¿Quieres montar un negocio y no sabes por dónde empezar?

| |

¿Estás cansado de ser un empleado, siempre teniendo que responder ante alguien por lo que haces? ¿Has tenido algo de experiencia a lo largo de los años y estás considerando seriamente entrar en el negocio por ti mismo?

¿No sabes por dónde empezar?

Tal vez porque hasta ahora sólo tienes una vaga idea de lo que te gustaría hacer o, lo que es más probable, porque nunca has trabajado por cuenta propia, no sabes por donde empezar a «construir la casa», cuáles son los cimientos en los que basar el proyecto que te gustaría llevar a cabo.

El primer error que podrías cometer sería renunciar a tu trabajo actual. El cambio puede no ser tan corto como crees, así que ¿por qué renunciar a un salario? Lo primero que hay que hacer, una vez que has identificado la actividad que te gustaría empezar, es mirar alrededor.

Comprender lo que el mercado demanda y dónde ubicar tu negocio. Luego será el turno de los asuntos burocráticos, los contactos con los proveedores, las autorizaciones, la apertura del número de IVA, el registro de la empresa o autónomos, etc…Pero todo esto sería inútil si no tuvieras la certeza de que tu idea funcionará primero.

Así que por eso es por lo que debes empezar: a partir de un estudio de mercado que te confirme que tu proyecto es viable.

Creación de una empresa propia: estudio de mercado 

Incluso antes de dejar tu trabajo actual, si planeas crear tu propia empresa, primero debes mirar alrededor y ver si lo que tienes en mente es factible tanto para el tipo de negocio como desde el punto de vista logístico, es decir, para el lugar donde te gustaría operar.

Si, por ejemplo, tu intención es abrir una tienda de zapatos, sería arriesgado hacerlo en una zona donde abundan las tiendas de zapatos. Pero si quieres especializarte en calzado deportivo y sólo vendes tú ese tipo de zapatos en esa zona, entonces tendrás más posibilidades de éxito.

Sin embargo, investigar con el objetivo de establecerte por tu cuenta incluye muchos otros factores. Es necesario, por ejemplo, profundizar en el conocimiento del producto o servicio que vas a proporcionar a tus clientes potenciales. Quizás tengas que realizar algún curso o alguna formación para especializarte.

Otro elemento a evaluar en esta fase preliminar es la identificación del objetivo. ¿A quién quieres dirigirte? Y, sobre todo: en la zona donde vas a trabajar, ¿hay clientes potenciales? 

Por poner un ejemplo absurdo, sería inútil pretender ser un sastre en la selva o vender artículos para personas mayores en un pequeño pueblo donde la población tiene menos de 30 años. Piensa que sería más rentable, incluso sería ideal abrir una tienda de teléfonos móviles o accesorios, si el mercado no está ya saturado. La tecnología es muy factible en estos tiempos.

Hablando del mercado saturado, cuando pienses en dónde empezar a establecer tu propio negocio, no pases por alto el aspecto de la competencia. Evalúa lo que hacen los competidores, cómo se mueven y qué tipo de clientes atienden. 

Plan de mercado 

Una vez que tengas en mano todos los elementos que acabamos de mencionar, puedes empezar a hacer tu plan de negocios, es decir, el proyecto que te gustaría desarrollar una vez que vayas por tu cuenta. ¿Por qué es importante? Al menos por dos razones, analicemos cada una.

La primera: escribir las ideas que tienes y la información recogida a través de tu investigación te ayudará a centrarte mejor en cómo empezar y dirigir tu propio negocio.

Segundo: tener un plan de negocios claro y efectivo te ayudará a encontrar más fácilmente financiadores o socios. ¿Qué tienes que incluir en ese proyecto? Por lo general, no debes dejar de incluir un resumen de lo que quieres hacer:

  • Definir el objetivo de tu actividad y cómo piensas llevarla a cabo.
  • Describir tu empresa (si trabajas solo, si tienes socios, cuántas personas piensas involucrar en la actividad, etc.)
  • Visualizar el plan operativo, financiero y de comercialización que pretendes adoptar.
  • Analizar el mercado a través de una investigación.

Creación de tu propio negocio: el lado financiero 

Cuando piensas en dónde empezar a crear tu propio negocio, seguramente piensas que lo más importante es el dinero y te preguntes: ¿Cómo piensas financiar tu proyecto? Y aunque quizás tengas suficiente capital para ponerlo en marcha, también es probable que surja otra interrogante: ¿Cómo piensas apoyarlo en los primeros años hasta que te recuperes de todo lo que has gastado en la puesta en marcha del negocio? 

También debes ser consciente de que cada mes habrá gastos fijos (alquiler, servicios públicos, personal para pagar, etc.) que tendrás que pagar por tu proyecto, y que esto se añadirá al coste de la mercancía en caso de que tengas la intención de abrir una tienda o herramientas de trabajo si quiere tener tu propio estudio. 

Tu plan de negocios es muy útil y será un arma eficaz para pedir al banco financiación para que tengas la espalda cubierta, al menos durante un cierto período de tiempo, es decir, hasta que los ingresos te permitan vivir y reinvertir, así como pagar los gastos y los impuestos. 

En la parte financiera, considera además las instalaciones de la zona en la que operas y los beneficios para el tipo de actividad que vas a realizar: deducciones, préstamos subvencionados y cualquier otra cosa. Al respecto, la elección del contador será de vital importancia. Un buen profesional contable será capaz de aconsejarte cómo emprender y cómo seguir tu camino al éxito. 

Evaluar la forma legal que quieres para tu negocio

El siguiente paso antes de lanzarte a la lucha por el autoempleo es evaluar la forma legal que quieres darle a tu negocio. Evalúa que sería mejor para tu empresa:

  • Autónomo.
  • Una sociedad limitada.

Será una elección que tendrás que hacer (posiblemente junto con el asesor financiero que hayas identificado) antes de establecerte por tu cuenta.

Estudia las características de cada una de estas opciones y valora la que mejor se adapte al proyecto que tienes en mente. 

MARGISA ASESORES es una asesoría laboral, fiscal y contable, con mas de 20 años de experiencia en la prestación de servicios a empresas y profesionales.

Artículos relacionados:

Deja un comentario