Tipos de piel y tratamientos más eficaces

| |

El aspecto de la piel es determinante en la primera impresión que tienes de una persona.

En ella se pueden advertir los hábitos alimentarios que tienes, cómo te afecta el clima, y muchos más elementos que podrían estar alterando tu tez, tu aspecto personal y tu salud.

Y es que una de las labores más importantes que debes realizar para el mantenimiento de una piel radiente y sana es un cuidado ehaustivo y limpieza de tu piel.

Para ello, comienza eliminando todo tipo de impurezas mediante tratamientos de limpieza que nutran tu piel y le devuelvan la lozanía a tu piel.

Dedícale a tu piel delicados cuidados, que deberás realizar dos veces por día (mañana y noche). Además, presta especial atención a los productos que utilizas para limpiar tu piel. Comprueba que sean de calidad, y preferentemente hipo alergénicos, para que luzca hidratada y purificada.

Primer paso para elegir tu tratamiento ¿cuál es mi tipo de piel?

A continuación conocerás las características de los diferentes tipos de piel, además de los tratamientos faciales más adecuados:

Piel normal

  • Este tipo de piel es sana, equilibrada e hidratada
  • No requiere de cuidados especiales
  • Solo necesita de mantenimiento y cuidados básicos, tales como: Limpieza, hidratación y tonificación.

Piel mixta 

  • Es un tipo de piel que tiene áreas secas, combinada con otras áreas más grasas. Las áreas secas se encuentran generalmente en las mejillas. En cambio, las áreas grasas se encuentran localizadas, casi siempre en la nariz, el mentón y la frente.
  • Para este tipo de piel es recomendable la limpieza diaria, la cual debe ser combinada con exfoliantes durante dos veces por semana, sobre todo en las zonas donde se acumule la grasa.

Piel seca 

  • Este tipo de piel presenta finos poros, carece de brillo, y además tiende a descamarse.
  • La piel seca en primera instancia, debe ser hidratada con una alimentación equilibrada y la ingesta diaria de dos litros de agua.
  • Se deben aplicar sobre todo en el rostro, aceites hidratantes y productos que aporten nutrientes. Todo esto contribuirá a frenar el envejecimiento prematuro, característico de este tipo de piel.

Piel grasa

  • La piel grasa se caracteriza por tener los poros dilatados y contener exceso de sebo.
  • Debe hidratarse con los productos idóneos, al igual que los otros tipos de piel.
  • Se deben utilizar para esta piel, limpiadores que eliminen el exceso de grasa.
  • Se debe exfoliar dos o tres veces por semana, además de hidratarla con una crema reguladora del sebo, o con cremas cuyas texturas sean a base de gel refrescante.

Consejos básicos para tener una piel saludable

  • Bebe agua en grandes cantidades, ya que tu cuerpo pierde grandes cantidades a lo largo del día.
  • Haz ejercios diariamente para mantener la tonicidad y elasticidad de la piel.
  • Manten tu piel reluciente; esto solo se logra teniendo la disciplina de limpiar la piel dos veces al día, y con productos de alta gama o calidad.
  • Si puedes tomar un baño de sauna, sería muy recomendable para la hidratación de tu piel
  • Es importante que utilices exfoliantes que reiren las células muertas de tu piel
  • Hidrata tu piel para que no se deteriore, debido los cambios del clima.
  • Utiliza protección solar

Deberás tener presente que a lo largo de la vida tu piel obedecerá a determinadas necesidades de cuidado y mantenimiento. Para ello, presta especial atención a los momentos donde tu piel esté muy sensible, para que la protejas con productos que eviten que reaccione al clima.

Además es muy importante que observes, si en ciertas ocasiones tu piel llega a presentar acné.

De ser así, deberás acudir inmediatamente a una consulta con tu dermatólogo, para que te indique los medicamentos y productos necesarios para  sanar tu piel.

Somos un centro situado en Alpedrete con 18 años de trayectoria.

Nuestro equipo de profesionales en continua formación, te ofrece los tratamientos y productos más avanzados, naturales y novedosos.

Artículos relacionados: