¿Qué gastos tiene la venta de una vivienda?

| |

Cuando accedemos a la venta de una vivienda, bien sea porque nos mudaremos, porque contamos con otro lugar donde vivir o porque simplemente es una salida viable para alguna deuda, es importante tener en consideración que conlleva una serie de gastos importantes. Es por esto que, a continuación, te contamos qué gastos tiene la venta de una vivienda. 

¿Qué gastos o impuestos se deben pagar cuando vendemos una vivienda?

Existen una serie de gastos que se presentan cuando proponemos la venta de un piso. Por lo general, estos gastos llegan a considerarse hasta el 15% del valor de venta. Pero puede variar, dependiendo de las características de cada comunidad autónoma, del lugar donde se ubica la vivienda y de la condición del inmueble, como por ejemplo si cuenta con una hipoteca.

Antes de vender una casa, tendremos gastos como:

  • Notas simples
  • Certificado energético
  • La cédula de habitabilidad
  • Gastos por la cancelación de hipoteca

Tras vender la vivienda, debemos pagar los gastos de:

  • Contrato de arras
  • Honorarios de inmobiliaria
  • Gastos en la notaría

Los impuestos que debemos pagar por la venta son:

  • IRPF
  • Plusvalía municipal
  • Impuesto de inmueble

¿Qué gastos debemos hacer frente al vender un piso?

Los costes de los trámites siempre pueden variar. Todo depende de la inmobiliaria que contratemos, la superficie que tiene nuestro piso y el tiempo por el cual hemos sido propietarios, entre otros factores. 

Para tener una idea general de los gastos que pudiéramos enfrentar, los gastos que puede tener un piso de 73 m2 que se ubica en Barcelona y hace unos 10 años fue comprado por 200.000 euros, pero lo vendimos en 250.000, pueden generar un valor catastral de hasta 150.000 euros 

¿Qué gastos debemos asumir al vender una casa?

Cuando vendemos una vivienda, los gastos suelen ser un poco más complejos, por ejemplo:

Debemos cubrir certificado energético

Toda propiedad debe tener un certificado energético obligatorio para poder venderse. Este certificado es el que refleja el consumo medio de energía de una propiedad. Además, es el indicador del gasto en las facturas de suministros. 

Obtenerlo es un proceso donde debe haber una inspección de por medio. Lo realizan técnicos capacitados que miden el gasto energético del inmueble y pueden sugerir algunas mejoras para poder disminuirlo. Cuando la revisión termina, el profesional se encarga de emitir un certificado público con la etiqueta energética del piso.

El valor es de unos 100 euros, más los impuestos por IVA. Pero es posible que se deban agregar tasas de registro. Algunos técnicos suelen incluir en este valor sus honorarios.

Cédula de habitabilidad

En algunas comunidades autónomas, como Cataluña o Navarra, es obligatorio contar con la cédula de habitabilidad para poder vender un piso. Este documento es el que se encarga de certificar que un piso es apto para vivir. Es decir, que cumple con los requisitos de seguridad.

Para obtenerlo, es necesario contar con un técnico habilitado que pueda realizar la inspección correspondiente, además de elaborar un informe de habitabilidad. Esto, posteriormente, será registrado en la comunidad autónoma para que tenga validez.

El costo dependerá de la vivienda y el profesional que realice la inspección. Pero para que puedas hacerte una idea, el valor para las zonas de Barcelona se ubica entre los 80 y 150 euros. 

Además, debemos tener las copias correspondientes de este documento por los siguientes 10 o 15 años, las cuales se nos otorgarán gratuitamente a través de una solicitud de duplicado en el ayuntamiento.

Nota simple

La nota simple no es un documento obligatorio, pero que sí recomendamos que tengas. De esta forma se confirma que la vivienda no tiene cargas y está libre de problemas registrales. Además, también refleja quién es el titular de la propiedad.

Para obtenerlo solamente tenemos que hacer la solicitud a través de la web del Colegio de Registradores.

Gastos por cancelación de hipoteca

Por último, los gastos de la cancelación de una hipoteca son un trámite adicional, el cual consiste en cancelar una carga al registro. Muchas veces los propietarios no tienen esto en consideración y descubren que la casa tiene la carga antes de venderla.

Estos gastos se relacionan con la cancelación de los gastos registrales de la hipoteca. Es decir, que debemos pagar a un notario que elabore la escritura pública de la cancelación. La misma tiene un costo de 1.100 euros para poder optar por la cancelación

Celma Abogados surge hace más de 20 años con el objetivo de aportar a cada persona la atención necesaria desde el primer contacto.  Garantizando siempre profesionalidad y generando las mayores posibilidades de éxito para su caso concreto.

Conscientes de la situación actual, y los riesgos que conlleva iniciar un procedimiento o verse inmerso en él, CELMA ABOGADOS, consigue aportar la mayor seguridad a nuestros clientes, de tal manera que, desde el comienzo, y por muy largo que sea el camino, nuestros clientes tengan la garantía de que van a obtener el mejor de los resultados.