Buscar artículos

Preservar flores: los 7 beneficios de esta bonita tendencia

Ahorra tiempo y dinero, ten flores durante más de un año, haz regalos únicos..., ¡y mucho más!

Amborella Publicado: 13 de junio de 2022

Las flores preservadas son una alternativa natural a las flores tradicionales, con múltiples ventajas. Son exactamente lo que parecen: flores 100% naturales que se han sometido a un proceso de conservación para mantenerlas frescas y bonitas durante mucho tiempo.

De hecho, lo más probable es que no puedas notar la diferencia entre las flores preservadas y las recién cortadas. Mantienen la elegancia y la apariencia de las flores comunes, pero también presentan una amplia cantidad de ventajas, siete de las cuales te mostramos en este artículo.

Si quieres descubrir cuáles son los beneficios de preservar flores, ¡sigue leyendo para no perdértelo! A continuación, te lo contamos.

Preservar flores para no tener que regarlas

El proceso de conservación involucra ingredientes que no son tóxicos ni para las personas ni para las mascotas. La glicerina es el componente clave del proceso de conservación, incluso se usa como ingrediente en los alimentos para conservar la humedad, así como en cremas para pieles sensibles y secas. Ayuda a unir el agua dentro del tejido orgánico y previene la evaporación.

¡Eso significa que nunca necesitarás regar tus flores preservadas! Simplemente no lo necesitan, por lo que es mejor mantenerlas alejadas del agua y la humedad para prolongar su vida. Este es, sin lugar a dudas, uno de los beneficios más prácticos de preservar flores

Las flores preservadas son duraderas

Como se mencionó, las flores preservadas pueden durar mucho tiempo. Concretamente, más de 12 meses con el cuidado adecuado. Para poner eso en perspectiva, eso significa que durarán hasta 50 veces más que las flores de toda la vida. 

Si se dan como regalo para un cumpleaños, aniversario o porque sí, ¡durarán hasta la próxima ocasión especial o más! Esto puede convertir las flores en un regalo que dará alegría durante los próximos meses.

Por esta razón, preservar flores hace que estas se vuelvan mucho más adecuadas como decoración, en lugar de las flores ordinarias que se marchitan rápidamente o las flores sintéticas que no parecen naturales, aunque sí muy artificiales.

Preservar flores para ahorrar dinero 

No hace falta decir que durarán mucho más que las flores ordinarias, pero también son económicas por múltiples razones. Especialmente para alguien que no puede imaginar su día sin una decoración floral a su alrededor

Dado que no necesitan ser reemplazadas constantemente, son un gran regalo para una persona que aprecia las flores, pero que duda en invertir en flores recién cortadas con regularidad.

Es por esto que preservar flores, si se usan para decoración, son más asequibles de mantener y reemplazar que las flores marchitas de siempre. Imagina el cambio que pueden traer a un lugar de trabajo, a tu hogar… o, realmente, cualquier otro espacio.

Las flores preservadas son prácticas

Es una pena cuando las bonitas flores se desperdician y se tiran. Lo bueno de las flores preservadas es que, una vez las compras, el reloj no corre. Hay mucho tiempo para colocarlas en su lugar ideal, mostrárselos a alguien o darlas como un regalo único y especial.

Y es que, se cancele una fiesta o una cita, aun así se pueden regalar semanas después, ¡una razón más para preservar flores! Una persona ocupada que nunca tuvo tiempo de encargarse de las flores de toda la vida, ahora puede disfrutarlas plenamente. Se pueden dejar solos durante periodos prolongados de tiempo y se ven exactamente como al principio. La mayor ventaja que aportan es el tiempo.

Preservar flores para favorecer al medio ambiente

Vale la pena mencionar el gran impacto ecológico que pueden tener. Preservar flores no deja ninguna razón para preocuparse por el medio ambiente. De hecho, ayudan a aliviar algunos de sus problemas. 

Y es que, ya mencionamos cómo pueden durar más de 50 veces que las flores ordinarias. Como consecuencia, los recursos necesarios para que una persona los posea, en comparación con reemplazar las flores ordinarias varias veces, se reducen considerablemente.

Esto significa que se requiere menos agua, fertilizante y tierra. Dado que son fáciles de almacenar y transportar, crean menos envases en los vertederos y minimizan el consumo de energía. Para un individuo involucrado con el medio ambiente, no son motivo de preocupación, sino todo lo contrario.

Son increíblemente fáciles de cuidar

En comparación con las flores preservadas, las flores ordinarias se vuelven una tarea, algo que hay que hacer de forma regular. Regar, cuidar los tallos, cortar, podar y muchas otras acciones son las que involucran a las flores recién cortadas. Preservar flores hace que estas no necesiten casi nada por parte del propietario. Es más que suficiente tener en cuenta dónde se colocan y alejarlas de la humedad.

Si las flores preservadas se colocan en un área bien ventilada, fuera del alcance de la luz solar directa y de las molestias del exterior, no necesitarán más que un ligero espolvoreado ocasional. De todas maneras, las flores preservadas se vuelven más frágiles a medida que envejecen, por lo que se requiere un cuidado suave.

¡Son un regalo original para cualquier ocasión!

Los floristas que preparan flores preservadas pueden darse el lujo de dedicarles mucho más tiempo y paciencia que a las flores comunes. Dado que las flores preservadas durarán, vale la pena invertir en creatividad

Es por esto que puedes encontrar flores preservadas en una amplia gama de colores, tonos, acabados y arreglos. Es imposible no dejar una fuerte impresión en quienes las reciben.

Amborella

Madrid

Ver perfil profesional

  • Contactar por correo

  • Llamar por teléfono

Cuando somos pequeños nos dicen que escojamos un trabajo que nos apasione y que, si amamos lo que hacemos, no tendremos que trabajar ni un día de nuestra vida. Esto podría resumir a la perfección la pasión y amor que Yanira Pérez siente por lo que hace como fundadora de la floristería en Madrid Amborella.

De hecho, cuando trabajas con gente apasionada, se nota en el resultado. Yanira creció rodeada de flores, descubriendo su belleza y aprendiendo sobre ellas. Todo ese conocimiento la impulsó a formarse en España y Alemania hasta obtener el Título de Maestro Florista.

Decidió compartir su pasión con todos abriendo una floristería en Madrid, en la Calle Velázquez 122, a la que te puedes acercar para comprobar no solo la calidad de las flores, también el buen gusto en los arreglos florales.

Demostrando ese buen sentido del diseño, Yanira incluso se proclamó la mejor Artesana Florista de España así que… ¡merece la pena descubrirla! ¿Sabes lo mejor de todo? Ahora, además de poder ver los arreglos florales en Madrid en la tienda física, ¡puedes hacer tus pedidos online!

Ver perfil profesional

  • Contactar por correo

  • Llamar por teléfono

Más artículos sobre Hogar