ahora cuando puedes quitar los flejes que vinculan las lamas con el eje. En caso de que la ventana sea muy antigua, quizás tiene atornillados o atados de alguna manera los trozos de la cinta que son los tirantes. Puedes cortarlos o desatornillarlos en función de la que sea tu situación. 

Lo ideal es que tires de la cinta y la cortes por su parte interna, por el pasacintas. Esto te permite trabajar mejor y sacar el eje con la polea

Quita la cinta antigua

Tienes que quitar la cinta antigua pero, ¿cómo? Muy sencillo, ya que has de golpear con una maza de goma o alguna herramienta similar, hacia afuera. Esto debería ser suficiente en caso de que la cinta estuviera muy dura. 

Es importante tener en mente, cuando te estés haciendo con una nueva cinta, que tiene que tener el mismo tamaño que la antigua

A continuación, quita los tornillos que sostienen el recogecintas, y quita este. Tendrás que estirar la cinta hasta llegar al final del carrete, con una mano tirando mientras que con la otra lo sujetas, evitando así que se enrolle. 

Sierra las lamas

Aunque los tamaños de las lamas suelen ser estándar y servir para gran cantidad de modelos, puedes cortarlas a tu medida, ya sean de aluminio o de PVC. Para que el resultado quede uniforme, siempre puedes medir y marcar con rotulador la longitud que buscas. 

Pon lamas y cintas nuevas

En este nuevo paso, tendrás que quitar los topes de las persianas. Para ello, necesitarás un destornillador. Utiliza guantes mientras sacas la persiana de las guías, por el cajón. 

Puedes introducir los nuevos flejes en la ranura de la última lama, calculando la distancia que has de guardar para que la persiana sube y baja lo mismo de derecha a izquierda. Es en este momento cuando puedes meter la persiana a través del cajón y las guías. 

Los flejes tendrás que colocarlos en el eje, enrollando la persiana manualmente. Así, hasta que esta se encuentre recogida y enrollada por completo en el cajón. Además, tendrás que meter la nueva cinta por el pasacintas superior. Mientras, sujeta la cinta a la polea y atorníllala por un orificio natural. Aunque, para esto último, puedes simplemente pasarla y anudarla. 

Después, baja la persiana y comprueba que funciona correctamente. El otro extremo de la cinta lo tendrás que pasar por el pasacintas del retenedor, mientras sujetas en el extremo al tornillo o lengüeta. Pero ten en cuenta que tendrás que girar todo el carrete, toda la cinta, hasta que el muelle se encuentre en total tensión. 

Atornilla el retenedor de cinta y vuelve a comprobar que todo funciona como debería

Profesionales con más de 20 años de experiencia en el Sector, nos avalan la gran calidad en los trabajos realizados, así como la satisfacción de nuestros clientes.
Disponemos de varios tipos de vehículos, para que nuestros trabajadores se puedan desplazar con una mayor agilidad y rapidez, con el objetivo poder atender a nuestros clientes de forma rápida y precisa.
Utilizando como por ejemplo unas motos scooter, que nos proporcionan una gran agilidad para poder darnos un mayor movimiento.
Para la mayoría de nuestra reparaciones de persianas y dar nuestros mejores presupuestos de manera presencial a nuestros clientes, acortando de esta manera el tiempo de respuesta entre las citas de nuestros clientes.
Igualmente disponemos de furgonetas para poder hacer trabajos mas específicos como son los de sustitución de persianas y ejes, y poder desplazarnos con todo el material que necesitamos para hacer un adecuado trabajo con una gran calidad.