¿Cuáles son los trastornos de la personalidad?

| |

Un trastorno de personalidad es un trastorno mental donde la persona tiene un patrón de comportamientos, emociones y pensamientos muy diferentes al resto. Este patrón es prolongado y se aleja del que tienen los individuos de su cultura. 

Además, interfiere y muchas veces impide a quien lo sufre, que tenga relaciones interpersonales, trabajo y otros aspectos del día a día. Aunque lo habitual es hablar del trastorno de la personalidad en general, hay varios tipos. A continuación, te contamos algunos de ellos:

Trastorno de la personalidad antisocial

En ocasiones se le llama sociopatía, y es una afección mental donde las personas no distinguen entre el bien y el mal, ignorando los sentimientos y derechos ajenos. Estas no muestran ningún ápice de culpa o remordimiento tras sus conductas, que suelen estar cargadas de manipulaciones, crueldad e indiferencia

Es habitual que los individuos con un trastorno de la personalidad antisocial terminen siendo delincuentes y violando la ley. Además, pueden tener problemas con las drogas y el alcohol, y comportarse de forma violenta e impulsiva. 

Es por todo esto que no se pueden hacer cargo, en muchas ocasiones, de las responsabilidades dentro de las relaciones familiares, laborales o académicas. 

Trastorno de la personalidad por evitación

Este trastorno tiene como síntomas la inhibición social, el miedo a los juicios negativos del entorno y un sentimiento constante de no ser adecuado. Los individuos que lo sufren tienden a ser tímidos, sensibles a los rechazos y las críticas.

Como consecuencia, reduce sus contactos sociales, no puede hablar en público e, incluso, puede desembocar en fobia social.

Las personas con trastorno de la personalidad por evitación suelen tener estados de ánimos desagradables repletos de tristeza, ansiedad e irritabilidad. En el abordaje de este trastorno se les enseñará a tolerar todos estos estados disfóricos. 

Trastorno límite de la personalidad

Al igual que muchos otros trastornos mentales, afecta a la autopercepción y a la percepción ajena, causando problemas en la vida diaria, modificando pensamientos y sentimientos. También afecta al manejo de emociones, al comportamiento y a las relaciones, que terminan siendo inestables.

Aquellas personas que lo sufren tienen un miedo profundo e incesante al abandono y a la inestabilidad, incluyendo en ocasiones intolerancia a la soledad. Pero es común que estas personas terminen alejando a los demás, por su ira desproporcionada, impulsividad y constantes cambios de ánimo. 

Trastorno de la personalidad dependiente

Quienes sufren el trastorno de la personalidad dependiente no creen poder cuidar de sí mismos, utilizando la sumisión para recibir estos cuidados de los demás.

Las causas habituales de este trastorno son la cultura, las experiencias traumáticas tempranas, la tendencia a la ansiedad y la genética

Los síntomas más habituales de esta afección son falta de independencia, falta de confianza, sumisión excesiva y necesidad de atención.  

Trastorno histriónico de la personalidad

Los individuos que padecen este trastorno tienen una conducta emocional, dramatizada y teatralizada en exceso, para no pasar desapercibidos. Es decir, se encuentran constantemente buscando protagonismo a partir de técnicas, como pueden ser el victimismo o la seducción. 

Estas personas, aparentemente, tienen una elevada autoestima, por el carácter jovial, alegre y entusiasta que presentan. Pero en realidad es una manera de reafirmarse. De todas formas, quienes tienen este desorden, suelen ser completamente funcionales, y con buenas habilidades sociales y profesionales. 

Trastorno narcisista de la personalidad

El trastorno narcisista hace que, quienes lo sufren, necesiten atención y admiración excesivas. También tienen un sentido desmesurado de su propia importancia, relaciones conflictivas y una falta de empatía importante. 

De nuevo, nos encontramos ante unas personas que aparentan una gran autoestima que, realmente, esconde lo contrario: una autoestima vulnerable a la mínima crítica. 

Debido a sus síntomas, este desorden crea problemáticas en el día a día, en sus relaciones, trabajo, estudios o asuntos económicos. 

Centro de psicología integral en zona Retiro, Madrid.