Trastorno obsesivo compulsivo, síntomas y cómo controlarlo

| |

El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) está conformado por un modelo de formas de pensar y de miedos (obsesiones), que producen algunos comportamientos repetitivos o compulsiones. Estas dos figuras causan interferencias en las rutinas diarias y generan un enorme sufrimiento a nivel emocional. 

Cuando la persona trata de no pensar o de frenar sus obsesiones, solo logra aumentar su ansiedad y su padecimiento. Cuando esto ocurre, el individuo siente el deseo de provocar actos compulsivos pensando que, de esa manera, aminora su estrés.

Dicho esfuerzo, tratando de controlar los impulsos o pensamientos que afectan la mente, se repite una y otra vez. Esto conlleva a observar conductas reiterativas y un círculo vicioso del trastorno obsesivo compulsivo que permanece en el tiempo como un ritual.     

Este trastorno generalmente se sitúa en una temática diversa, como, por ejemplo, aquella persona que demuestra un excesivo miedo a contaminarse con algún tipo de germen y, ante el temor, lava sus manos a cada momento, hasta lograr irritarlas o agrietarlas. 

Cuando una persona deduce que puede sufrir de este tipo de trastorno, siente cierta vergüenza por no encontrar la manera de manejar dicha afección, aunque existe tratamiento para ello. 

Síntomas del trastorno obsesivo compulsivo

El TOC tiene en su haber obsesiones y compulsiones, aunque en algunos casos se pueden presentar síntomas de uno solo de ellos. 

La persona puede detectar si sus obsesiones y compulsiones son irrazonables o extremas, ya que estas le ocasionan muchas limitaciones a nivel laboral, educativo y social.  

Síntomas de la obsesión 

Las obsesiones que se presentan cuando se sufre del trastorno obsesivo compulsivo, generalmente son impulsos o imágenes repetidas que se mezclan con pensamientos y se tornan persistentes, lo que genera un gran desasosiego. 

Un paciente con este trastorno, pudieras verlo hacer un ritual o cualquier otro tipo de comportamiento repetitivamente, conducta que le persigue y perturba. Entre las más comunes están las siguientes temáticas: 

  • Temor a la suciedad o contaminación.
  • Intolerancia manifestada ante la incertidumbre. 
  • Temático con el orden y maniático simétrico. 
  • Pensamientos negativos o trágicos en cuanto a la pérdida de control y el daño que se pueda ocasionar a sí mismo o a las demás personas. 
  • Pensamientos indeseados de agresión, que incluyen temas sexuales o religiosos.  

Ejemplos de signos y síntomas que revelan un estado obsesivo compulsivo

  • Temor a tocar objetos para no contaminarse. 
  • Dudar con frecuencia que haber apagado la calefacción o cerrado la puerta. 
  • Explosiones de estrés cuando los objetos no están perfectamente ordenados. 
  • Imágenes perturbadoras de que conduce un auto entre un grupo de personas. 
  • Pensamientos recurrentes de que actúa de manera inapropiada ante un público o de que vocifera palabras obscenas.
  • Percepción de imágenes desagradables de carácter sexual.
  • Rechazar o limitar el apretón de manos ante el riesgo de desencadenar obsesiones. 

Síntomas de compulsión 

La compulsión es un trastorno obsesivo compulsivo conformado por conductas repetitivas a las cuales el paciente se siente obligado a realizar. 

Estas conductas repetitivas tienen como meta aminorar la ansiedad que está estrechamente relacionada con las obsesiones, pensando que así se evita que suceda algo malo. 

Cuando una persona se deja dominar por las compulsiones, esto no le ofrece nada positivo, ya que, si se produce un alivio de su ansiedad, esta será temporal. 

Sin embargo, algunas personas buscan aplicar reglas o rituales tratando de controlar dicho estado de incertidumbre que generan los pensamientos obsesivos. En algunos casos, las compulsiones son exageradas, esto le crea confusión y malestar general al paciente. 

Similares a las obsesiones, las compulsiones tienden a ser temáticas, entre ellas están: 

  • Limpieza y lavado continuo. 
  • Comprobación permanente de algo. 
  • Recuento frecuente. 
  • Estricto orden. 
  • Seguimiento de una estricta rutina. 
  • La exigencia de tranquilidad 

Ejemplos de signos y síntomas que revelan un estado compulsivo

  • Comprobar de manera reiterativa si se han cerrado las puertas.
  • Lavarse las manos a cada momento, hasta lograr producir un deterioro en ellas.
  • Revisar constantemente la cocina para verificar si está apagada.
  • Contar con frecuencia ciertos patrones. 
  • Repetir silentemente una frase, palabra u oración. 
  • Arreglar contantemente objetos para que todos tengan el mismo frente. 

La variación de la gravedad 

El trastorno obsesivo compulsivo casi siempre se inicia en la adolescencia o en el adulto joven, pero, en algunos casos, también puede iniciarse en la infancia. Los síntomas, en su generalidad, son progresivos y llegan a tener una variación en su gravedad durante toda la vida. 

