¿Qué tipos de violencia de género pueden existir?

| |

La violencia de género involucra maltrato verbal y físico, los cuales pueden ser leves o agudos. Estos están conformados por insultos, vejaciones, golpes o puñetazos. Sin embargo, existen diversos tipos de violencia de género, y en algunas ocasiones son difíciles de evidenciar. 

¿Qué se entiende por violencia de género? 

La violencia de género está tipificada como aquella ruptura o vulneración del bienestar psíquico, físico o vinculante de una persona. Para ello, se utiliza de forma abierta e intencional la agresión verbal o la fuerza física, cuyo objetivo es causar daño, intimidar, someter o manipular a la persona objeto de violencia. 

Tipos de violencia de género

La violencia de género presenta diversas actitudes y actuaciones que llegan a causar un daño irreversible a la persona que lo recibe. Entre los tipos de violencia más comunes están: 

Violencia física 

Es el típico modo de violencia, representado por una actitud machista. En esta se produce daño físico a la víctima, mediante una agresión directa, compuesta por golpes, fracturas, puños, patadas, rasguños y heridas. 

Esto puede conllevar a una incapacitación física y, en casos más severos, puede llegar hasta la muerte

Violencia psicológica 

Cuando se usa este tipo de violencia, la víctima es menospreciada y humillada, ya que la intención es que se sienta inferior. 

Esto le produce una afección psicológica que puede generar traumas, porque los insultos y ofensas son realizados en cualquier lugar. Esta violencia psíquica se practica para crear indefensión, control y manipulación

En este tipo de violencia es importante destacar la Luz de gas o Gaslight. Consiste en un maltrato psicológico que se reconoce de las siguientes maneras: 

  • Se menosprecia o se ridiculizan los puntos de vista de la persona en público y en cualquier lugar. 
  • Se logra anular la toma de decisiones de la persona, quien por miedo permanece rezagada a la condición de la pareja. 

Violencia sexual 

La violencia sexual se efectúa cuando una persona es obligada, amenazada o forzada a mantener una relación de índole sexual sin su consentimiento. En la mayoría de los casos se usa la fuerza física dentro de la pareja. 

En otras, existe el forzamiento hacia la prostitución o al aborto, un acoso sexual reiterado o sometimiento a mutilaciones genitales. 

Violencia económica 

Esta forma de violencia se basa en la privación y reducción de los ingresos económicos a la pareja. 

También se efectúa cuando se obliga a la persona a depender financieramente del agresor, evitando su acceso al mercado laboral, usando para ello la coacción, la amenaza o la restricción física. 

Violencia patrimonial 

Ocurre violencia patrimonial cuando la pareja agresora destruye o usurpa bienes, objetos o propiedades pertenecientes a la víctima, con la finalidad de someterla y dominarla, evitando su actuación. 

Violencia social 

La violencia social está basada en el control persistente, en el seguimiento y la limitación que se le hace a una persona con la finalidad de aislarla socialmente, esto trae como consecuencia que la víctima termine separándose de su familia y amigos, permaneciendo alejada y sola habitualmente. 

Violencia vicaria 

Las parejas, en su mayoría, establecen una relación matrimonial y eso conlleva procrear hijos. Cuando se presenta este tipo de violencia, el agresor utiliza a los descendientes para agredir y amenazar a su pareja, llegando incluso a asesinarlos para acrecentar el daño. 

Este tipo de violencia deja secuelas imposibles de superar, el daño ocasionado es moral e irreversible. 

Violencia digital 

Este tipo de violencia se produce porque existe la aplicación de un excesivo control y dominación de la víctima a través de internet, haciendo un desmesurado uso de las redes sociales para acosar. La manera de evidenciarla es mediante los siguientes elementos: 

  • El acoso o control a tu pareja utilizando el móvil. 
  • Interferir de forma evidente en las conversaciones o mensajes que tu pareja sostiene a través de internet con otras personas. 
  • Espiar constantemente el móvil de tu pareja. 
  • Borrar fotos que tu pareja publica en redes sociales. 
  • Ejercer un estricto control de todo lo que tu pareja realiza en las redes. 
  • Obligarla a mantener activo el GPS. 
  • Convencer a tu pareja de que te informe sus claves personales.

Soy Carmen M. Rodríguez. Soy abogada y tengo despacho propio en Vilanova i la Geltrú, Barcelona