Buscar

Los tipos de tejidos de ropa de cama, ¿cuál debes elegir?

Descubre cuál de los tipos de tejidos de ropa de cama es el mejor para ti.

Assla Asesoria Publicado: 4 de abril de 2023

La elección del tejido adecuado en la ropa de cama es un aspecto esencial para que nuestras noches de sueño sean cómodas y reparadoras.

Pues, los diferentes tipos de tejidos de ropa de cama presentan propiedades y beneficios únicos que los hacen adecuados para cada situación y necesidades individuales.

Lo cierto es que cada tejido tiene su propia textura y calidad, lo cual, puede afectar la comodidad y la durabilidad de la ropa de cama.

Por ello, este artículo, explicaremos los diferentes tipos de tejidos de ropa de cama y sus características. De este modo, podrás tomar una decisión informada sobre el tipo de tejido de ropa de cama que mejor se adapte a tus necesidades y preferencias personales.

Algodón

El algodón es una fibra vegetal natural y uno de los materiales más utilizados en la fabricación de ropa de cama.

Es un tejido suave, cómodo y transpirable, lo que lo convierte en una excelente opción para el uso diario. 

Además, el algodón es resistente a la rotura, lo que lo hace duradero y fácil de cuidar.

Existen varios tipos de algodón disponibles, cada uno con sus propias características y beneficios.

El algodón percal es un tipo de algodón que tiene una textura más suave y sedosa, lo que lo hace ideal para personas que buscan una sensación más suave al tacto.

Por otro lado, hallamos el algodón egipcio, uno de los tejidos más suaves y de alta calidad disponibles en el mercado.

Este tipo de algodón se cultiva en Egipto y se caracteriza por sus fibras largas y finas, lo que lo hace suave y lujoso.

Lino

El lino es un tejido natural que se obtiene de la planta del lino. Es un material transpirable, resistente y duradero, lo que lo convierte en una excelente opción para la ropa de cama de verano.

Además, el lino es conocido por su textura fresca y suave al tacto, lo que lo hace ideal para personas con piel sensible.

Una de las principales características del lino es su capacidad para absorber la humedad y liberarla rápidamente, lo que lo convierte en un material muy fresco y transpirable.

Cabe mencionar que el lino es fácil de cuidar y se vuelve más suave y cómodo con cada lavado.

Seda

La seda es un tejido suave, lujoso y brillante. Este material se caracteriza por ser fresco en verano y cálido en invierno. 

En este sentido, es una opción muy versátil para la ropa de cama. Aunque, es muy delicada y requiere cuidado especial al lavarla y almacenarla

Sin embargo, su suavidad y comodidad la hacen ideal para la ropa de cama de lujo.

Por otro lado, es un material que no absorbe la humedad y mantiene la piel seca durante toda la noche, lo que la hace ideal para personas con piel sensible o propensas a la sudoración nocturna.

Satén

En el caso del satén es un material suave y sedoso. Asimismo, tiene un acabado brillante y liso, lo que lo hace ideal para ropa de cama elegante y de alta calidad. 

El satén es un material duradero y resistente a las arrugas, lo que lo hace fácil de cuidar.

Además, se siente fresco al tacto y es ideal para las personas que buscan un tipo de tejido que se sienta fresco durante la noche.

tipos de tejidos de ropa de cama

Franela

El tejido de franela es de algodón suave y cálido que es óptimo para climas fríos. Tiene una textura aterciopelada en un lado que lo hace suave y agradable al tacto.

La franela es un tejido cepillado, lo que le da una sensación de acolchado, por lo que se recomienda para la ropa de cama de invierno.

Además, es un material transpirable que ayuda a mantener la temperatura corporal durante la noche, lo que la hace ideal para personas que necesitan un poco de calidez adicional durante los meses más fríos.

Cabe mencionar que es fácil de cuidar y se vuelve más suave con cada lavado.

Microfibra

La microfibra es un material sintético que se utiliza a menudo en la ropa de cama. Está compuesto de poliéster y nylon, lo que lo hace duradero y resistente a las arrugas y al desgaste.

La microfibra es muy suave al tacto, por lo que se recomienda para personas con piel sensible. Pues, es transpirable y absorbe la humedad, lo que ayuda a regular la temperatura corporal durante la noche.

Otro aspecto por el que destaca la microfibra es su capacidad para resistir las manchas y la decoloración. Además, se puede meter en la lavadora y en la secadora sin preocuparse por el encogimiento o la deformación.

Profesional
destacado

Ver perfil

  • Contactar por correo

  • Llamar por teléfono

Si eres autónomo o tienes una empresa

Date de alta gratis

Más artículos sobre Hogar