Buscar artículos

¿Qué valora un juez a la hora de otorgar la custodia compartida?

La edad del niño, las relaciones entre este y los padres, el bienestar de los progenitores y mucho más.

ABOGADOS AMOR BARRADO Publicado: 12 de abril de 2022

Tomar la decisión correcta en un caso de custodia es crucial para garantizar el bienestar del niño. Sin embargo, con un tiempo limitado para los argumentos y cada padre contando una historia diferente, cualquier parcialidad por parte del juez puede conducir a una decisión que no es lo mejor para el niño.

Dado lo mucho que está en juego, en los casos contenciosos, los jueces pueden ordenar que un experto calificado, como un psicólogo infantil forense, administre una evaluación de la custodia. 

Los psicólogos forenses son especialmente valiosos en casos difíciles en los que se disputan los motivos de la custodia total de un niño o se cuestiona la aptitud de un padre o tutor. Sus años de experiencia ayudan a los jueces a tomar una decisión en el mejor interés del niño.

Entonces, ¿qué buscan los jueces en los casos de custodia de menores cuando deciden a quién otorgar la custodia? Estas son solo algunas de las cuestiones que debe enfrentar el tribunal al adjudicar casos de custodia de menores:

  • La edad del niño
  • La relación entre el niño y cada padre
  • Dónde viven los hermanos del niño
  • El bienestar mental y físico de los padres
  • La capacidad de cuidado de los padres
  • Factores que los jueces consideran en los casos de custodia de menores

En general, los jueces favorecen los arreglos de custodia compartida y no buscan privar innecesariamente a ningún padre o tutor del contacto con su hijo. Los jueces se guían por el interés superior del niño cuando toman decisiones sobre la custodia de los niños.

Edad del niño

Los jueces de derecho familiar no siguen ninguna regla general en lo que respecta a la planificación de la custodia adecuada a la edad. La mayoría se están moviendo hacia un enfoque centrado en el interés superior del niño en cada etapa de desarrollo. 

Sin embargo, algunos estados tienen leyes que designan una cierta edad en la que los niños reciben un mayor poder de decisión en los casos de custodia.

Es importante señalar que la edad no está necesariamente relacionada con el desarrollo. Sin embargo, existen algunas pautas generales.

Para los niños de 0 a 2 años, que se encuentran en la etapa sensoriomotora, según la teoría del desarrollo cognitivo de Jean Piaget, se prioriza mantener el vínculo entre el niño y cada padre. Las visitas deben ser frecuentes y se debe minimizar el tiempo sin cualquiera de los padres.

Los niños de 3 a 7 años, en la etapa preoperacional, toleran mejor la separación, pero continúan necesitando consistencia, estructura y contacto frecuente con ambos padres.

Los preadolescentes de 8 a 11 años, en la etapa operativa concreta de desarrollo, generalmente responderán bien tanto a pasar un tiempo lejos de cualquiera de los padres como a las visitas frecuentes. Según la escuela y las actividades extracurriculares y la preferencia del niño, pasar más tiempo con uno de los padres que con el otro puede ser una mejor opción.

Los niños de 12 años en adelante suelen ser independientes y buscan una identidad fuera de sus padres. Los jueces alientan a los padres a ser flexibles, escuchar las necesidades de los niños mayores y solicitar su opinión al establecer la custodia.

Relación entre el niño y cada padre

Aquí nuevamente, cuando se trata de evaluar la relación entre el niño y cada padre, no existen reglas estrictas, solo pautas. Los jueces son los encargados de evaluar la calidad de las relaciones. 

Si un niño tiene un fuerte apego a uno de los padres hasta el punto en que la separación causa angustia, un juez puede acordar un arreglo de custodia física desproporcionado a favor de ese padre. Pero, si un psicólogo infantil forense u otro profesional de la salud mental considera que el apego es perjudicial para el interés superior del niño, se pueden ordenar intercambios de custodia más frecuentes junto con la terapia familiar.

