Indemnizaciones por daños materiales en accidentes de tráfico

| |

Un accidente en carretera es una experiencia traumática que suele ocasionar desperfectos en el vehículo o hasta dejarlo totalmente inservible. Tras el suceso, muchos buscan la manera de conseguir una satisfacción económica con la que poder hacer frente al arreglo del automóvil y no tener que sacar a pasear la billetera.

Ocurre que para obtener ese dinero se tiene que seguir un proceso que la mayoría de conductores desconoce. Saber qué se puede reclamar y cómo hacerlo es fundamental para evitar que el accidente, además de arrojar una situación difícil de olvidar, suponga un coste económico que, en muchas ocasiones, no se puede afrontar.

¿Quién se encarga de la indemnización?

Una suposición que ha quedado integrada en la memoria general es que el causante del accidente, y más en concreto su compañía de seguros, es la encargada de indemnizar a la ‘víctima’. Es así porque esa era la fórmula tradicional de proceder hace algunas décadas, si bien el propietario del vehículo dañado debía adelantar la reparación para emitir, después, una factura. Este proceso contaba con el beneplácito de las dos compañías de seguros.

Con el tiempo, y el estudio, saltaron a la palestra nuevas formas de enfocar estos tediosos procedimientos y de esa forma nacieron los convenios CIDE y ASCIDE. Por resumirlos en pocas palabras, las compañías aseguradoras acordaron entre sí reducir la burocracia y allanar el camino para que los damnificados puedan percibir la indemnización.

De esa forma, en vez de enviar cartas a sus asegurados y mandar a peritos a los talleres para cotejar que toda la información era correcta, lo que suponía un coste de tiempo y dinero extraordinario, ahora solo es necesario que el accidentado rellene debidamente un parte y en apenas unos días tendrá su vehículo peritado.

¿Cómo es posible? Pues las aseguradoras contactan entre sí para confirmar que las partes han llegado y el causante se declare culpable. Si el parte amistoso de accidentes es el que se ha cumplimentado de manera adecuada, entonces se aplica el convenio CIDE. En caso contrario se atenderá al convenio ASCIDE.

Somos un despacho ubicado en pleno centro de Zaragoza, dedicado a la prestación de servicios jurídicos tanto a particulares como a empresas, disponiendo además de un departamento dedicado a la gestión integral de empresas.