Síndrome de Tourette: impulsos que no se pueden controlar

| |

La enfermedad del Síndrome de Gilles Tourette, es un trastorno que presenta movimientos repetitivos o tics no deseados, los que cuales se caracterizan por ser casi incontrolables. La persona que lo padece puede presentar parpadeo, encogerse de hombros, decir palabras ofensivas a las personas o emitir sonidos extraños.

Estos tics suelen presentarse entre 2 y 15 años; sin embargo la edad promedio estimada es a los 6 años.

Además, estudios han demostrado que los hombres tienen aproximadamente, entre 3 o 4 veces más probabilidad para desarrollar esta enfermedad.

Vale la pena destacar, que el Síndrome de Tourette a pesar de que no tiene cura, puede ser tratado y controlado, donde los tics podrán disminuirán, luego de 10 años. No obstante, existen personas que presentan síntomas leves de este síndrome, por lo cual no requerirán de ningún tipo de tratamiento

Síntomas

Los síntomas de este padecimiento pueden variar de leves a graves.

Entre los síntomas que presenta el Síndrome de Tourette, se encuentran: Tics, movimientos, sonidos repentinos, y palabras ofensivas.

Los síntomas graves, podrían limitar la calidad de vida de las personas que la padecen, interferir de manera significativa en la comunicación y además, en el desenvolvimiento cotidiano.

Los tics que se desarrollan con esta enfermedad, se clasifican en:

  • Tics simples: Estos se dan en las personas de manera repentina, breve y repetitiva. Estos incluyen un número limitado de grupos musculares.
  • Tics complejos: Estos patrones obedecen a movimientos coordinados y también diferentes. Este tipo de tics incluyen varios grupos musculares.

Tics motores y vocales comunes en el Síndrome de Tourette

Los tics de quienes sufren el Síndrome de Tourette, involucran: tics motores y tics vocales; sin embargo, el espectro del tics que presentan las personas es diverso.

Tics motor simple

Entre los tics simples asociados a esta enfermedad, se tienen:

  • Parpadeo de los ojos
  • Sacudir la cabeza
  • Encoger los hombros
  • Dar movimiento a los ojos de forma repentina
  • Retorcer la nariz
  • Efectuar movimientos con la boca

Tics motor complejo

Los tics complejos asociados a esta enfermedad, son los siguientes:

  • Oler y tocar objetos
  • Repetición de movimientos observados

Tics vocal simple

  • Resoplar
  • Toser
  • Aclarar la garganta
  • Ladrar

Tics vocal complejo

  • Repetición de palabras o frases propias
  • Repetición de palabras o frases de otros
  • Emplear palabras obscenas

Además, estos tics podrán:

  • Variar según el tipo
  • Variar según la frecuencia y gravedad.
  • Agravarse si la persona está enferma, estresada o cansada
  • Podrían manifestarse durante el sueño
  • Podrían cambiar con el tiempo
  • Agravarse en la adolescencia y mejorar en la adultez

Causas

Actualmente se desconocen las causas exactas que desencadenan el Síndrome de Tourette.

Es un tipo de trastorno complejo que se desencadena por causas genéticas y ambientales. Se cree que las sustancias como la dopamina y la serotonina, las cuales son neurotransmisores, podrían estar involucradas en el desencadenamiento del Síndrome.

Factores de riesgo

Entre los factores de riesgos que presenta el Síndrome de Tourette, se encuentran los siguientes:

  • Factores hereditarios: El tener familiares que padezcan el Síndrome de Tourette, puede aumentar  el riesgo para que se desarrolle esta enfermedad.
  • Factores referentes al sexo: Los hombres presentan entre 3 y 4 veces, más posibilidad que se desarrolle en ellos el Síndrome de Tourette.

Complicaciones

Las personas que padecen el Síndrome de Tourette, generalmente tienen vidas sanas y activas.

No obstante, esta enfermedad puede exponer a quienes la padecen, a enfrentarse a desafíos en cuanto al comportamiento y las relaciones sociales, afectando de esta manera su autoestima.

Existen enfermedades asociadas a este Síndrome, entre las cuales se tienen:

  • TDAH: Trastorno por hiperactividad y déficit de atención
  • TOC: Trastorno por obsesión y compulsividad
  • Trastorno autista
  • Dificultades en cuanto al aprendizaje
  • Trastornos de sueño
  • Cuadros depresivos
  • Trastornos de ansiedad

Cuándo consultar al médico

Muchos niños desarrollan en su infancia algunos tics que desaparecen al cabo de semanas o meses, es decir, que no todos los movimientos inusuales que pueda presentar un niño, necesariamente están asociados al Síndrome de Tourette. Sin embargo, si observas en tu hijo movimientos extraños, además de sonidos involuntarios, debes llevarlo a la consulta con su pediatra de forma inmediata.

Mediante un trato personalizado y con una absoluta confidencialidad te guiaré en la búsqueda de soluciones y en el aprendizaje de técnicas y estrategias científicamente probadas que te ayudarán a alcanzar el bienestar emocional y a recuperar tu satisfacción vital.

Artículos relacionados: