¿Cuándo prescriben las reclamaciones de cantidad?

| |

Las reclamaciones por cantidad son las acciones que tienen lugar ante tribunales. Tienen el objetivo de poder exigir el pago de una deuda. Estas deudas pueden tener un origen por el incumplimiento de un pago o por la obligación de cumplir el mismo.

Consideraciones importantes previas a una reclamación 

Al momento de comenzar a recurrir en una reclamación de cantidades, es importante que tengamos en cuenta que este proceso tiene costes. El día del juicio nos veremos obligados a tener que contratar a un abogado. De hecho, como mínimo, necesitamos esperar a que la tramitación se resuelva según los procedimientos judiciales.

No obstante, la reclamación de cantidad civil es la única forma de lograr garantizar los cobros de una deuda. Por ello, resulta preferible poder resolver este inconveniente por la vía amistosa. De lo contrario, si el deudor se niega a pagar, un juez necesitará ser quien lo obligue a hacerlo.

Por lo tanto, debes tener en consideración lo siguiente si vas a realizar una reclamación de cantidad civil:

  • Debemos contactar con un abogado: debe ser un profesional que nos asesore acerca de todos los costes y plazos de rendimiento. 
  • Reunir todos los documentos necesarios: al momento de comenzar con el trámite para la reclamación de cantidad civil, debemos consignar todos los documentos demostrables ante los tribunales para confirmar las deudas que se exigen el pago.
  • Comprobaremos que el deudor posee patrimonio para cubrir la deuda: cuando la demanda resulte exitosa, se condenará al deudor a que pague la deuda. Esta sentencia se imita dependiendo de la existencia de la deuda y de cómo se cuantifique. Sin embargo, es un proceso ejecutivo, lo que permite que se acuda nuevamente a los tribunales para solicitar los embargos del deudor en caso de que no pague la deuda.

Es importante destacar que las reclamaciones de cantidad civil se someten a plazos de ejercicio. Por lo tanto, no se debe esperar hasta el último momento para reclamar nuestra deuda.

¿Cuáles son los plazos para reclamar una deuda?

De acuerdo a la ley y el artículo 1964 del Código Civil, existe un plazo de prescripción para completar las deudas de no mayor a 5 años.

No obstante, existen diversos plazos dependiendo de la naturaleza de la deuda, entre las más frecuentes están las siguientes:

  • Deudas hipotecarias se prescriben hasta por 20 años
  • Deudas por pagos de suministros, tales como telefonía, agua y electricidad son prescritas hasta por 3 años
  • Deudas de alquiler por 5 años
  • Deudas por incumplimiento por pensión alimenticia hasta 5 años
  • Deudas tributarias se prescriben por 4 años
  • Deudas de tarjetas de crédito, 5 años

Es importante que consideremos el envío de una carta de reclamación para que se reinicie el proceso de la deuda y no se deba realizar la prescripción de la misma. Cuando se envíe esta carta al destinatario, se interrumpirá el proceso de la prescripción y se iniciará un nuevo plazo correspondiente. 

Medios utilizados para reclamar deudas por la vía civil

La ley de Enjuiciamiento Civil coloca a nuestra disposición hasta tres procedimientos diferentes para poder reclamar una deuda.

  1. Primeramente podemos acudir a un juicio verbal. Permite que reclamemos cualquier clase de deuda siempre y cuando se encuentre acreditada.
  2. También podemos acudir a los procesos monitorios, los cuales tienen requisitos más estrictos pero pueden darse cambios más fáciles y son rápidos de tramitar.
  3. Por último, cuando se trate de ocasiones determinadas podemos acudir a los juicios cambiarios.

¿Qué se debe considerar al realizar una reclamación de cantidad civil?

Si acudes a la vía judicial para solicitar que cancelen una deuda. Se trata de un procedimiento que consta de gastos procesales. Principalmente los honorarios del procurador y el abogado. Estos pueden ser exigidos en casos de que el juicio resulte exitoso y la cuantía sea mayor o superior a 2.000 euros.

Por otra parte, también se deben considerar los intereses por demora y procesales. En el caso de los intereses por demora, se devengan del vencimiento de la obligación, hasta lograr el pago del mismo.

Sin embargo, los intereses procesales son aquellos devengados desde el momento que se dicta la sentencia declarativa hasta el momento de pagar la deuda. 

En Cerezal Advocats contamos con amplia experiencia en el sector, ejerciendo la abogacia con vocación de servicio y atendemos personalmente a cada caso con gran capacidad de trabajo y dedicación.

El despacho profesional está ubicado a 50 metros de los Juzgados de Vilanova i la Geltrú, dónde estaremos encantados de ayudarle y asesorarle, no dude en contactárnos o venir a visitarnos.