¿Merece la pena recurrir a una asesoría cuando eres autónomo?

| |

Como bien sabrás, una asesoría es un servicio profesional proporcionado por una persona o por una empresa que tiene como finalidad aportar información y aconsejar en una materia en la que está especializada. Puede ser jurídica, fiscal, laboral, contable y un largo etcétera. 

Aunque puede parecer que es un servicio que solo pueden permitirse las grandes empresas, lo cierto es que es muy útil también tanto para pymes como para autónomos

Pero, ¿realmente merece la pena? A continuación, te contamos si es conveniente recurrir a una asesoría si eres autónomo. 

Los riesgos de ser autónomo

Los autónomos son aquellas personas físicas que hacen un trabajo habitual con el objetivo de obtener una remuneración económica. No tienen un contrato de trabajo que lo vincule a un empleador, así que podríamos decir que es el autónomo contra el mundo

Si se elige esta modalidad de trabajo, hay que tener en cuenta una serie de riesgos que tenemos que poder asumir o, en el mejor de los casos, evitar. 

En primer lugar, el miedo más recurrente es que nadie conozca la empresa y, por tanto, no compre los productos o servicios que esta ofrece. También tener problemas económicos y no poder hacer frente a gastos o sufrir enfermedades o accidentes y no poder trabajar. 

No cumplir con las normativas del sector

Pero el temor que hoy nos atañe es el siguiente: ¿estaré cumpliendo la normativa adecuada? Y es que, a la hora de montar un negocio, hay numerosos aspectos a tener en cuenta. La mayoría, imposibles de abarcar por nuestra cuenta sin una formación específica. 

Tenemos que seguir todas las leyes y normativas del sector en el que se encuentra la empresa. Pero el problema surge cuando la persona autónoma no es experta en leyes y normas, que es lo habitual. 

Es imprescindible recordar que “la ignorancia no exime el cumplimiento de la ley”. Y es que no cumplirla conlleva sanciones, incluso el cierre del negocio. 

Es por esto que surge la imagen del asesor. Se trata de una figura que puede ayudar al autónomo en el conocimiento de las leyes y normas que ha de seguir: conocer tanto cuáles existen como qué hacer para seguirlas.

Entonces, ¿conviene recurrir a un asesor siendo autónomo?

Al empezar una empresa, es posible que te veas con la capacidad suficiente de hacerlo todo por tu cuenta. Al fin y al cabo, la cantidad de trabajo no es excesiva y los problemas que pueden surgir no son excesivos o muy complejos. 

El problema comienza cuando la facturación, las ganancias y el volumen de trabajo, aumentan considerablemente. Porque también lo hace, en consecuencia, las gestiones que hay que llevar a cabo y la normativa que hay que cumplir. 

Sabemos que ser autónomo no es fácil, es estresante y te quita horas de sueño por todas las preocupaciones que rondan tu cabeza. Así que una forma de rebajar esta angustia es mediante la figura del asesor. 

No solo hay leyes y normas que cumplir. A veces se cometen irregularidades que pueden alterar nuestro negocio, por ejemplo, llevando a pérdidas de dinero. En el peor de los casos, pueden ponerte una sanción económica o cerrar el negocio si incumples alguna ley y norma compleja que desconoces. 

Pero la asesoría no solo va a ahorrarte estas sanciones y preocupaciones, sino que también se va a ocupar de que saques el máximo partido a los beneficios. Te enterarás de subvenciones y ayudas legales muy ventajosas. 

También evitarán que hagas gastos innecesarios, aumentando los beneficios económicos en tu empresa. Así que, aunque el servicio de la gestoría suponga un gasto, realmente es una inversión que va a aportar un alto rendimiento en tu negocio.