¿Qué son los trastornos mentales? y ¿Cómo curarlos?

| |

Los trastornos o enfermedades mentales son alteraciones de la salud mental. Específicamente, estos trastornos afectan alguno o varios de los siguientes aspectos de la persona que las padece:

  • Sus procesos afectivos y cognitivos.
  • Sus pensamientos.
  • Y, su comportamiento.

La mayoría de las personas, en algún momento de su vida, suelen padecer algún tipo de problema de salud mental. Sin embargo, cuando los síntomas de estos problemas se mantienen mucho tiempo, se transforma en un trastorno o enfermedad mental. Y, en consecuencia, se genera un gran estrés en el paciente que limita su funcionamiento de manera “normal”.

Los síntomas que exhibe el paciente dependen del trastorno que sufra, las circunstancias que lo provoquen y demás factores externos. En general, éstos afectan la conducta del paciente, sus pensamientos y sus emociones. Son comunes las siguientes señales que nos indican que una persona padece un trastorno mental:

  • Distanciamiento de las amistades y actividades que solía tener y hacer.
  • Altibajos emocionales.
  • Desánimo, poca energía y tristeza.
  • Angustia.
  • Falta de concentración.
  • Pensamientos confusos.
  • Instabilidad en el humor.
  • Cambios en el deseo sexual.
  • Desordenes en el sueño.
  • Delirio, alucinaciones o paranoias.
  • Dificultada para manejar los problemas cotidianos.
  • Exceso en el consumo de alcohol o drogas (en algunas ocasiones).
  • Perturbaciones o alteraciones en los hábitos alimenticios.
  • Exceso de enfado o violencia.
  • Ideas suicidas.

Recordemos que algunos de estas señales pueden hallarse en cualquier persona, en un determinado momento, sin considerarse un trastorno. Sin embargo, cuando son sostenidas en el tiempo y de alta intensidad, provocan alteraciones en la vida del paciente, impidiéndole funcionar con normalidad.

Tipos más comunes de trastornos mentales

Los trastornos o enfermedades mentales más comunes son:

  • Trastornos de ansiedad (ataques de pánico, fobias, entre otras).
  • Trastorno por Estrés Postraumático (TEPT).
  • Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC).
  • Trastorno de ansiedad generalizada.
  • Trastornos del estado de ánimo o trastornos afectivos. Como, por ejemplo, el Trastorno Bipolar, que puede afectar a cómo actúa una persona, piensa y se siente.
  • Trastornos de la conducta alimentaria (anorexia nerviosa, bulimia nerviosa, trastorno por atracón).
  • Trastornos psicóticos. En los cuales el paciente se disocia o pierde el contacto con la realidad. Por ejemplo, los Trastornos Delirantes o paranoias y la Esquizofrenia.
  • Trastornos de personalidad. En los cuales el comportamiento del paciente se ve afectado y le generan malestar y dificultades en sus relaciones. Como, por ejemplo, el Trastorno Límite de la Personalidad (TLP), o el Trastorno Antisocial (TASP), psicopatía o sociopatía.

Como ya mencionamos, los trastornos o enfermedades mentales perturban los procesos afectivos y cognitivos de la persona. De esta manera, se ven afectados su estado de ánimo, sus pensamientos y su comportamiento. Y, en consecuencia, les genera problemas en su vida cotidiana (relaciones interpersonales, el trabajo, el colegio, etc.). Sin embargo, todos estos trastornos mentales, al igual que otras enfermedades, pueden ser tratados y curados. Veamos…

¿Cómo curar los trastornos mentales?

El tratamiento de un trastorno mental depende del tipo de problema que experimenta el paciente y su gravedad. Además, cada persona es única y, por tanto, cada caso será particular y ameritará un tratamiento totalmente personalizado.

Los trastornos mentales son tratados bien sea por el especialista en Psicología o el especialista en Psiquiatría. Aunque, ambos pueden tratar casos comunes, dependiendo de la gravedad de los síntomas, será uno u otro quien lo aborde. El psiquiatra, quien está facultado para administrar medicación, se encargará de los casos de mayor gravedad.

En este sentido, es indispensable que, el Psiquiatra o Psicólogo tratante se entreviste con el paciente para establecer el tratamiento. Algunos de los trastornos mentales ameritan medicación y otros pueden tratarse sólo con terapia. Es usual, que se establezca el mejor tipo de terapia combinada con medicación.

Por otra parte, existen casos de mayor gravedad en los cuales el paciente debe ser recluido en un centro médico. Esto es así, cuando existe un trastorno o enfermedad mental grave o exista riesgo de hacerse daño a sí mismo o a otras personas. En estos lugares especializados, el paciente es tratado con diferentes terapias y medicación hasta estabilizarse.En conclusión, es importante acudir a la consulta psiquiátrica o psicológica a modo de chuequeo rutinario. Ya que existen estrategias eficaces para prevenir que problemas comunes se transformen en trastornos mentales.

Mi manera de abordar el trabajo terapéutico, después de años de práctica, consiste en elegir y aplicar la mejor técnica para crear las condiciones que hagan posible el cuidado, asumiendo que quien lidera y genera tal proceso es el propio paciente. Tengo la firme creencia de que dentro de cada persona existe un espacio sagrado y puro donde se encuentra el sanador perfecto y que mi presencia ayuda a encontrar el camino que conduce hacia él. En este viaje, que transcurre paso a paso, encontrarás herramientas, procedimientos y nuevos patrones que te permitirán llegar a tu centro, en tus propias y más genuinas soluciones.

Artículos relacionados: