¿Qué entendemos por delitos contra la salud pública?

| |

Los delitos contra la salud pública son acciones que, al efectuarse, generan daños a la salud colectiva, afectando sensiblemente el bienestar general. 

La regulación de los delitos contra la salud pública 

El artículo 43 de la Constitución Española, contempla la importancia que tiene la regulación de los delitos contra la salud pública. La función del Estado es darles protección y amparo a todos los ciudadanos sin distinción alguno. 

En su contenido, el artículo 43 reconoce el derecho a la protección de la salud, estableciendo que es competencia de los poderes públicos, tutelar y organizar la salud pública, mediante la prevención y la prestación de los servicios necesarios, los cuales se encuentran establecidos en la Ley. 

Bien jurídico tutelado en delitos de la salud pública 

La función del legislador penal es tipificar estos delitos, protegiendo el bienestar general y la salud colectiva, que incluye la salud individual de cada ciudadano. Este tipo de delito es tipificado por el daño que produce. Si el daño no se considera grave, la sanción a aplicar será de orden administrativo, sin necesidad de que el procedimiento se juzgue por la vía penal.

Tipos de delitos contra la salud pública

Atendiendo las interpretaciones jurisprudenciales, pueden distinguirse dos grupos diversos de acciones ilícitas que se practican contra la salud pública. Ellas son: 

  • Delitos contra la salud pública vinculados al comercio: entre ellos se encuentran la elaboración de sustancias nocivas o productos químicos que puedan originar graves mayores. Fabricación de medicamentos sanitarios sin la debida autorización, al igual que su distribución. Redacción de documentos falsos vinculados con medicamentos o productos sanitarios. También se incluyen los fraudes alimentarios y el dopaje deportivo. 
  • Delitos vinculados con el tráfico de drogas: este tipo de delito contempla el tráfico de precursores de drogas, tráfico de estupefacientes y la reincidencia internacional referida a los actos preparatorios.

En España, algunas conductas relacionadas con la propagación de epidemias y enfermedades, no están tipificadas como delitos contra la salud pública, a diferencia de otros países que sí las consideran como tal. 

Delitos contra la salud pública vinculados al comercio 

Dentro de estos delitos se encuentra la elaboración de sustancias toxicas o nocivas contra la salud, entre ellos, productos químicos que llegan a causar daños significativos. 

En este sentido, el que no se encuentre autorizado y tome la decisión de elaborar sustancias nocivas para la salud, despachándolos, suministrándolos o estableciendo con ello algún tipo de comercio o negocio, será castigado con prisión de 6 meses a 3 años e inhabilitado a nivel industrial. 

Aquella persona que esté autorizada para realizar el tráfico de productos o sustancias, y tome la decisión de suministrarlos o despacharlos violando las formalidades establecidas en leyes y reglamentos, será castigado con una pena de 6 a 12 meses, aunada a la inhabilitación. 

Fabricación de medicamentos sin autorización 

Toda persona que elabore, suministre, exporte, importe, ofrezca al mercado o tome la decisión de almacenar con fines ilegales medicamentos para consumo humano, sin tener la debida autorización exigida por la ley, que además carezca de la documentación reglamentaria para tales eventos y que, adicional a ello, dichos medicamentos se encuentren caducados o deteriorados, generando un riesgo para la salud o vida de las personas, será castigado con una pena de 6 meses a 3 años, más la inhabilitación. 

Distribución sin autorización de medicinas 

Cualquier persona que, sin la debida autorización, realice la distribución de medicamentos, podrá ser castigado con pena de 6 meses a 4 años, aunado a su inhabilitación, ya se trate de medicinas de uso humano o productos sanitarios que se consideren elementos esenciales para la salud. 

Estos tipos de medicamentos son considerados ofertas engañosas, ya que, tanto el envase como la etiqueta no han sido autorizadas, al igual que su composición, lo cual representa un riesgo sin precedentes para la salud pública. 

Para realizar cualquier tipo de distribución, se requiere cumplir con todas las formalidades establecidas en la ley, para que estas tengan carácter legal y puedan ser administradas de manera segura, exentas de riesgos. 

Presentación de documentos falsos 

La persona que presente cualquier documento falso para la fabricación de medicinas, será castigada con pena de 6 meses a 2 años, incluyendo su inhabilitación. 

Celma Abogados surge hace más de 20 años con el objetivo de aportar a cada persona la atención necesaria desde el primer contacto.  Garantizando siempre profesionalidad y generando las mayores posibilidades de éxito para su caso concreto.

Conscientes de la situación actual, y los riesgos que conlleva iniciar un procedimiento o verse inmerso en él, CELMA ABOGADOS, consigue aportar la mayor seguridad a nuestros clientes, de tal manera que, desde el comienzo, y por muy largo que sea el camino, nuestros clientes tengan la garantía de que van a obtener el mejor de los resultados.