Buscar artículos

¿Cómo ayudar ante el duelo infantil?

Te contamos qué puedes hacer ante una situación de duelo infantil, quién tiene que hablar con el niño y cómo, en qué lugar...

Sati Psicologia Publicado: 22 de febrero de 2022

El duelo es el proceso psicológico al que nos enfrentamos tras las pérdidas. Estas pérdidas, si bien es cierto que se asocian sobre todo con la muerte, también pueden ser por una ruptura de pareja, cambios en la profesión, una enfermedad, cambio de domicilio… 

Además, las características del duelo no tienen por qué ser las mismas para todos. La intensidad y cómo afecta al día a día son diferentes para cada persona. Eso sí, el duelo no es exclusivo de los adultos, ya que existe el duelo infantil, que es en lo que ponemos el foco en este artículo.

¿Quieres descubrir en qué consiste el duelo infantil? ¡Sigue leyendo para no perdértelo! A continuación, te lo contamos. 

Las reacciones habituales tras una pérdida

Cuando hablamos del duelo en adultos, lo más común es pensar que la única reacción posible es la pena, la tristeza… En definitiva, llorar. Pero esto no es cierto, puesto que hay muchas otras emociones válidas, como el enfado o la apatía. Además, puede ser tal el nivel de sufrimiento que la persona “deje de sentir”. No es que sea la mejor herramienta para sobrellevar el duelo, pero a veces no queda otra. 

Así ocurre con los niños, que se enfrentan al duelo de distintas maneras. En función de la personalidad y de la etapa de desarrollo en que se encuentren, la reacción será una u otra. 

Los niños más pequeños seguramente no entiendan qué significa la muerte o, en caso de entenderlo, puede que lleguen a pensar que ha sido su culpa. Otra posibilidad es que no les preocupe, al menos aparentemente, la pérdida, y lleven su día a día de forma natural. 

También puede ser que se enfaden con la persona que ha fallecido, aunque también pueden enfadarse con otras personas que nada tienen que ver. 

¿Qué hay que decir al niño? ¿Cómo se dice?

Aunque parezca lo contrario, lo ideal es informar al niño cuanto antes. Eso sí, lo mejor es esperar a que el día haya finalizado, para que no dificulte las actividades de ese día. Pero hay que decirlo tan pronto como sea posible para evitar que la noticia le llegue por otro lado, de forma inesperada e inapropiada. 

Hay que tener en cuenta que el niño querrá reaccionar de una u otra manera, y tiene que sentirse libre para hacerlo. Es por ello que lo mejor es no darle la noticia en un lugar público. Busca un espacio que le vaya a alegrar, dentro de lo que cabe.

Pero, ¿cómo transmitir el mensaje? El lenguaje que hay que utilizar ha de ser directo. Lo ideal es no dar muchos detalles al principio, e ir añadiéndolos a medida que el niño haga preguntas. 

Pero, ¿quién debe dar la noticia? Lo mejor es que lo haga la persona más cercana al niño, que suele ser uno de los padres. Esta persona tiene que tener bajo control, en la medida de lo posible, sus emociones, sin dejarse llevar. 

Transmitir la información

La información no debe quedarse única y exclusivamente en la familia, sino que además los profesores o trabajadores del centro educativo deberían conocer qué ha ocurrido. De igual manera, los familiares ajenos a la pérdida, así como los amigos, han de conocer la situación. 

Tiempo a solas, ¿positivo o negativo?

A veces da miedo dejar a los niños pequeños a solas después de haber sufrido una pérdida, pero lo cierto es que no es negativo en absoluto. Los niños pequeños entran y salen del duelo, por lo que no hay ningún problema en que tengan tiempo para ellos

Ver perfil profesional

  • Contactar por correo

  • Llamar por teléfono

https://satipsicologia.com

Somos un equipo con más de 10 años de experiencia clínica en el tratamiento de adultos, niños y adolescentes, y formado en diferentes áreas de la Psicología para poder ayudar a más personas con diferentes problemas.
Nos hemos especializado en el tratamiento de los trastornos de ansiedad y de las relaciones interpersonales.
Nuestros valores son: la empatía, la confianza, la transparencia, la humanidad y el respeto hacia las personas y sus dificultades.

Ver perfil profesional

  • Contactar por correo

  • Llamar por teléfono

Más artículos sobre Psicología