Los hijos mayores que pueden expresar preferencia por uno de los padres sobre el otro también pueden influir en el tribunal. Un niño que se opone abiertamente a vivir con uno de los padres es sin duda un testigo poderoso. 

Aun así, un padre debe demostrar que puede crear y mantener un entorno emocional y físico en el que su hijo pueda prosperar. La preferencia de un niño no es el único factor que pesa en la mente del juez.

Ubicación de los hermanos del niño

Los tribunales generalmente tratan de mantener a los hermanos juntos. Cuando los padres desean separar a los hermanos en un acuerdo de custodia, deben presentar un caso sólido ante el tribunal que se centre en el interés superior de los niños. Sin embargo, en algunos casos, el tribunal puede encargarse de separar a los hermanos.

Si la seguridad de un niño está en duda, por ejemplo, si un hermano está intimidando o abusando del niño, un juez puede ordenar un arreglo de custodia separado para los hermanos si uno de los padres está mejor equipado que el otro para satisfacer las necesidades del niño abusado. Es probable que se consulte a un psicólogo u otro profesional de la salud mental en tales casos.

La preferencia del niño también puede obligar a un juez a separar al niño de sus hermanos, particularmente en el caso de niños mayores que tienen más dificultades para llevarse bien con uno de los padres que con el otro. 

Los jueces no asignarán la custodia únicamente por preferencia, pero si se puede establecer que un hogar es mejor para el bienestar del niño que el otro, el tribunal lo permitirá.

Bienestar mental y físico de los padres

El bienestar mental de los padres es una gran preocupación para un juez en un caso de custodia de menores. Los trastornos psicológicos, el estrés abrumador, el abuso de drogas o alcohol y las crisis de salud mental pueden impedir que un padre actúe en el mejor interés de su hijo. 

Los jueces pueden ordenar a los padres que busquen terapia. Se pueden ordenar medidas más punitivas, como pruebas de drogas obligatorias y visitas supervisadas, en los casos en que se cuestione la capacidad de los padres para cuidar a su hijo de manera segura.

Los jueces también analizan las relaciones de los padres con otros adultos, incluidas sus relaciones sexuales fuera del matrimonio. Tener parejas sexuales presentes mientras su hijo está en el hogar o tener malas compañías puede poner a uno de los padres bajo el escrutinio judicial. 

El bienestar físico de los padres también es importante para el juez. Los problemas de salud no tratados pueden afectar la capacidad de los padres para cuidar a un niño por su cuenta. Las discapacidades también pueden afectar si la custodia física exclusiva es apropiada o no. En este caso, el apoyo familiar puede ser un factor atenuante.

Capacidad de cuidado de los padres

Los jueces consideran si cada padre tiene la capacidad de cuidar a los hijos al tomar decisiones sobre la custodia. Se consideran los ingresos, así como la disponibilidad y el apoyo familiar. 

Los abuelos u otros parientes que pueden ayudar financieramente o compartir las responsabilidades del cuidado de los niños refuerzan el caso de un padre para la custodia exclusiva o primaria, especialmente si el otro padre no tiene ese apoyo.

Excepto cuando se demuestre que no es lo mejor para el niño, el tribunal trabaja con los padres para maximizar el tiempo que pasan con sus hijos. Por ejemplo, si un padre tiene un trabajo que no le permite recoger a un niño de la escuela y el apoyo familiar no está disponible, se puede otorgar la custodia física parcial durante los meses de verano. El niño residirá principalmente con el padre que mejor pueda satisfacer sus necesidades durante la mayor parte del año.

Ver perfil profesional

  • Contactar por correo

  • Llamar por teléfono

https://abogadosamorbarrado.com

Desde nuestro despacho consideramos que lo principal es la atención al cliente, siendo cercana y orientada al detalle en cada asunto en particular, pues entendemos que cada cliente es único, necesitando el trato y el estudio personalizado de su caso.

Atendemos a todo tipo de clientes, desde particulares, empresas, entes públicos y privados, dando un servicio cercano y personalizado a cada uno.

Ver perfil profesional

  • Contactar por correo

  • Llamar por teléfono

Más artículos sobre Derecho