¿Cómo reclamar una indemnización si sufres un accidente por el mal estado de la vía pública?

| |

El mal estado de las vías públicas constituye un gran riesgo para todos los que transitan por ella, ya se trate de peatones o de conductores. El Estado es el responsable de que todas las vías estén en perfectas condiciones, con el fin de evitar accidentes o daños irreversibles. 

Las personas que sufren algún tipo de accidente en la vía pública tienen el derecho de reclamar una indemnización, debido al estado inapropiado del pavimento. Esto puede ser el desprendimiento de algún alcantarillado o cualquier caída de señales de gran tamaño. O, en los tiempos de invierno, las frecuentes caídas de los árboles que, a pesar de presentar desgaste en sus raíces, no son podados.

Procedimiento para obtener la indemnización 

El procedimiento para hacerse acreedor a la indemnización consiste, en primer lugar, en llamar a los cuerpos policiales en el momento de ocurrir el accidente. Así, estos procedan a levantar un informe que contenga todos los detalles referentes a la situación. 

Generalmente, en estos casos es procedente requerir de algunos testigos que, voluntariamente, puedan corroborar la versión de los hechos, formando parte del informe señalado. 

Cuando se presentan considerables lesiones, estas deben quedar claramente señaladas en el informe médico, cuya finalidad es obtener un justificativo convincente para la Seguridad Social. 

La reclamación debe presentarse a través de una instancia en el regimiento que le corresponda la titularidad municipal de esa vía. Concretamente, en el Registro General del Ayuntamiento. 

A los fines de lograr su tramitación, es recomendable hacer un estudio minucioso del caso. Consiste en una exploración corporal que permite evaluar y evidenciar el daño sufrido. Para ello, es necesario aportar documentación médica del paciente, así como también un informe de viabilidad del acontecimiento para que se puedan valorar las secuelas. 

Cumplido con todo este procedimiento, ya acumulados todos los requisitos para proceder al reclamo, la persona tendrá la posibilidad de llegar a un acuerdo extrajudicial. Será mediante un Informe Médico Pericial que le permita su asistencia al juicio. 

Causas del deterioro de la vía pública 

El elevado número de reclamaciones que se presentan ante los tribunales por accidentes ocurridos en la vía pública, se han agudizado en los últimos años. 

En la administración pública, la austeridad se ha incrementado debido a la crisis. Ha obligado solo a atender a aquellos desperfectos o anomalías que representen un inminente peligro para la seguridad vial. 

La cantidad de denuncias que con frecuencia se hacen, están estrechamente relacionadas con el deterioro permanente de las carreteras, donde generalmente se producen accidentes de tráfico que causan reclamaciones persistentes, generadas por obstáculos que se producen por el paso del tiempo. 

Otras denuncias están relacionadas con desprendimientos de aceites en las vías, por el tránsito de animales o por algunas incidencias de tipo meteorológico, como, por ejemplo, el hielo. 

Cuando se presentan este tipo de casos, justificar la indemnización se convierte en una ardua tarea. En los espacios públicos de carácter municipal, la denuncia más reiterativa está relacionada con el deterioro inminente de las aceras y en los incidentes producidos en las áreas de recreación infantil. 

El plazo para que la reclamación se realice es de un año, tipificada como responsabilidad extracontractual. 

El reclamo de esta indemnización debe basarse en un informe presentado que tenga un carácter médico jurídico. Son profesionales especialistas que están en la capacidad de rendir un informe posterior, haciendo una valoración pericial del daño corporal sufrido.

Estos daños están referidos al tiempo de hospitalización y lesiones graves que lleguen a impedir el cumplimiento de las funciones rutinarias. También, a todos los gastos contraídos desde que se produjo el accidente, hasta la recuperación total. 

En cuanto al reclamo de la indemnización, esta se basa en una solicitud hecha por parte de los particulares. Ellos consideran lesionados sus bienes, su salud y sus derechos. Esto es consecuencia del funcionamiento anormal de los servicios públicos. El Estado debe ser el garante para que los ciudadanos puedan desplazarse sin ningún tipo de riesgo. 

Estas indemnizaciones pueden llegar a prosperar, sin embargo, su proceso es largo y complicado, debido a que no es fácil demostrar el daño causado.