¿En qué consiste una limpieza facial profunda?

| |

Una de las técnicas más utilizadas para remover imperfecciones en el rostro, son las limpiezas faciales profundas. Este tipo de técnica ayuda a remover impurezas, células muertas y espinillas de la piel. Además, es posible remover el milium, pequeñas bolas blancas o amarillas que se forman en la zona interior de nuestro rostro. 

Las limpiezas fáciles deben realizarse cada dos meses para casos normales o en pieles secas, mientras que las más grasosas o mixtas que contengan acné deben someterse al tratamiento al menos una vez al mes.

Este tipo de limpieza facial puede realizarse de forma profesional en clínicas estéticas y tienen una duración aproximada de una hora. No obstante, también es posible realizarla desde casa, pero se deben seguir una serie de pasos para lograrlo exitosamente.

6 pasos importantes para realizar una limpieza facial profunda

1. Limpiar correctamente la piel

La limpieza del rostro consiste en aplicar lociones de limpieza que ayudan a eliminar el exceso de grasa e impurezas del rostro. Son productos con base de aloe vera y té verde que ayudan a desintoxicar perfectamente la piel. Estas lociones deben ser aplicadas con guantes y la palma de la mano sobre el rostro. Después puede utilizarse una gasa que ayude a esparcir el producto sobre la cara y realizaremos movimientos circulares.

2. Abrir los poros

La abertura de poros suele realizarse con la aplicación de vapor de agua, ya que esto ayuda a que se suavice la piel, logrando extraer con mayor facilidad las espinillas e impurezas. Es posible que apliquemos una mascarilla que ayude a suavizar más la piel superficial. El vapor de agua u ozono puede aplicarse por lapsos de 5 a 10 minutos y durante este periodo se pueden emplear masajes en la cabeza o pies, mejorando la sensación de relajación. 

3. Exfoliación 

Los exfoliantes tienen la función de remover las células muertas del rostro o cuerpo, esto facilita la extracción de las espinillas e impurezas. Existen personas que tienen espinillas inflamadas y la exfoliación solo puede realizarse con productos específicos, pero en muchos casos sí pueden utilizarse los exfoliantes en crema que cuentan con microesferas, ya que estos pueden hacer presión sobre la piel, lo cual favorece la extracción de suciedad.

4. Extracción de los puntos negros

Los puntos negros son una de las imperfecciones más comunes que se manifiestan en nuestro rostro. Por lo general suelen aparecer por un exceso de grasa y es importante que se eliminen rápidamente. Podemos utilizar pedacitos de gasa o algodón humedecidos en lociones antisépticas, presionando de dirección opuesta.

Sin embargo, para la extracción de las millium debe utilizarse la microaguja, con la que se podrá perforar la piel. De esta forma es más sencillo remover la bolita de sebo que se forma en esa zona. Aunque se trata de un procedimiento que puede alcanzar hasta los 30 minutos, es importante recorrer todo el rostro desde la zona T hacia la nariz, barbilla, frente y cachetes.

Una vez se haya realizado la extracción manual y el millium, podemos aplicar aparatos de alta frecuencia que harán que la cicatriz se normalice. Pero es importante que, posteriormente, realicemos una correcta limpieza de la piel, pudiendo retirar todas las impurezas. En algunos casos se puede recurrir a la limpieza con ultrasonido, la cual utiliza un equipo especial que logra alcanzar mayores capas de piel.

5. Mascarillas calmantes

Las mascarillas calmantes se utilizan dependiendo del tipo de piel que tengamos. Podemos utilizarla alrededor de 10 minutos para refrescar y disminuir el enrojecimiento de la piel. Para quitarla, podemos utilizar agua y una gasa haciendo movimientos circulares. Durante su actuación, el drenaje linfático comienza a trabajar por todo nuestro rostro, ayudando a retirar el enrojecimiento e hinchazón.

6. Aplicar protector solar

Cuando se finaliza la sesión de limpieza es importante aplicar una loción hidratante, además de protector solar con una protección mayor a 30 FPS. Al finalizar el procedimiento, la piel suele notarse mucho más sensible de lo normal, por lo que se debe proteger de los daños del sol y, de esta forma, evitar que aparezcan manchas en la piel que pueden surgir debido a la exposición a los rayos ultravioleta.

En Miriam Cruz llevamos desde 2017 trabajando al servicio de la belleza. Sentimos que nuestro trabajo contribuye a mejorar tu día a día, haciendo que te sientas bien por dentro y por fuera.

Contamos con un grupo de profesionales en el sector que estarán dispuestos a recomendarte el tratamiento que mejor se ajuste a tus necesidades.

¡Acércate a probar nuestros tratamientos!