Síntomas y diagnóstico de TDAH

| |

Cuando se habla de salud mental y del desarrollo en los niños, siempre un tema a tratar es el TDAH, Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad.

Es algo real y que muchos adultos también lo padecen. Algunos síntomas que los acompañan son la depresión y la ansiedad.

Se prefiere hablar de alteraciones de conductas por falta de atención, y hay múltiples maneras de abordarlo para llegar a un diagnóstico, el cual puede ser hecho por el médico de atención primaria. En este caso se trata de un pediatra, un psiquiatra o un psicólogo.

El origen de este trastorno es biológico y orgánico. La parte de nuestro cerebro que controla la conducta se ve afectada en estos casos, haciendo que la persona sea incapaz de centrarse en algo, cambiando continuamente de una tarea a otra.

La capacidad de aprendizaje, en niños y adolescentes con TDAH, se reduce considerablemente.

Cómo diagnosticar el TDAH

Las dificultades de adaptación pueden ir desde una hiperactividad con nerviosismo extremo hasta la apatía. 

Para identificar certeramente el TDAH, se deben seguir unas pautas que están indicadas en el Manual de Diagnóstico y Estadística, en su quinta edición, de la American Psychiatric Association. Pero siempre bajo la premisa de que solo un médico especializado y capacitado puede dar un diagnóstico.

Síntomas del TDAH

Algunos de estos criterios siguen un patrón. Por lo menos durante unos 6 meses hay falta de atención, con conductas inapropiadas que interfieren con su desarrollo y con las relaciones interpersonales. 

Si entre 5 a 6, incluso más, de los siguientes síntomas se muestran en niños o adolescentes, puede que se trate del TDAH. Veamos estos parámetros:

  • Dificultad para mantener la atención en actividades o tareas específicas.
  • No presta atención a los detalles o comete errores por descuido.
  • Frecuentemente parece no escuchar si se le habla.
  • No puede seguir instrucciones ni completar tareas escolares o del hogar.
  • Evita y muestra disgusto a la hora de hacer actividades escolares, o de otra índole, que requieren un esfuerzo mental en un tiempo determinado.
  • Muestra distracción constante.
  • Pierde objetos a menudo.
  • Evidencia el olvido de cosas de actividades cotidianas.

Cuando se trata de hiperactividad con impulsividad, en niños, adolescentes y adultos, son recurrentes 6 o más señales durante por lo menos 6 meses:

  • Muestra nerviosismo.
  • Es expresivo dando pequeños golpes con pies o manos, o se retuerce en muestra de desagrado.
  • Sale corriendo o trepa.
  • No puede participar en juegos recreativos de manera tranquila.
  • No se está quieto, a menudo está en movimiento sin razón aparente.
  • Habla en exceso.
  • Ante una pregunta, lanza una respuesta sin antes escuchar el planteamiento completo.
  • Muestra impaciencia, se le dificulta esperar su turno.
  • Interrumpe y entorpece las conversaciones, juegos y otras actividades.

Tipos de TDAH

Hay otros indicios que se deben tomar en cuenta a la hora de un diagnóstico de TDAH, entre ellos están:

  • Se evidencian varios de estos síntomas antes de los 12 años.
  • Están presentes en varias situaciones y lugares, la escuela, el hogar, en el trabajo, con compañeros de estudio, laboral y familiares.
  • Estos síntomas interfieren a nivel social, reduciendo la calidad de las relaciones con otras personas.

Según la sintomatología, se puede diferenciar este trastorno en:

  • Hay más falta de atención que hiperactividad.
  • Hay más hiperactividad e impulsividad que falta de atención.
  • La combinación por igual de falta de atención y de hiperactividad.

Presencia de TDAH en adultos

Aunque son los mismos síntomas para niños, adolescentes y adultos, las maneras de expresarlos son diferentes. Cambian de intensidad con el paso del tiempo. 

Cuando el déficit de atención es leve antes de los 6 años, no se le suele prestar atención. Pero mientras avanza en edad, la falta de comunicación y las respuestas tardías a los estímulos, o la incapacidad de tener paciencia, ya debe ser una alerta para este tipo de trastorno.

Si no se ha detectado el TDAH en la época de niñez o adolescencia, en la edad adulta suele pasar inadvertido y difícil de identificar. Una falta de rendimiento laboral, adicciones, malas relaciones sociales o familiares, pueden ser un indicativo de TDAH en un adulto.

El centro Psico-logos es un gabinete de Psicología y Logopedia formado por un equipo de psicólogos con amplia experiencia en Evaluación Clínica y Psicopedagógica y en Psicoterapia con niños, adolescentes y adultos, en sesiones individuales o de grupo.

Nuestro objetivo se centra en poner a su disposición nuestra experiencia y gran motivación para atenderle y ayudarle a recuperar el equilibrio y bienestar emocional.