Buscar artículos

La reacción ante una amenaza: ¿qué puede generar un trauma?

Psicologia Leticia Gutierrez Publicado: 3 de diciembre de 2021

Cada vez con más frecuencia se utiliza el término “trauma”. Pero no siempre se usa adecuadamente, y lo correcto es conocer qué significa exactamente para entenderlo, así como sus causas, síntomas y tratamientos. 

A continuación, te vamos a hablar de qué es un trauma, y también cómo se puede generar. 

Pero, ¿qué es un trauma?

Un trauma es una respuesta a un evento o situación que la persona encuentra muy estresante. Esto puede ser de todo tipo, desde una guerra hasta un accidente de coche. Y resulta un problema en la persona, ya que encontrará síntomas tanto físicos como emocionales.

Hay que tener presente que no todo aquel que vive un evento muy estresante desarrolla un trauma. Y, también, que hay varios tipos de trauma

Por supuesto, la experiencia no es para todas las personas igual. Si bien hay quien encuentra y resuelve sus síntomas y traumas en unas semanas, en otros casos puede alargarse durante años. 

La Asociación Americana de Psicología comprende el trauma como una respuesta emocional a un evento terrible. Como ya hemos dicho, este “evento terrible” puede ser una guerra o un accidente de coche. 

Pero, ¿qué quiere decir que un evento es “terrible”? Porque no todas las personas experimentan las emociones de la misma manera. Es decir, para una persona un accidente de coche puede no ser terrible, mientras que para otra ir a comprar pan, lo es. 

Es por ello que hay que saber que el trauma se puede generar como respuesta a cualquier evento que la persona vea como una amenaza. Puede tratarse de una amenaza emocional o física, pero al fin y al cabo es perjudicial. 

¿Cuáles son las causas de los traumas psicológicos?

Los eventos traumáticos pueden crear un sufrimiento significativo, sobrepasando los mecanismos naturales de los seres humanos para gestionarlo. Debido a esto, la persona tendrá fuertes reacciones emocionales, conductuales, físicas, incluso espirituales. A esto lo llamamos Estrés Postraumático.

Y, ¿qué puede generar Estrés Postraumático? La lista de posibles causas es larga y, recordamos, no es la misma para todas las personas. Aun así, te contamos algunos eventos por los que se ha podido desarrollar un trauma emocional:

  • Robos
  • Asaltos
  • Violaciones
  • Secuestros
  • Homicidios
  • Pérdida de seres queridos
  • Suicidios en el entorno
  • Violencia de género
  • La violencia intrafamiliar
  • El maltrato físico
  • Maltrato sexual
  • El maltrato psicológico
  • Acoso laboral
  • Acoso escolar o bullying
  • Accidentes de coche u otros medios de transporte
  • Problemas médicos que han dejado secuelas
  • Desastres naturales (incendios, terremotos, inundaciones, huracanes…) que han podido dejar o no resultados desastrosos

¿Qué síntomas tienen las personas que sufren Estrés Postraumático?

Para tratar adecuadamente un trauma, no solo hay que conocer la causa del mismo. También las consecuencias que este tiene, físicas, emocionales y conductuales, entre otras. Algunos síntomas que nos indican que alguien puede estar pasando por esta situación son:

Flashbacks y/o pesadillas

El “evento terrible” o la experiencia traumática, se revive de forma constante. A menudo siendo más o menos consciente de ello, pero otras veces se muestra en forma de pesadilla. 

Irritabilidad

La persona se encuentra susceptible, muy sensible a cualquier estímulo, con cambios de humor repentinos y constantes… Sobre todo en situaciones que guardan cierta similitud con la traumática. 

Nerviosismo y agitación

Las capacidades de relajación y de concentración se rebajan, ya que la persona se encuentra inquieta. 

Miedo

Hay una hipervigilancia por parte de la persona que sufre un trauma. El entorno, cualquier sonido y situación inesperada se vuelve una amenaza. 

Evitación

Se evitan lugares, actividades o personas que recuerdan al evento traumático.

Y, ¿cómo superar los traumas?

Si bien es cierto que es imprescindible conocer la causa y los síntomas de las situaciones traumáticas, lo cierto es que de poco sirve si no se intenta poner una solución. Algunas formas de afrontar los traumas son las siguientes:

Pedir ayuda profesional

Lo ideal es acudir a un especialista cuando se está pasando por un trauma. Al fin y al cabo, se trata de una situación difícil que impide crecer y desarrollarse, así como llevar con normalidad el día a día. 

Pedir ayuda a un psicólogo es la opción ideal para quienes están pasando por un trauma emocional. Es la forma idónea de orientar el malestar, aceptarlo y pasar página en la medida de lo posible. 

Contar con el apoyo de familia y amigos

Tan solo compartir la experiencia, que alguien te escuche… puede ayudar muchísimo. Compartir las emociones y no estar (ni sentirse) solo es fundamental en estas situaciones. 

Aceptar el evento traumático

Aunque sea complicado, hay que ser realista. Aceptar la situación, lo que ha generado, las emociones que se han visto expuestas y, lo más importante: acepta cómo te sientes

Cuídate

En un periodo en que nos vemos abordados por el malestar del trauma, es importante no dejarse a uno mismo por el camino. Por supuesto que puedes estar mal, pero no dejarse llevar. 

Sigue cuidando tu rutina, tu alimentación, una actividad más o menos diaria, el descanso… Es imprescindible para recuperarse del trauma. 

Acepta tus tiempos

Si estás dispuesto a recuperarte, deberás tener paciencia contigo mismo y con el proceso. No te exijas mucho, tu ritmo es el adecuado. 

Mediante un trato personalizado y con una absoluta confidencialidad te guiaré en la búsqueda de soluciones y en el aprendizaje de técnicas y estrategias científicamente probadas que te ayudarán a alcanzar el bienestar emocional y a recuperar tu satisfacción vital.

Ver perfil profesional

  • Contactar por correo

  • Llamar por teléfono

Más artículos sobre Psicología