Asbestos: sus diferentes nombres y el porqué de su peligrosidad

| |

Los asbestos reciben diferentes nombres en función de sus usos o naturaleza. En esta entrada se habla de ellos y del porqué de la peligrosidad del material

Los asbestos son denominados de diferentes formas, pero no dejan de ser igualmente peligrosos. El asbesto es un material debe tratarse con sumo cuidado y bajo unas actividades específicas. De lo contrario, la población y los propios operarios estarían expuestos a padecer enfermedades graves. ¿Por qué son tan peligrosos y tienen diferentes nombres?

Sus diferentes denominaciones

Asbesto es el nombre que se le da a un grupo de seis minerales metamórficos fibrosos, además, suele utilizarse el término amianto para referirse a ellos. También hay que tener en cuenta que, de forma popular, se conoce a este material como uralita. Este es el nombre de una empresa española especializada en la producción de materiales de construcción, entre ellos el propio asbesto.

Además, hubo un tiempo en el que el fibrocemento contenía asbesto en su composición, ya que servía como fibra reforzante. No obstante, una vez que se demostró su potencial cancerígeno, se procedió a sustituirlo. 

Junto a esto, las seis variantes del amianto se nombran en función del mineral que las constituye. La más popular es el amianto blanco o crisotilo, le sigue el de color azul o crocidolita, el marrón viene de la amosita grunerita, el amarillo se obtiene de la antofilita, el gris de la tremolita y; por último, el amiantoactinolita. Todos los minerales pertenecen al grupo de los anfíboles, salvo la crisolita que está en el de las serpentinas.

¿Por qué el amianto es tan peligroso?

Este material de construcción tiene una mala reputación en casi todo el mundo, pese a las cualidades físicas que presenta. El principal problema que representa viene dado por su propia composición. Al sacudirlo o partirlo, se desprenden pequeñas fibras que quedan suspendidas en el aire. Su tamaño es tan minúsculo que pueden inhalarse sin mayor dificultad, lo que puede desencadenar diferentes problemas de salud.

Las fibras tienden a ir a parar a los pulmones causando cicatrices internas y, además, se van acumulando poco a poco hasta dificultar la respiración. Sin embargo, el asbesto está reconocido como un cancerígeno por sí solo o en presencia de otros materiales. Es común que cause cáncer de pulmón y de laringe, y en mujeres llega a afectar a los ovarios.

Además de esto, la exposición prolongada puede causar asbestosis, una enfermedad inflamatoria que afecta los pulmones, impide una respiración adecuada y es crónica. Incluso llega a modificar la pleura o los pulmones, causando engrosamientos o la acumulación anormal de líquido.

Así que, el riesgo de contraer una enfermedad grave al manipular este material es bastante alto. Por esto, es necesario contar con una empresa autorizada para desamiantado, ya que la manipulación se hará de forma adecuada, respetando la legalidad vigente y reduciendo al mínimo las posibilidades de inhalar este material tan peligroso.

En definitiva, los asbestos deben manipularse con el cuidado que exigen para evitar que sus fibras lleguen a inhalarse. Esta es una razón suficiente para contratar los servicios de una empresa especializada, la cual desmantelará este material y lo eliminará de tal manera que no resulte problemático para nadie.

Romà Infraestructures i Serveis es una empresa operadora global de infraestructuras con 45 años de experiencia en el sector. Cubrimos de forma transversal la construcción de un amplio abanico de proyectos. Contamos con una sólida trayectoria produciendo materia prima para la construcción y somos expertos en gestión y reciclaje de residuos de la construcción.

Sin alejarnos de las soluciones medioambientales, en Romà Infraestructures i Serveis somos especialistas en el desmontaje, transporte y gestión de productos derivados del amianto. Disponemos de personal técnico formado por profesionales con un profundo conocimiento y experiencia, contando con toda la maquinaria necesaria para desamiantar cualquier tipo de infraestructura.

Artículos relacionados: