¿Cuál es el mejor tratamiento para el TOC?

| |

El Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC) es una condición mental que se caracteriza por los siguientes aspectos:

  1. Las personas que padecen de esta condición experimentan pensamientos repetitivos, irracionales e involuntarios (obsesión).
  2. Estas obsesiones provocan ansiedad, angustia y miedo en la persona, lo que la lleva a realizar acciones compulsivas para evitarlo (compulsión).

Como consecuencia de este ciclo de obsesiones y compulsiones que se presenta a diario, disminuye la calidad de vida de la persona que lo padece. 

Las obsesiones más comunes del TOC

En primer lugar, vamos a hablar de las obsesiones. Aunque son muchas las que pueden presentarse en una persona que padece TOC, entre las más comunes tenemos:

1. Contaminación

  • Fluidos corporales: sudor, orina, heces, menstruación
  • Microorganismos: levaduras, virus, bacterias, enfermedades
  • Contaminantes ambientales: radiación
  • Productos químicos: productos de limpieza
  • Suciedad

2. Perder el control

  • Miedo a bañarse
  • Temor a enamorarse
  • Miedo a dañar a alguien
  • Temor a morir
  • Miedo a robar
  • Temor a insultar o usar malas palabras

3. Perfeccionismo

  • Excesiva preocupación por la simetría
  • Preocupación por no recordar algún evento o fecha importante
  • Miedo a olvidar un plan importante
  • Incapacidad para poder decidir qué debe conservar o qué debe desechar
  • Miedo excesivo a perder las cosas

4. Daño

  • Miedo excesivo a ser el causante de un hecho terrible (incendio, robo, muerte)
  • Miedo excesivo a dañar por no ser lo suficientemente cuidadoso (dejar caer algo al suelo y ocasionar un accidente)

5. Pensamientos sexuales no deseados

  • Pensamientos o ideas sexuales perversas o perturbadoras
  • Impulsos sexuales perversos, dañinos y perturbadores
  • Obsesiones sexuales que involucren episodios de incesto o que involucren niños o adolescentes
  • Obsesiones de comportamientos de violencia sexual hacia ellos mismos o hacia otras personas

6. Obsesiones religiosas

  • Miedo excesivo de ofender a Dios o blasfemar
  • Excesiva preocupación acerca de la moralidad y el qué dirán

7. Otras obsesiones

  • Miedo a contraer una enfermedad
  • Ideas supersticiosas sobre la interpretación de los sueños, colores y números

Compulsiones más comunes en el TOC

En segundo lugar, estas son las compulsiones que se presentan con más frecuencia en las personas que padecen TOC:

1. Higiene excesiva

  • Lavarse las manos varias veces y de una manera específica
  • Rutina de baño excesiva, sin saltarse ningún paso
  • Limpiar los objetos de la casa muy seguido
  • Tratar de no estar en contacto con contaminantes

2. Revisarlo todo

  • Comprobar que no ha dañado u ofendido a nadie
  • Revisar que no ha hecho nada que lo pueda dañar
  • Comprobar que nada terrible ha ocurrido
  • Revisar que no va a ocurrir nada malo
  • Comprobar constantemente su estado físico

3. Compulsiones mentales

  • Revisión mental constante para asegurar que todo está bien y que las personas de su alrededor están bien
  • Rezar constantemente para prevenir daños
  • Pensar mucho antes de hacer o decir algo

El mejor tratamiento para el TOC

El tratamiento que reciben las personas que viven con esta condición, suele estar unido al impacto que el trastorno ocupa en su vida, es decir, el tiempo que dedica una persona con TOC a la compulsión o ritual excesivo, la intensidad de la conducta y si la obsesión se inclina más hacia la parte cognitiva o conductual.

Por un lado encontramos el tratamiento farmacológico. Están basados en antidepresivos. Ya sean los del tipo clásico (tricíclicos) o los más modernos que actúan como inhibidores de la serotonina que tienen una eficacia de entre 40 a 60% de los pacientes y los efectos secundarios no son tan comunes. En casos muy extremos, se realizan cirugías. 

Por otro lado, si se trata de un caso leve, bastará con tratamiento psicoterapéutico. No obstante, en los casos con una repercusión funcional severa, será necesario un abordaje más integral que incluya medicación y psicoterapia. 

Sea cual sea el caso, es importante que el paciente esté informado por completo de todas las opciones terapéuticas, de sus beneficios, riesgos y, por supuesto, de su coste (tanto económico como personal).

En definitiva, estos tratamientos son muy eficaces para reducir y controlar los síntomas ligados al TOC. Sobre todo la ansiedad, lo que les permite tener una mejor calidad de vida. No ignores que “la psicoeducación en el tratamiento del TOC es la piedra angular”.

Mi manera de abordar el trabajo terapéutico, después de años de práctica, consiste en elegir y aplicar la mejor técnica para crear las condiciones que hagan posible el cuidado, asumiendo que quien lidera y genera tal proceso es el propio paciente. Tengo la firme creencia de que dentro de cada persona existe un espacio sagrado y puro donde se encuentra el sanador perfecto y que mi presencia ayuda a encontrar el camino que conduce hacia él. En este viaje, que transcurre paso a paso, encontrarás herramientas, procedimientos y nuevos patrones que te permitirán llegar a tu centro, en tus propias y más genuinas soluciones.