Buscar artículos

Lo que tienes que saber ante un incumplimiento contractual: ¿cómo proceder?

Gil Molet Abogados Publicado: 19 de enero de 2022

Un incumplimiento contractual o, lo que es lo mismo, un incumplimiento de contrato, es incurrir en falta de cumplimiento de una cláusula, o varias, del contrato. Siendo un contrato el acuerdo entre dos partes que, al firmarlo, se comprometen a cumplir lo que se cumple en el documento contractual. 

Por mucho que haya un acuerdo y un compromiso entre las dos partes que han firmado el contrato, puede suceder que una parte no lo cumpla. Un ejemplo de esto es una empresa que incumple su parte con un trabajador, pero hay muchos más. 

A menudo, cuando sucede este incumplimiento, no sabemos cómo proceder. Así que, si quieres descubrirlo, ¡sigue leyendo para no perdértelo! A continuación, te lo contamos. 

El incumplimiento contractual, ¿qué es exactamente?

El incumplimiento del contrato, desde el punto de vista material, se refiere al incumplimiento por la no realización, la realización incompleta o la realización incorrecta de una o varias cláusulas del contrato. Es decir, es el mismo documento el que establece los cuándo se incumple. 

En función de la razón por la que se ha incumplido un contrato, encontramos dos tipos de incumplimiento:

  • Incumplimiento definitivo: si no se satisface el interés de las dos partes. 
  • Cumplimiento inexacto: si se intenta satisfacer el interés de ambas partes, pero no se ajusta a lo que se establece en el contrato. Cumple, pero mal y/o tarde. 

Incumplimiento imputable vs. inimputable

Además, el incumplimiento puede ser imputable o inimputable. Según cual sea, las consecuencias serán unas u otras:

  • Incumplimiento imputable: este se produce por causas que dependen de la voluntad del deudor. El acreedor exige que se lleve a cabo la prestación, y tiene derecho a reclamar una indemnización por daños y perjuicios, como indica el artículo 1101 del Código Civil:

Quedan sujetos a la indemnización de los daños y perjuicios causados los que en el cumplimiento de sus obligaciones incurrieren en dolo, negligencia o morosidad, y los que de cualquier modo contravinieren al tenor de aquellas.

Dentro del incumplimiento imputable encontramos el dolo (la acción u omisión que provoca un resultado perjudicial o injusto, impidiendo así el cumplimiento normal de la obligación) y la culpa (el incumplimiento de la obligación por la falta de diligencia del deudor, aunque sin intención de no cumplir).

  • Incumplimiento inimputable: en este tipo de incumplimiento, las causas no dependen de la voluntad del deudor. Es por ello que se extingue la obligación y el deudor queda libre de responsabilidades, como se indica en el artículo 1105 del Código Civil:

Fuera de los casos expresamente mencionados en la ley, y de los en que así lo declare la obligación, nadie responderá de aquellos sucesos que no hubieran podido preverse, o que, previstos, fueran inevitables.

Dentro del incumplimiento inimputable encontramos el caso fortuito (incumplimiento por causas ajenas a la voluntad del deudor; el suceso es imposible de prever o, aunque se previera, es inevitable) y la fuerza mayor (incumplimiento independiente de la voluntad del deudor). 

Cómo proceder en caso de incumplimiento contractual: demanda

El trámite que se pone en marcha cuando la persona perjudicada por el incumplimiento demanda a la parte que no ha cumplido su parte, es la llamada demanda por incumplimiento de contrato. El motivo para iniciar este proceso de demanda es la falta de cumplimiento de una o varias cláusulas del contrato que han firmado ambas partes. 

Además, en la ley se establecen diversas acciones que hay que llevar a cabo cuando se incumple un contrato:

  • Cumplimiento forzoso, para el cual se tiene que incumplir el contrato. 
  • Indemnización por daños y perjuicios, para la que el incumplimiento tiene que ser imputable y no inimputable. La indemnización consiste en un pago que se hace a la persona perjudicada. 
  • Cláusula penal, que tiene lugar si en el contrato firmado se establece una sanción penal en caso de incumplimiento de contrato. 
  • Resolución por incumplimiento, es decir, en el contrato se incluye una cláusula con la posible indemnización en caso de incumplimiento. 

Reclamación extrajudicial

Pero, antes de interponer la demanda, hay que intentar ponerle solución de forma extrajudicial. Es decir, la parte perjudicada habla con la parte que ha incumplido con el contrato, exigiendo que lo cumpla. El plazo que se da es entre 7 y 30 días, según lo establezca la persona afectada. Lo mejor es llevar a cabo esta reclamación extrajudicial por un medio por el que se pueda probar que, efectivamente, ha tenido lugar. 

Reclamación a través de un mediador

Si la reclamación extrajudicial inicial no ha sido efectiva, tendrá que intervenir un mediador entre las partes. Aunque este es un procedimiento voluntario, es muy recomendable cuando no se quiere recurrir a la demanda.

El único requisito para llevar a cabo este paso es que las dos partes acudan a la mediación. Por mucho que acudan, no siempre resulta satisfactorio. En algunas ocasiones, el mediador consigue que las partes lleguen a un acuerdo pero, en otras, no se llega a ningún punto en común. 

Acto de Conciliación

Cuando la mediación no es exitosa, se puede acudir al Acto de Conciliación. Aunque, si en la mediación no se ha avanzado, es posible que en este acto tampoco. Es una manera de dejar constancia de que se tiene intención de llegar a un acuerdo

En esta fase, las partes se presentan ante el Juzgado y se solicita que la otra parte reconozca, judicialmente, que no se ha cumplido con la totalidad o parcialidad del contrato. 

Presentación de la demanda

Tras todos los intentos fallidos, judiciales y extrajudiciales, de que la otra persona cumpla su parte del contrato, se presenta una demanda. Se puede hacer de forma verbal u ordinaria, en función de la cantidad que haya que reclamar o del objetivo del contrato. 

Ver perfil profesional

  • Contactar por correo

  • Llamar por teléfono

https://gilmoletabogados.com

Especialista en áreas de derecho penal y negligencias médicas, ofrezco un servicio profesional y de confianza para resolver todas tus dudas legales.

Ofrezco mis servicios presenciales tanto en Bilbao con en Getxo o si lo prefieres de modo on-line mediante una video conferencia.

Además, cuento con un servicio de asesoramiento personalizado para ayudarte en todo lo que necesites y resolver todas tus dudas. Confía en los mejores profesionales y no dudes en contactar conmigo, estaré encantada de ayudarte. Nos adaptamos a ti.

Ver perfil profesional

  • Contactar por correo

  • Llamar por teléfono

Más artículos sobre Derecho