Buscar

La piel tiene memoria: ¿qué significa?

Te contamos qué quiere decir que la piel tiene memoria, por qué, para qué sirve y mucho más.

Centro Clínico Pérez Romero Publicado: 17 de mayo de 2022

Desde que somos pequeños hemos escuchado la siguiente frase: la piel tiene memoria. Esto nos lo dicen para que la cuidemos, puesto que no tenemos otra. Pero, ¿qué quiere decir exactamente? Si quieres descubrirlo, ¡sigue leyendo para no perdértelo! A continuación, te lo contamos. 

La piel tiene memoria pero, ¿qué quiere decir?

La piel tiene memoria. Esas cuatro palabras tienen el potencial de cambiar por completo la forma en que piensas sobre tu órgano más grande, la piel. 

Una nueva investigación sugiere que nuestras células madre (células no especificadas en el cuerpo que tienen la capacidad de dividirse y convertirse en muchos tipos diferentes de células) realizan un seguimiento de las respuestas a las heridas, como la inflamación, para proteger mejor contra los próximos ataques y esencialmente optimizarlas para futuros casos. 

Mientras que un estudio separado en animales incluso encontró que una herida en la piel de un ratón se curó 2.5 veces más rápido cuando ese lugar se lesionó nuevamente. Cuando tenemos en mente que casi todo lo que le hacemos a la piel se calma solo, esto es un gran problema.

La piel tiene memoria: ¿esto es útil?

Y es que el hecho de que tu piel tenga memoria puede ayudar a cualquier persona que se enfrente a respuestas inflamatorias, como la psoriasis, a comprender por qué sus células parecen estar atrapadas en un circuito de retroalimentación sin una razón clara. 

Podría explicar por qué el segundo y el tercer tratamiento con láser requieren menos tiempo de inactividad que el primero. Y, lo que es más importante, podría explicar de una vez por todas por qué el tratamiento funciona mucho mejor cuando lo utiliza un mes después del último uso.

¿Por qué la piel tiene memoria?

Lo creamos o no, la piel tiene memoria y es bastante buena, según los expertos. En realidad, no son las células de la piel las que le dan esta supuesta memoria, sino las células madre, que son responsables de la renovación y reparación de la piel. 

Por ejemplo, el daño del sol. Con cada quemadura de sol, el ADN de esas células de la piel se altera permanentemente, lo que significa que a partir de ese momento, los mecanismos naturales de defensa de la piel se debilitan. Esto también sucede por otro lado, ya que la piel aprende a lidiar con ciertos tipos de inflamación productiva (como los láseres, por ejemplo).

A medida que traducimos el significado de todo esto para nuestros productos favoritos y prácticas personales, existe un vínculo obvio. Por ello, en lugar de los tratamientos de una sola vez en una clínica, las opciones de bajo tiempo de inactividad han ganado popularidad.

A menudo, los expertos recomiendan una serie de tratamientos con láser o de exfoliaciones químicas porque saben que su piel responde aún más rápido y mejor con cada tratamiento posterior.

Pero es que el hecho de que la piel tiene memoria no solo beneficia la apariencia de la piel, sino que debido a su función optimizada también se puede comenzar a ver que se está reparando más rápido y requiere menos tiempo para hacerlo. Día a día, eso significa que cuando la piel entra en contacto con niveles bajos de inflamación, es más capaz de procesarlo y continuar.

Nuestra piel es un órgano sensible y reconocerá y reaccionará de manera diferente a los productos familiares frente a los extraños. Hay ciertos tipos de células inmunes en nuestra piel que pueden causar reacciones inflamatorias en la misma área repetidamente. 

La piel tiene memoria y también necesita tiempo libre

Las células madre están recordando la condición anterior de la piel y saben cómo responder mejor y más rápido. Pero, además de que la piel tiene memoria, hay que tener en mente que hay que relajarse y tomarse un tiempo libre de algo bueno puede tener resultados reales. 

Los expertos reconocen que nuestra piel, a menudo, responde mejor a un producto después de que le hayamos dado un tiempo de descanso. Los productos suelen funcionar al estimular una respuesta en nuestra piel, y después de que eso ha estado ocurriendo por un tiempo, comenzaremos a ver rendimientos decrecientes o, peor aún, una especie de agotamiento por sobreestimulación.

En lugar de seguir adelante, esto debe tomarse como una señal para darle a tu piel las vacaciones que tanto necesita. Digamos, tres meses, o incluso seis, para recargar su batería, en cierto sentido. 

La piel necesita un descanso, unas vacaciones de ese estímulo particular. Solo así podrá regresar, renovada y responderá mucho más positivamente.

Profesional
destacado

Ver Microsite

  • Contactar por correo

  • Llamar por teléfono

  • Contactar por Whatsapp

Si eres autónomo o tienes una empresa

Date de alta gratis

Más artículos sobre Belleza

Presoterapia: ¿qué es y para qué sirve?

MímateActualizado: 13/03/2024Publicado: 23/01/2024