Los 4 principales trastornos del sueño

| |

Hablamos de trastornos del sueño cuando nos referimos a los problemas y/o patologías relacionadas con la acción de dormir. Existe una tendencia a reducirlos sólo a los que afectan por falta de sueño, pero también se incluyen aquí a los que afectan por exceso del mismo.

El principal peligro que presentan no ocurre mientras se producen si no mientras realizamos el resto de actividades cotidianas. Al fin y al cabo, lo que provocan es una falta de descanso que el organismo necesita, o más del necesario, y como consecuencia pueden alterar las conductas por fatiga, falta de concentración, somnolencia o reducir el rendimiento.

Existen múltiples afecciones de este tipo, se calcula que cerca de un centenar, aunque los expertos suelen clasificarlas en cuatro grandes grupos: insomnio, hipersomnia, alteración del ritmo circadiano y apnea del sueño.

Insomnio

Sin lugar a dudas este es el trastorno más habitual entre la población; hay personas que lo sufren de manera recurrente y otras de manera puntual – por estrés, principalmente –. Básicamente, el insomnio es la dificultad para mantenerse dormido, la facilidad para despertarse o la imposibilidad de disfrutar de un proceso reparador que ayude al descanso.

Podemos identificar el insomnio si durante la jornada sentimos alguna de las siguientes afecciones: fatiga, falta de concentración, disminución de la energía, somnolencia, alteraciones en el ánimo, dificultades a la hora de conducir y síntomas como dolores de cabeza o tensión muscular. 

En cualquier caso, y antes de hacer un análisis propio, lo mejor es contactar con un especialista para realizar un estudio. Muchos hospitales cuentan con unidades de sueño especializadas en tratar y afrontar estas conductas.

Hipersomnia

Las personas que sufren este trastorno tienen dificultades para despertarse y mantenerse despiertos durante el día. No se debe a la falta de descanso u horas de sueño, más bien a que ha habido un exceso de estas, lo que provoca que el cuerpo se acostumbre a esa situación.

Aunque no se puede generalizar, la hipersomnia suele presentarse en personas jóvenes, que necesitan varias alarmas para ponerse en marcha al empezar el día. Esto se debe a que afrontan, muchas veces, situaciones monótonas, en las que no necesitan poner atención de manera permanente.

Como consecuencia se pueden producir episodios de narcolepsia – dificultad para mantenerse despierto durante un período largo de tiempo –.

Alteración del ritmo circadiano

Los especialistas en la conducta del sueño indican que es necesario que cada individuo ajuste sus horas de descanso, de sueño, a las de su ritmo circadiano. De esa forma se produce un descanso óptimo y reparador, que el cuerpo necesita para estar a punto.

Se tratan de ritmos biológicos, naturales, y que dependen de factores internos o externos, como puede ser la temperatura o la luz.

La sociedad en general desarrolla sus actividades durante las horas de luz, es decir durante el día, y reposa mientras se ha puesto el sol. Desajustar el proceso de dormir a esos biorritmos puede tener consecuencias.

Una de las circunstancias más características y conocidas que provoca un cambio en el ritmo circadiano es el jet-lag, que modifica por completo, especialmente en los viajes largos y en los que se produce un cambio de huso horario, los hábitos y comportamientos adquiridos.

Apnea del sueño

La aparición de fluctuaciones en la respiración es la causante de este trastorno, más común de lo que se piensa. Puede ocurrir que se produzca una disminución en el movimiento respiratorio o que no exista de forma intermitente. Por lo general esto se debe a una afectación cardíaca o del sistema nervioso central (SNC).

Hay muchas variantes, que dependen de la cantidad de ausencias de oxígeno por minuto y la duración de las mismas. A menudo, y para contrarrestar esa falta de aire, el cuerpo reacciona con movimientos enérgicos con la clara intención de regresar a un estadio de respiración correcto.

El centro Psico-logos es un gabinete de Psicología y Logopedia formado por un equipo de psicólogos con amplia experiencia en Evaluación Clínica y Psicopedagógica y en Psicoterapia con niños, adolescentes y adultos, en sesiones individuales o de grupo.

Nuestro objetivo se centra en poner a su disposición nuestra experiencia y gran motivación para atenderle y ayudarle a recuperar el equilibrio y bienestar emocional.

Artículos relacionados: