Buscar

Creación de nuevas empresas: 6 pasos legales que debes seguir

Descubre la guía con todos los pasos necesarios para la creación de nuevas empresas.

Estela Tellez Perruquers Actualizado: 20 de marzo de 2024 Publicado: 22 de marzo de 2023

Crear una empresa puede ser un proceso emocionante y gratificante a la vez que resulta desafiante y complejo, especialmente cuando se trata de cumplir con las obligaciones legales

Pues, en la creación de nuevas empresas es fundamental seguir una serie de pasos legales para garantizar su correcto funcionamiento y cumplimiento de las regulaciones aplicables.

Por ello, en este artículo, presentaremos una guía para los emprendedores y así, puedan estar seguros de que están tomando las medidas adecuadas para establecer una empresa sólida y exitosa.

Elegir la forma jurídica

El primer paso para crear una nueva empresa es elegir la forma jurídica que se adapte mejor a las necesidades del negocio. 

En general, existen diferentes modalidades jurídicas que se pueden considerar, como las siguientes:

  • Sociedad Limitada (SL): Es una forma jurídica para pequeñas y medianas empresas, ya que se requiere un capital social mínimo y la responsabilidad de los socios está limitada al capital aportado.
  • Sociedad Anónima (SA): Es para empresas más grandes y que necesitan un mayor capital social para su constitución. Los accionistas tienen una responsabilidad limitada al capital aportado.
  • Empresario Individual (autónomo): Aplicada por pequeños negocios en los que el empresario es el único responsable y no hay una separación legal entre el empresario y la empresa.
  • Cooperativa: Esta forma jurídica es para empresas en las que los trabajadores son los propietarios y toman decisiones conjuntas.
  • Sociedad Civil: Son aquellas empresas que se dedican a actividades profesionales como la consultoría, la abogacía o la arquitectura.

Registrar la empresa

El siguiente paso, es el registro de la empresa, lo cual, implica la inscripción de la empresa en el Registro Mercantil y la obtención del Número de Identificación Fiscal (NIF) de la empresa.

Para llevar a cabo este proceso, es necesario presentar una escritura de constitución y estatutos sociales, que deben ser redactados por un abogado o notario. 

La escritura debe incluir información detallada sobre la forma jurídica de la empresa, su objeto social, su capital social, la identidad de los socios o accionistas y sus respectivas participaciones, entre otros detalles.

Una vez presentada la escritura de constitución y estatutos sociales, se debe pagar una tasa correspondiente al Registro Mercantil para inscribir la empresa.

Este registro debe realizarse en el plazo de dos meses desde la fecha de constitución de la empresa.

Obtener licencias y permisos

En función de la actividad de la empresa, es posible que se requieran licencias y permisos adicionales.

Por ejemplo, si la empresa se dedica a la venta de alimentos, necesitará obtener una licencia de actividad comercial y una autorización sanitaria.

Mientras que si la empresa se dedica a la construcción, necesitará obtener una licencia de obras y cumplir con las normativas de seguridad laboral.

Alta en la Seguridad Social y contratación de empleados

Si la empresa tiene previsto contratar empleados, deberá darse de alta en la Seguridad Social como empleador y cumplir con las obligaciones laborales y fiscales correspondientes.

Asimismo, es necesario elaborar contratos de trabajo y cumplir con las normativas laborales.

Cumplimiento de obligaciones fiscales

Toda empresa está sujeta a obligaciones fiscales que deben ser cumplidas para evitar sanciones y multas. Entre las principales obligaciones fiscales se encuentran las siguientes:

Declaraciones de IVA

Las empresas deben presentar declaraciones trimestrales y anuales de IVA en función de su volumen de facturación.

Dichas declaraciones deben incluir información detallada sobre las operaciones realizadas durante el periodo correspondiente y las deducciones de IVA a las que se tiene derecho.

creación de nuevas empresas

Impuesto sobre Sociedades (IS)

Las empresas deben presentar una declaración anual de Impuesto sobre Sociedades en la que se debe incluir información sobre los ingresos y gastos de la empresa durante el año fiscal correspondiente.

No obstante, el tipo impositivo del IS varía en función del volumen de beneficios obtenidos por la empresa.

Retenciones e ingresos a cuenta

Las empresas también deben realizar retenciones e ingresos a cuenta en concepto de impuestos sobre los salarios y honorarios de los trabajadores, así como de los pagos a proveedores.

Otros impuestos

Dependiendo del sector de actividad de la empresa, es posible que se requieran otros impuestos específicos, como el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) o el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITP y AJD).

Protección de datos y propiedad intelectual

Por último, es imprescindible proteger los datos de los clientes y la propiedad intelectual de la empresa.

Esto implica cumplir con la Ley de Protección de Datos y elaborar contratos de confidencialidad con los empleados y colaboradores.

Por otro lado, es crucial registrar las marcas y patentes de la empresa para proteger la propiedad intelectual y evitar posibles conflictos legales en el futuro.

Profesional
destacado

Ver perfil

  • Contactar por correo

  • Llamar por teléfono

Si eres autónomo o tienes una empresa

Date de alta gratis

Más artículos sobre Derecho