Uñas de gel o de porcelana: esa es la cuestión

| |

Si estás pensando hacerte las uñas permanentes te recomendamos leer este articulo completo.  

Aquí te contamos todo lo que necesitas saber antes de ir a hacerte la manicura. Sobre todo, para que atines en la selección del material; ¿te conviene más las uñas de gel o de porcelana?

En cualquier caso, podrás lucir unas uñas perfectas. Y, si lo que realmente buscas es una manicura perfecta y duradera, lo ideal son las uñas de gel o de porcelana.

Sin embargo, cada uno de estos tipos de uñas poseen sus virtudes, ventajas y desventajas. Sigue leyendo si quieres saber en qué se diferencia cada una de las técnicas y cuáles son sus características distintivas.

Pero antes de entrar en detalles, hablemos un poco de las ventajas y desventajas de las uñas permanentes en general.

En principio, como su nombre lo indica, se trata de una manicura que puede durarte aproximadamente tres semanas en buen estado.

Ventajas y desventajas de las uñas permanentes

Por lo tanto, olvídate de la manicura por este periodo y luce unas uñas sin estrías y marcas por más tiempo. Normalmente, se recomienda hacer un retoque cada dos o tres semanas. Además, puedes escoger la longitud que desees.

Por otra parte, resultan una solución para muchas personas que se comen las uñas y buscan dejárselas crecer.

Ya que, puede ayudarte a controlarte si llegas a llevártelas a la boca. Por último y no por ello menos importante, resulta que el coste de las uñas permanentes resulta cada vez más asequible

Sin embargo, como todo en la vida, tiene sus pros y también tiene sus contras. Una de las desventajas de las uñas permanentes es que si las utilizas por mucho tiempo suelen debilitar las uñas naturales.

Por otra parte, si llegan a retirarse de manera inadecuada, podrían verse comprometidas las capas más superficiales de la uña. Y, en consecuencia, dejar el dedo desprotegido. Asimismo, si el proceso no se realiza de manera adecuada, puede alterar la cutícula o correr riesgo de contraer infecciones.

Tipos de uñas permanentes

A continuación te describiremos dos tipos de uñas postizas permanentes: las uñas de gel y las uñas de porcelana. Luego de leer los siguientes párrafos sabrás cuál de estos tipos de uñas se adapta a tus gustos y necesidades.

Uñas permanentes de gel

Las uñas de gel son un gran tendencia y un producto novedoso en el sector de la manicura.

Su textura está conformada por una mezcla entre líquido y sólido.

Por lo tanto el proceso de aplicación involucra dos etapas. En la primera etapa corresponde aplicar una capa de resina y exponerla posteriormente un secado con lámparas ultravioleta. La segunda etapa, por su parte, corresponde al proceso de limado de las uñas para darles la forma deseada.

Por otra parte, en cuanto al mantenimiento de las uñas de gel, éstas pueden durar el tiempo que tu desees. Siempre y cuando, vayas  rellenándolas a medida que crece la uña natural. De lo contrario, suelen durar aproximadamente entre dos a tres semanas.

Una ventaja de las uñas de gel es su apariencia natural, que no lo ofrecen otros tipos de uñas postizas. Además, su excelente flexibilidad contribuye a que duren mucho más que las demás.

Por otra parte, este tipo de uñas resulta difícil de retirar. Por lo tanto,al hacerlo se convierte en un proceso agresivo para las uñas naturales. Y, en caso de experimentar alguna rotura, no se pueden arreglar. En cuanto al precio, las uñas de gel suelen tener un valor en el mercado de aproximadamente unos 30 €. Este coste es inferior al de las uñas de porcelana, por ejemplo.

Uñas permanentes de porcelana

Este tipo de uñas permanentes están formadas por una mezcla de un monómero (líquido) y polímero (sólido). Dicha mezcla debe aplicarse sobre las uñas naturales y la especialista en manicura les irá dando la forma deseada. Sin embargo, también existen uñas de porcelana prefabricadas. Estas últimas son mucho más fáciles de colocar.

Al igual que las uñas de gel, este tipo de uña permanente requiere un mantenimiento constante. El cual, dependerá del crecimiento de las uñas naturales. Por lo tanto, deben ser retocadas aproximadamente cada dos o tres semanas.

Aunque no cuentan con el nivel de naturalidad que ofrecen las uñas de gel, sí que se ven naturales y mucho más que otras técnicas, como las acrílicas. Además, colocarlas es realmente sencillo. Simplemente se debe aplicar un esmalte protector y pegar las uñas de porcelana a la uña natural.

En cuanto a sus desventajas, debido a la rigidez del material, las extensiones pueden romperse con facilidad. Y, suelen costar el doble que las uñas de gel. Pueden tener un precio promedio de 60 €. Sin embargo, todo dependerá del salón de belleza al que acudas.

Francis Beauty Salon es un centro especializado en estética y belleza integral. Ofrecemos tratamientos corporales y faciales, así como maquillaje para eventos, micropigmentación y manicura y pedicura.

Nos esforzamos en ofrecer una atención cercana e individual a cada de uno de nuestros clientes. Ven a visitarnos y quedarás impresionado con tu belleza natural.

Artículos relacionados: