Las consecuencias del amor romántico: ¿cómo acabar con la dependencia emocional?

| |

Llamamos dependencia emocional a un estado psicológico en el que hay una dependencia afectiva o sentimental consistente en comportamientos adictivos en una relación interpersonal (ya sean familiares, de pareja o de amistad, aunque se da sobre todo en el segundo caso). 

En este tipo de relaciones no hay simetría entre los roles que asume cada individuo. 

Dentro de este patrón psicológico encontramos el temor a la separación, las dificultades para tomar decisiones propias, la imposibilidad de mostrar desacuerdo por miedo a la pérdida de apoyo y desaprobación, la incomodidad estando solo, la incapacidad de cuidar de uno mismo… 

Si bien es cierto que todo ser humano necesita un afecto básico, ya que está entre nuestras necesidades básicas, surge la dependencia emocional cuando hay ciertas conductas patológicas y desproporcionadas

En definitiva, la dependencia emocional se convierte en algo similar a una adicción. De igual forma que un drogadicto necesita su dosis, la persona dependiente necesita a la persona de la que depende. 

Aquí aparecen mecanismos de refuerzo positivo, como en todas las adicciones, lo que hace que haya una dependencia psicológica incontrolable

Una vez explicado qué es la dependencia afectiva, vamos a hablar de sus causas y tratamientos. 

Causas de la dependencia emocional

Aunque las razones para que se de la dependencia emocional son muchas y no tienen por qué ser únicas y exclusivas del sujeto, hay una que encontramos en la sociedad y hace mucho daño.

Esta es la idea del amor romántico y sus tópicos, algo que lleva siglos entre nosotros y en lo que se apoya la dependencia emocional. Es por esto que surge la idea de “la media naranja”, la idealización, la idea de complementariedad… Y, por tanto, un vínculo asimétrico y disfuncional. 

Pero encontramos otras tres causas más comunes y frecuentes (y más fáciles de detectar y tratar en el sujeto que la idea del amor romántico).

Baja autoestima

Lo más habitual es que las personas dependientes tengan una baja o nula autoestima. Han aprendido a desvalorizarse sistemáticamente, son críticos consigo mismos, se sienten inferiores y culpables constantemente. 

Es decir que, frente a la pareja, se sienten inferiores e inútiles, favoreciendo la asimetría de los roles. 

Miedo a estar solo

Aquellos individuos que son dependientes o bien no saben estar solos o bien la idea les resulta insoportable e inconcebible. Es por esto que necesitan estar siempre acompañados, sea buena o mala la calidad de la compañía. 

Es muy común que las personas dependientes se encuentren en relaciones liana. O, lo que es lo mismo, pasen de una relación a otra para evitar estar solteros. 

Estado de ánimo negativo

Las personas con apego patológico suelen tener ansiedad y/o depresión

Tratamientos de la dependencia emocional

Una vez explicadas las razones por las que una persona se vuelve dependiente emocionalmente, se pueden ver los tratamientos para dicho apego

Como hemos dicho, la baja autoestima, el miedo a estar solo, la ansiedad y la depresión, pueden hacer que una persona dependa emocionalmente. Así que, tanto para prevenir como para curar, habrá que enfocar la terapia a esos aspectos: aumentar el amor propio, aprender a estar con uno mismo, manejar la ansiedad y tratar la depresión. 

Aun así, hay diversas técnicas con las que se puede contar, y estas las elegirá o combinará el terapeuta en función de cada caso. 

Algunos de los tratamientos son la terapia EMDR, la hipnosis clínica, la EFT, la terapia de pareja o la terapia de crecimiento personal

Me llamo Elena García González y soy psicóloga sanitaria y forense (M-27600).

Puedo recibirte para consulta y terapia en

Móstoles (Pradillo) y Madrid (zona centro)