Es importante señalar que los diversos tipos de obsesión o compulsión pueden llegar a tener algunos cambios con el tiempo. Sin embargo, los síntomas se tornan más agudos cuando existe un fuerte estrés. 

Un síntoma obsesivo compulsivo es un trastorno que, muchas veces, se puede considerar “de por vida” y puede presentarse con síntomas leves o moderados, o tornarse tan grave y prolongado que puede llegar a incapacitar a la persona. 

¿En qué momento se debe consultar un especialista?  

Es importante acotar que existe una notable diferencia entre una persona perfeccionista, representada por aquella que siempre quiere resultados perfectos y una persona que tenga un trastorno obsesivo compulsivo, ya que los pensamientos de esta persona no se pueden considerar simples preocupaciones por algún problema en su día a día, o por el mero placer de preservar una limpieza absoluta y un orden especifico. 

En el caso de que las obsesiones o compulsiones afecten de manera recurrente la calidad de vida, es determinante y necesario consultar a un profesional de la salud mental, como un psicólogo o psiquiatra. 

Causas del TOC

En realidad, las causas del trastorno obsesivo compulsivo se desconocen, solo existen teorías que tratan de explicarlo. Entre ellas están: 

  • La biología: Que sostiene que el TOC puede ser el resultado de algún cambio en la química natural del organismo o de cualquier función cerebral. 
  • La genética: Sostiene que el TOC pueda tener algún gen no identificado que lo produzca. 
  • El aprendizaje: Sostiene que los temores obsesivos y conductas compulsivas pueden ser producto del aprendizaje, al tender a imitar algún familiar cercano. Además, el conocer la vulnerabilidad en la salud que puede existir ante la presencia de virus y bacterias, se puede generar un estado de alerta exagerado que ocasione un TOC leve o moderado. 

Elementos de riesgo 

Existen algunos elementos de riesgo que pueden colaborar con el desarrollo de un trastorno obsesivo compulsivo. Cabe mencionar los siguientes: 

  • Antecedentes en la familia: Cuando los padres o cualquier miembro de la familia sufre del trastorno, esto puede aumentar el riesgo de padecerlo. 
  • Eventos de alto estrés en la vida: Cuando se experimentan algunos eventos de alto estrés o traumas, el riesgo a padecerlo aumenta. Ya que esta situación, por alguna razón, puede llegar a generar los pensamientos negativos y el sufrimiento emocional que caracterizan este tipo de trastorno.  
  •  Cualquier trastorno de salud mental: El trastorno obsesivo compulsivo puede tener vinculación con otros trastornos de salud mental, ya sean depresión, ansiedad, tics nerviosos, etc. 

Agravantes del trastorno  

Entre los agravantes pueden incluirse: 

  • Cuando se invierte excesivo tiempo en los comportamientos rituales. 
  • La aparición de la dermatitis crónica por el lavado repetitivo de las manos. 
  • Dificultades laborales, educativas o sociales. 
  • Relaciones tóxicas.
  • Pobre calidad de vida. 
  • Conductas y pensamientos suicidas. 

¿Se puede prevenir el trastorno obsesivo compulsivo? 

El trastorno obsesivo compulsivo no posee una manera asertiva para lograr su prevención. No obstante, cuando los pacientes son tratados a tiempo (en cuanto se logra detectar los síntomas) esto los conduce a ser atendidos por profesionales que los ayudarán a poder controlar en el tiempo algunas actuaciones indeseadas. 

Un paciente con TOC tendrán la oportunidad de recibir terapias muy eficaces que evitará que el trastorno se agudice y afecte sus actividades y rutinas diarias, aminorando los estados de ansiedad que tanto perjudican la salud.

Tratamiento para el TOC

Los tratamientos para el trastorno obsesivo compulsivo son:

  • Psicoeducación 
  • Psicoterapia.
  • Psicofarmacología.

Diversos estudios científicos coinciden en que el tratamiento psicoterapéutico resulta más efectivo cuando se trata de TOC leve y debe ofrecerse como primera opción. 

Sin embargo, en casos moderados, cuando existe una repercusión funcional severa, el paciente es quien debe decidir o aceptar la combinación de los tratamientos, por supuesto, teniendo el debido conocimiento de todas sus opciones, riesgos, beneficios y coste tanto económico como personal.

Mi manera de abordar el trabajo terapéutico, después de años de práctica, consiste en elegir y aplicar la mejor técnica para crear las condiciones que hagan posible el cuidado, asumiendo que quien lidera y genera tal proceso es el propio paciente. Tengo la firme creencia de que dentro de cada persona existe un espacio sagrado y puro donde se encuentra el sanador perfecto y que mi presencia ayuda a encontrar el camino que conduce hacia él. En este viaje, que transcurre paso a paso, encontrarás herramientas, procedimientos y nuevos patrones que te permitirán llegar a tu centro, en tus propias y más genuinas soluciones.

Artículos relacionados: